Publicidad

'Buñuel en el laberinto de las tortugas': la hermosa animación eleva un superficial retrato de genio en crisis
Críticas

'Buñuel en el laberinto de las tortugas': la hermosa animación eleva un superficial retrato de genio en crisis

Publicidad

Publicidad

Uno de los títulos más destacados del Festival de Málaga es 'Buñuel en el laberinto de las tortugas', la única producción animada de la sección oficial. Se ha alzado con la Biznaga de plata a la mejor música (Arturo Cardelús) y dos galardones complementarios, el Feroz a la mejor película de la sección oficial y el premio a la mejor ópera prima que entrega la ASECAN (Asociación de escritores de cine de Andalucía).

Un buen empujón de cara al estreno en cines, fijado para el próximo 26 de abril. Sin duda, esta adaptación de la novela gráfica de Fermín Solís es un auténtico dulce para cualquier amante del séptimo arte, pues nos sumerge en el proceso que llevó a la creación de 'Las Hurdes, tierra sin pan' y, por tanto, nos propone un viaje junto a uno de los grandes genios del cine nacidos en España: Luis Buñuel.

La película nos lleva a París para situar a Buñuel como un joven autor provocador, emblema del surrealismo, vestido de monja mientras otros hablan de la función del arte, a punto de estrenar la polémica 'La edad de oro' (1930), que le cerró todas las puertas cuando intentó poner en marcha su nuevo proyecto. Todas menos la de un buen amigo, Ramón Acín.

Y este hombre le hizo una de esas locas promesas que hacen los amigos, sobre todo tras unas copas: financiar su próxima película si ganaba la lotería. Así ocurrió. Buñuel pudo realizar en 1933 su siguiente trabajo, muy distinto al anterior, un "documental" (con recreaciones ficticias) de 27 minutos sobre Las Hurdes, una región de Extremadura; un estudio escrito por Maurice Legendre en 1927, encendió la chispa de la inspiración en Buñuel.

El objetivo inicial, o eso pensaba Acín, era retratar el lugar para denunciar la situación en la que vivía aquella pobre gente tan apartada del resto del país, aislada en un miserable mundo propio. Sin embargo, tal como muestra este film realizado por el debutante Salvador Simó, los demonios internos de Buñuel y su pulsión de artista indomable le llevan al conflicto y a la búsqueda desesperada de una creación original y personal, que va más allá de documentar la realidad.

'Buñuel en el laberinto de las tortugas', buscando al público con una emotiva historia de amistad

Esta aventura egoísta de Luis Buñuel provoca la ira de su amigo y socio, Ramón Acín, creando un conflicto que, finalmente, se descubre como el corazón de la película. Pese a girar en torno a un cineasta y una de sus obras, 'Buñuel en el laberinto de las tortugas' acaba impulsada por la emotiva relación entre dos hombres muy distintos que, afortunadamente, colaboraron para crear una obra de arte.

Buñuel en el labertinto de las tortugas

Y como obra de arte, a 'Las Hurdes' hay que valorarla y apreciarla por lo que es, por mucho que a personas como el que os escribe les produzca un profundo rechazo ver ciertas escenas, o saber que esos animales fueron maltratados durante el rodaje para que Buñuel quedase contento. Por cierto, hay extractos del cortometraje intercalados en la animación (por total respeto, o quizá temor, en todo caso una decisión que no me convence, si quiero ver el original acudo al original) junto con un tesoro que entusiasmará a los fans de Buñuel: metraje descartado en su momento. Como una escena donde dispara a una cabra. Los genios...

Así era entonces y es absurdo criticarlo ahora. Lo que sí puede criticarse es que 'Buñuel en el laberinto de las tortugas' se queda en la superficie en lo que al retrato psicológico del cineasta y su proceso creativo se refiere, al auténtico esfuerzo necesario para llegar a esa obra que aún admiramos hoy. Hay instantes muy ligeros y cómicos que desentonan muchísimo, y que sirven para crear un relato más fácil, agradable y comercial.

Lo cual es comprensible, porque quizá no hay mucho público interesado en Buñuel para hacer de este largometraje un éxito (dentro de la humilde industria española) pero no deja de ser decepcionante, y algo aburrido, en mi opinión. No se profundiza, y se queda la película en contar una bonita historia con detalles interesantes. No se me malinterprete: se nota un gran trabajo de artistas y profesionales, hay momentos hermosos y es maravilloso que se hagan películas como esta en España. Eso es digno de aplauso, por supuesto.

Una imagen de la película
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir