Publicidad

'Seis Nueve', no hay mal que por bien no venga

'Seis Nueve', no hay mal que por bien no venga
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Que alguien me lo explique, por favor. ¿Cuál es la razón por la que determinadas películas, como es el caso de ésta que nos ocupa, tardan siete años en estrenarse en nuestro país? El film no posee nada censurable, simplemente es tailandés, sí, por allí también hacen cine, y mucho. ¿Por qué no la estrenaron en 1999? ¿La Tenían por ahí perdida y una día barriendo descubrieron que se habían olvidado de estrenarla? Es curioso, además últimamente ocurre bastante, pero sólo con películas asiáticas, ya que las de otras nacionalidades como mucho y como norma general no tardan más de dos años en estrenarlas, que también me parece mucho. ¿Tendrán los distribuidores algún problema de tipo racial con los orientales? Es que si no, no me lo explico. No insinúo con esto que todas las películas procedientes de Oriente son buenas, de hecho hay algunos coñazos soporíferos que no hay dios que los aguante. Pero desde luego a priori muchas de estas películas resultan mucho más interesantes que tonterías norteamericanas del estilo de gatos perdidos en la gran ciudad o idiotas descerebrados compitiendo en carreras automovilísticas.

El argumento de 'Seis Nueve' versa sobre una mujer que es despedida de la empresa en la que trabaja debido a las típicos recortes de personal que nos conocemos todos en todos lados. Triste y un poco pesimista se vuelve para su casa sin saber qué hacer. De repente encuentra delante de la puerta de su piso una caja con un montón de dinero. Como la avaricia es muy grande se queda con el mencionado dinero, el cual ha sido dejado erróneamente por unos individuos que harán todo lo que sea por recuperarlo. La película es un thriller con elementos de comedia muy bien insertados en la trama, y hay un equlibrio tan perfecto entre drama y comedia que se fusionan de forma inteligente dando lugar a momentos verdaderamente surrealistas y casi inverosímiles, pero que gracias a la frescura del guión y a lo bien presentados que están, uno termina por creerse que todos los hechos "casuales" que tienen lugar en la película ocurren realmente. A todo ello contribuye la ágil dirección de Pen-Ek Ratanaruang, que también escribe el guión. Durante su primera hora compone unfilm lleno de sorpresas que se van sucediendo una tras otra y con un perfecto dominio del ritmo.

Pero eso es sólo durante su primera mitad, ya que en la segunda hora (el film dura dos) todo se alarga innecesariamente llegando a provocar hastío en el espectador e inlcuso no llegando a interesar demasiado cómo va a terminar todo. Si la película hubiera durado media hora menos como mínimo, estaríamos hablando de un gran film, pero por culpa de la dichosa manía en el cine actual (y por actual me refiero al de los últimos 15 años) de alargarlo todo hasta límites insospechados, el film se resiente de forma alarmante. Da la sensación de que el director no desea, o no sabe, acabar la historia y le cuesta desprenderse de sus personajes (algo que le pasa a muchas, muchas películas actuales).

El trabajo actoral podemos decir que es mínimamente decente destacando por encima de todos la protagonista principal, Lalita Panyopas, quien ofrece una acertadísima interpretación del personaje central, transmitiendo en todo momento las sensaciones de su personaje. La actriz tiene un encanto fascinante por el cual le resulta fácil conectar y caer bien al público. Lo sorprendente del asunto es que ésta es la única película que para el cine hizo esta actriz, quien parece ser mucho más conocida en su país por ser una intérprete de ópera.

Una película pasable, que se sigue con mucho interés al principio y con poco al final, siendo enormemente desconcertante. Por lo menos es preferible a mucha de la basura que se estrena en los meses veraniegos. Menos mal que la época más calurosa del año está llegando a su fin y la cosa va cambiando.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios