Compartir
Publicidad
‘Capitán Calzoncillos: su primer peliculón’, una brillante reivindicación de la fase anal del humor
Críticas

‘Capitán Calzoncillos: su primer peliculón’, una brillante reivindicación de la fase anal del humor

Publicidad
Publicidad

El director de ‘Capitán Calzoncillos’, David Soren y su guionista, Nicholas Stoller, en su afán de adaptar los libros infantiles de Dav Pilkey a la pantalla grande, han logrado sacar una rentabilidad inusitada a sus referencias cómicas de humor de caca, culo pedo, pis. Quizá sea porque, en realidad, toda su película trata sobre ello. Es decir, sobre saber reírse del humor tan básico, y cómo esa habilidad es uno de nuestros nexos con la propia infancia.

El villano de ‘Capitán Calzoncillos’ se afana en extirpar la parte del cerebro de los niños que les hace reírse, y explica de una forma gráfica y simple el problema principal de hacerse mayor. Perder esa capacidad de sorpresa, de risa inesperada, provocada por los aspavientos más bajos es un síntoma de otras carencias. No saber/querer reírse de un chiste de pedos indica una falta de permeabilidad, imaginación e inventiva que desafía la definición de humor inteligente.

Celebración de la infancia

Capitan Calzonzillos1

No se trata de ingenio, se trata de la capacidad contagiosa de reír a un nivel colectivo que nos une con nuestro yo infantil. Por ello la película de Soren es una celebración de ese momento de la vida. Está dirigida a niños, pero los mayores la entenderán de otra manera completamente distinta. Desde luego ambos pueden disfrutar de su visión de lo que debe ser un kaiju con váteres gigantes de su tercer acto, pero percibirán de forma diferente su discurso sobre la importancia de la imaginación infantil.

‘Captain Calzonzillos’ también sirve como parodia del cine de superhéroes, examinando el género desde su origen principal. Los cómics de Marvel y DC eran nuestra forma de escapismo ante el estudiar de memoria, las reglas y normas de las escuelas, maestros que nos odiaban y castigaban. La existencia del capitán aparece como un revulsivo contra un mundo constantemente amenazado por el tedio, una lucha contra el aburrimiento a través del poder de la creatividad.

Capitan Calzonzillos2

Es la imaginación de los niños protagonistas lo que convierte a su agrio profesor en un superhéroe ridículo, aunque en las imágenes se traduzca como un misterioso poder hipnótico de un juguete de regalo en cereales. El hecho de que su mayor némesis se transforme en un inofensivo hombre en ropa interior es, en realidad, el factor de conexión entre dos niños que entienden la amistad como un vínculo más grande que jugar juntos. Soren captura la maravilla de la amistad infantil, buscando en ese recuerdo que nos duele.

'Capitán Calzoncillos': nuevas técnicas, dibujos de siempre

Todos hemos tenido ese amigo que se convertía en un segundo miembro, con el que compartíamos bromas, cómics y todo nuestro tiempo libre, quizá esa sensación no se recuperaba de forma tan tierna desde ‘Supersalidos’ (Superbad, 2007), aunque Greg Mottola lo refiriera todo justo a la etapa en la que esas conexiones se deshacen al crecer. Recuerdos aparte, la capacidad más valiosa de ‘Capitán Calzoncillos’ es utilizar el humor como llave de la nostalgia de un estado mental. Quizá por eso dedique algunos guiños al cine de John Huges.

Quizá el mayor problema del incesante ritmo del largometraje es su consecución esquizofrénica de gags delirantes. Por supuesto, muchos de ellos funcionan pero también otros salen de la red. Lo mejor de esta estrategia es que hay un hueco tremendo para el mejor absurdo, aquel que solo puedes encontrar en dibujos infantiles de moda, que mantienen la antorcha del buen arte secuencial y el cartoon. Reacciones exageradas, completo desprecio por la cuarta pared y complicidad con el espectador a través de la cultura pop.

Este dinámico intercambio de escenas se apoya en un sorprendente manejo de distintas técnicas de animación, desde dibujos a trazo libre a calcetines animados a lo Jan Švankmajer, lo cual señala al mayor cierto de esta ‘Capitán Calzoncillos’. utilizar las técnicas 3D para recrear el espíritu de las tiras de cómic, del dibujo animado menos antropomórfico y encorsetado en las aspiraciones fotorrealistas del canon de las grandes compañías. Una agradable sorpresa que demuestra el océano de posibilidades de animación que abrió ‘Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts’ (The Penauts Movie, 2015).

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos