Compartir
Publicidad
Publicidad

Berlinale 2011: 'Margin Call', la tragedia de los tiburones

Berlinale 2011: 'Margin Call', la tragedia de los tiburones
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Irons: “Lo peor fue trabajar con Kevin Spacey”. Spacey: “¡Él no se sabía los diálogos!”

Siguen llegando estrellas a la Berlinale 2011. Si ayer tuvimos la oportunidad de asistir a una rueda de prensa con los hermanos Coen y los protagonistas de la poderosa ‘Valor de ley’ (‘True Grit’, 2010), hoy, en la segunda jornada, todo giraba en torno a la visita del espectacular elenco de otra película estadounidense, ‘Margin Call’ (2011), la primera de la sección competitiva que se ha proyectado en Berlín (la anterior se presentaba fuera de concurso); Jeremy Irons, Kevin Spacey, Paul Bettany y Zacary Quinto juntos en la misma sala. Un lujazo.

Sobre la avaricia y la moralidad

En una escena de la ingeniosa y tensa ‘Margin Call’, que nos devuelve al año 2008, justo antes de que estalle la crisis financiera, el directivo interpretado por Simon Baker intenta hacerse una idea de lo que está a punto de ocurrir, no solo en su empresa sino en todo el planeta, para calcular las posibles soluciones, y sin terminar de creérselo del todo, suelta en voz alta un pensamiento: “Esto parece un sueño”; otro ejecutivo al que da vida Kevin Spacey le responde de inmediato: “No, creo que acabamos de despertarnos”. En más de una ocasión, el afortunado debutante J.C. Chandor, director y autor del estupendo guion, incide en la idea de un despertar. El de los depredadores que estaban ganando una salvajada, que se sentían los reyes del mundo, y que en un instante descubren que han matado a la gallina de los huevos de oro, que se les ha acabado el chollo. Mientras la firma se prepara para el hundimiento, y los jefazos traman un auténtico saqueo el personaje de Spacey llora por la inminente muerte de su amado perro, enfermo de cáncer. No creo que haga falta explicar el simbolismo.

‘Margin Call’ comienza con el despido de Eric Dale (Stanley Tucci), el jefe del departamento de previsión riesgos de una importante entidad financiera, al que tratan de una manera rastrera, inhumana, como si fuera un objeto que ya no sirve. Antes de abandonar el edificio, Dale deja un pendrive a uno de sus empleados, Peter Sullivan (Zachary Quinto), el único que se muestra afectado por su marcha, para que continúe un importante análisis que estaba llevando a cabo. Mientras sus compañeros se van de copas, Sullivan decide emplear la noche de un viernes (casualidad) para terminar el trabajo de su exjefe y lo que descubre es el abismo al que se dirige la compañía (y todas las demás dedicadas a la inversión); o en palabras de otro de los personajes, anticipa la llegada del silencio, del fin de la música.

margin-call-berlinale-critica-kevin-spacey

Relato coral, apoyado en un sólido guion y un reparto extraordinario, ‘Margin Call’ es el emocionante retrato de las horas desesperadas que viven unos lobos que entran en pánico, y que deben decidir qué y quién se sacrifica para poder sobrevivir. Un film muy crudo, y crítico con el sistema capitalista. Desde su mismo arranque se representa a (casi todos) los protagonistas como seres egoístas, solitarios y avariciosos, que ganan tanto dinero que no saben qué hacer con él, pero que aun así, lo desean, y cuanto más, mejor, siendo irrelevante a quién perjudique, porque es un juego de supervivencia, y gana el más fuerte. Dicho esto, Chandor no ha escrito personajes simples, tienen alma, son cercanos, creíbles, y claro, están interpretados de manera inmejorable, por lo que no les deseas ningún mal (al menos a los personajes principales), aun siendo los “malos”. Punto flaco de ‘Margin Call’: dura demasiado, se dan demasiadas vueltas sobre los mismos puntos para subrayar las ideas que se quieren transmitir. Aun así, una película notable.

Rueda de prensa de 'Margin Call'

La rueda de prensa estuvo marcada por el buen humor, pese a que se habló de la crisis, la avaricia y la moralidad (o falta de ella). Por fortuna, aunque hubo alguna pregunta tonta (inevitable), el encuentro resultó más interesante que el de la jornada anterior. El primero en intervenir fue Zachary Quinto, que apenas habló después, siendo eclipsado por sus otros compañeros, visiblemente más experimentados y relajados. El actor, al que le recordaron su trabajo en ‘Star Trek’ (2009), explicó cómo llegó a involucrarse en ‘Margin Call’, que es además su primer film como productor. “Unos amigos comunes me hablaron del proyecto, leí el guion, me gustó y a partir de ahí fue una sucesión de acontecimientos”, respondió, “es todo un honor haber participado y estar hoy aquí en Berlín presentando la película”.

Enseguida se empezó a preguntar por la humanidad de algunos de los personajes, por la visión de Chandor de los responsables de la crisis financiera. Spacey se hizo con el micrófono y dijo que habían intentado eliminar “lo malo”, presentando a los personajes como “gente normal con empleos normales que siguen órdenes”. El realizador le siguió cuando alguien planteó la avaricia de los banqueros e inversores; “No son más avariciosos que el resto, Estados Unidos es un país de avaricia, toda la cultura va enfocada a eso, y de ahí que falle… hablar de maldad es absurdo, no soluciona nada”. Bettany, tras un par de bromas (con una actitud muy similar a la de Brolin ayer), dijo que la gente puede llegar a ser muy hipócrita, que en el fondo todos intentan lo mismo: hacer el mayor dinero posible.

berlinale-margin-call-2011-jc-chandor

Irons se ganó los mayores aplausos de la rueda de prensa, si bien creo que se malinterpretaron sus palabras. Lo comento porque he leído en varios sitios que el actor acusó a los bancos de falta de moralidad y que por eso el sistema falla. No fue eso lo que dijo. Sí habló de falta de moral, pero para decir que es algo normal, que no tiene cabida en el mundo de las finanzas, tal como se ve en el film; sin embargo, añadió, seguimos haciendo juicios morales, porque lo necesitamos. Bettany le siguió al decir que como actores no juzgan a sus personajes, solo los interpretan. Un periodista le preguntó cómo había sido capaz de interpretar tan bien a su personaje, logrando que no resultara odioso; Spacey contestó por él diciendo: “Porque es un gran actor, hace muy bien su trabajo”. Tras las risas, Bettany intentó responder, pero no supo, y soltó una de las perlas del día: “La interpretación es como el sexo, es genial hacerlo, pero no hablar de ello”.

Otra cuestión fue sobre cómo está afectando la crisis al cine. Spacey respondió lo que ya sabemos, que es más difícil hacer películas ahora, y que los estudios no quieren arriesgarse. Aclaró que las películas independientes lo tienen muy complicado porque además de contar con menos copias, los cines las retiran a las dos semanas si no tienen buena taquilla. “No estoy en contra de las franquicias, pero por cada una estaría bien que lanzaran diez películas independientes”, sentenció. Por último, me llamó la atención una reflexión del director sobre lo que considera la mayor tragedia del capitalismo. Chador comentó que las empresas financieras se esfuerzan mucho por captar a los estudiantes más brillantes, que pronto quedan atrapados por las jugosas ofertas económicas; hasta que en algún momento resultan inútiles y son despedidos para ahorrar costes o desplazados por otros más jóvenes. Mantiene que todos hablan de un vacío en sus vidas, cómo ese trabajo les quitó tanto tiempo y tantas oportunidades. Todo por el dichoso dinero.

JL Caviaro, 11 de febrero, Berlín.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos