Publicidad

'SKAM España': la serie de Movistar se desvía de la original sin perder su esencia en una temporada 2 que apunta maneras
Críticas

'SKAM España': la serie de Movistar se desvía de la original sin perder su esencia en una temporada 2 que apunta maneras

Publicidad

Publicidad

A finales del pasado mes de marzo, Movistar+ estrenó la temporada 2 de 'Skam España', la adaptación de la serie juvenil noruega que sigue a un grupo de adolescentes en lo que navegan en su día a día. Un remake que, a mi juicio, tiene bastante más sentido que otros que se hacen.

Porque es cierto que los dramas son universales y nos podamos sentir identificados, pero el hecho de que la estrategia de la serie se apoye fundamentalmente en el potencial de las redes sociales (Instagram sobre todo) y los modos de comunicarnos hace que la traslación sea interesante de ver.

La primera temporada de 'Skam España' fue, en ese sentido, un buen experimento. Nos encontramos con un estreno por sorpresa a comienzos de septiembre (con la llegada del nuevo curso) y la historia de Eva (Alba Planas) quien se enfrenta al rechazo de sus amigas de toda la vida y la "creación" de un nuevo grupo.

Adiós Noruega, adiós

Esta segunda temporada (guionizada igualmente por Jon de la Cuesta y Beatriz Arias) ha cambiado el foco desde Eva hasta Cris (Irene Ferreiro), la chica fiestera que empieza a replantearse su modo de entender el amor cuando conoce a la chica nueva y misteriosa de clase, Joana (Tamara Ronchese).

Una nueva etapa que, como dicen nuestros compañeros de WATmag, tiene el propósito de dar más visibilidad al colectivo LGTBI. No solo con esta trama, sino a través del personaje de Lucas (Alejandro Reina), que se ha hecho videoblogger.

A este respecto, Begoña Álvarez, una de las directoras de la serie, ha declarado:

Aunque España es un país muy avanzado y con un reconocimiento y unas libertades maravillosas en este tema, aun sigue haciendo falta visibilizarlo y dar voz a muchos adolescentes homosexuales a los que les resulta difícil dar el paso de comunicarlo y de abrirse"

Pero Movistar no solo se ha separado del hilo de la serie original, sino que también ha prescindido del factor sorpresa por el mero hecho de anunciar la fecha de estreno. Algo que, en el fondo puede implicar que no les terminó de salir bien el no avisar con la temporada 1, convirtiéndose en una serie invisible.

Este es un problema que vi durante la emisión de dicha temporada, sacrificaban la visibilidad en pro de mantener una presencia en Internet lo más orgánica y natural posible. No buscan ser 'Élite', sino otra cosa que gana puntos gracias a su discrección y cómo se distribuye el contenido.

Vuelven los clips diarios y el Insta

Una de las cosas que me fascina de 'SKAM' es que sus episodios (los que se ven los domingos en Movistar+) están formados por diversos clips que se han visto a lo largo de la semana en momentos "aleatorios" del día. Es la vida en directo de este grupo de chicas. Si un clip sale un domingo a las 23:55, estamos viendo lo que pasa en ese mismo momento en casa de Cris.

Y, para mantener ese espíritu de redes sociales e Internet, estos clips los podemos ver gratuitamente en la web oficial de Skam España. Eso sí, en Movistar no son tontos y hay una serie de contenidos extra para los que ya tienes que estar abonado para acceder.

La otra cosa que me fascina es que, siguiendo con "la vida en directo" de estas chicas, hayan potenciado el uso de las publicaciones de Instagram que reflejen lo que pasa en la serie. Un ejemplo, si en el clip del sábado presenciamos un botellón, es bastante probable que podamos acceder en dicha red social a distintas stories reflejando otros momentos del mismo.

Un uso que, además, creo que refleja bastante bien ciertos usos de la plataforma. Aunque, para clavarlo, tendrían que hacer en alguna ocasión publicaciones tipo ". y opino" (aunque en la práctica es algo complicado de hacer en este tipo de perfiles).

Un buen slice of life

Al igual que en la primera temporada, estos nuevos episodios de 'Skam' se preocupan por reflejar lo más fielmente posible la generación actual de jóvenes. Y en este sentido yo creo que trabajan muy bien.

Lo que sí que es verdad es que se nota que los actores y actrices de la serie son noveles, por lo que, si ya de por sí la serie es bastante costumbrista y slice of life, la actuación mediocre acentúa una sobriedad que puede echar algo para atrás.

Habiendo salido casi a la vez, el "premio" a serie española adolescente se lo llevó 'Élite', pero eso no significa que 'SKAM España' no tenga méritos. Son, en muchos casos, la otra cara de la moneda. Dos modos distintos y complementarios de retratar el drama juvenil.

La magia de 'SKAM' radica en la exploración de las emociones, desigualdades y cómo son gestionadas en esas edades. Todo hecho con cierta búsqueda de la complejidad y riqueza de matices que existe en la vida de un adolescente. Una serie que, aun con sus defectos, evidencia ganas de contar historias relevantes para una generación.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir