Publicidad

'Hush': un juguetón cruce entre slasher y home invasion en Netflix del director de 'La maldición de Hill House'
Críticas

'Hush': un juguetón cruce entre slasher y home invasion en Netflix del director de 'La maldición de Hill House'

Publicidad

Publicidad

El nombre de Mike Flanagan está actualmente en boca de todos por el estreno de ‘Doctor Sueño’, la notable secuela de ‘El resplandor’ protagonizada por Ewan McGregor. Sin embargo, su nombre empezó a hacerse ya muy popular el año pasado gracias a ‘La maldición de Hill House’, una aclamada serie de Netflix de la que él dirigió todos sus episodios.

Anteriormente ya había colaborado con la plataforma de streaming en ‘El juego de Gerald’, otra adaptación de una popular novela de Stephen King, y ‘Hush’, una producción de Blumhouse que fue adquirida por la plataforma de streaming. Su llegada al catálogo se produjo sin hacer mucho ruido, por lo que quizá se os haya pasado por algo esta estimulante película de terror, ideal para la noche de Halloween.

El gato y el ratón

Escena Hush

El punto de arranque de 'Hush' no difiere mucho de lo visto en multitud de películas, aunque normalmente como base para una sola secuencia: una mujer sola en casa sufre el acecho de un psicópata que ha decidido divertirse un poco a su costa. Eso sí, Flanagan coge un punto de partida similar para construir un relato muy diferente en el que la víctima es una escritora -más que probablemente un guiño a Stephen King, de quien llega a verse una novela entre la colección de la protagonista- sordomuda que no está dispuesta a dejar que acaben con ella.

Tras una presentación solvente en la que Flanagan demuestra especial atención a los pequeños detalles, ‘Hush’ no tarda en convertirse en un juego del gato y el ratón en el que los intentos de ella por poner fin a la amenaza son desbaratados uno tras otro. Hay un claro componente perverso en la actitud juguetona del personaje interpretado por John Gallagher Jr., pero el auténtico eje de la función lo tenemos en la sordomuda con el rostro de Kate Siegel.

Siegel también es co-autora del guion junto a Flanagan, su marido en la vida real, y se percibe que conoce muy bien al personaje por la forma de ir reaccionando a las diferentes situaciones a las que ha de hacer frente. No es una interpretación de grandes gestos y funciona mucho mejor cuando se centra en tener que actuar que en meditar su plan de acción, pero lo importante es que sostiene la película en todo momento.

Un cóctel tan sencillo como efectivo

Asesino

Por su parte, Flanagan coquetea en varias ocasiones tanto con soluciones propias del slasher como otras más vinculadas a los home invasion, pero sin decantarse nunca por una fórmula en concreto. Eso aporta cierta dosis de incertidumbre, una de sus grandes aportaciones junto al buen manejo de la cantidad limitada de escenarios para aportar un dinamismo mayor al relato del que tiene por sí mismo, sobre todo cuando la acción se centra en ella. A fin de cuentas, él no deja de ser una amenaza siempre presente pero que en varios momentos puede quedar en un segundo plano a la expectativa.

Si hay algo que no encaja del todo bien en la propuesta formal de Flanagan es la banda sonora de The Newton Brothers, colaboradores habituales del director desde la estimable ‘Oculus: El espejo del mal’. La música resulta en esta ocasión demasiado funcional, intercambiable con cualquier thriller de terror convencional sin que se note realmente el cambio. No me percaté de esto durante el primer visionado, pero al recuperar la película me llamó bastante la atención.

Imagen Hush

Por lo demás, el guion de ‘Hush’ sabe manejar con soltura la tensión, desarrollando con acierto la peculiar relación que se establece entre él y ella. Tanto es así que se nota cuando hay alguna pequeña desviación y uno simplemente desea que se vuelva a centrar por completo en ellos para ver hasta dónde puede llegar la cruel tortura que está sufriendo la protagonista, ya que el asesino sabe jugar muy bien con el hecho de que sea sordomuda.

Flanagn ilustra muy bien este punto siendo especialmente contundente para ir zanjando cada una de las tentativas, demostrando que sabe manejar muy bien el suspense, pero también las situaciones más comprometidas sin que la historia pierda su verosimilitud. Luego es cierto que el tramo final se vuelve un tanto más convencional, pero con los ingredientes que se manejan en ‘Hush’ no había margen para mucho más.

En resumidas cuentas

Puede ‘Hush’ no vaya a aparecer en ninguna lista de las mejores películas de terror de la historia, pero sí es una propuesta que sabe sacar mucho jugo a los ingredientes que tiene a su disposición. Una premisa sencilla pero potente desarrollada con tacto, apoyándose para ello en un buen dúo protagonista y con un hombre detrás de las cámaras que ya empezaba a demostrar por qué iba a convertirse en uno de los directores de cine de miedo más solicitados de nuestro tiempo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir