Publicidad

'Them': la serie de horror noire de Amazon Prime es visualmente impecable pero demuestra que no es tan fácil ser Jordan Peele
Críticas

'Them': la serie de horror noire de Amazon Prime es visualmente impecable pero demuestra que no es tan fácil ser Jordan Peele

Little Marvin, el creador de la serie 'Them', seguramente es consciente de los paralelismos de su obra para Amazon Prime con 'Nosotros' (Us,2019), de Jordan Peele, cuyo póster incluso tiene la misma fuente tipográfica que la de la serie de Amazon Prime y además, el estilo de la película se extiende a su propuesta visual y temática, de terror pura y exclusivamente centrado en el problema racial de Estados Unidos.

De hecho, la primera temporada de esta nueva serie antológica, titulada Covenant, tiene un punto de partida con similitudes a otros trabajos de Peele y sus discípulos, como 'Déjame Salir' (Get Out, 2017)y la reciente 'Territorio Lovecraft' (Lovecraft Country, 2020), que también ha sido producida por Peele. La historia de estos diez episodios relata el martirio de una familia afroamericana que se muda al vecindario blanco Compton, en el condado de Los Ángeles.

El mayor interés de 'Them' radica en ese trasfondo histórico de los barrios idílicos de la suburbia americana y cómo esta esconde un lado tenebroso bajo los colores pastel, sus jardines perfectos y el sol de California. Una historia muy similar a la que plantea 'Suburbicon' (2017) de George Clooney, solo que cambiando el punto de vista de la familia de la subtrama racista de aquella para hacerlos protagonistas.

La diferencia es que aquí tenemos horror sobrenatural como reflejo de sus propios conflictos y temores, un planteamiento muy interesante, que resulta relevante tras la muerte de George Floyd y los posteriores disturbios del movimiento Black Lives Matter, pero lo cierto es que el uso del terror y el duro drama racial no recoge ninguna reflexión especialmente brillante sobre el problema, salvo que el racismo se perpetúa como una especie de maldición para os afroamericanos que aún buscan su sitio.

Existe algo de didáctica de cómo se ha llegado a donde se ha llegado, pero en ningún momento hay una sutilidad que compare el pasado que presenta con el presente, el guion es disperso y poco agudo, de tal forma que las actitudes racistas muestran el sufrimiento casi como fin del terror que presenta, con una escena particularmente horrible, en la que se recrea de forma muy innecesaria que mete el dedo en la llaga del trauma pero no hacen nada para avanzar en el discurso, por lo que acaba resultando una pornografía del racismo hueca, a la que incluso hay una cierta oposición cultural reciente en la comunidad afroamericana.

No es tan fácil ser Jordan Peele

Resulta frustrante porque la serie hace muchas cosas bien, por ejemplo, gracias a su deliciosa estética y su trabaja puesta en escena, que es muy cinematográfica y goza de una fotografía espectacular. El uso de material de archivo, los créditos iniciales y algunas transiciones son estupendas, dan la impresión de tener un gran presupuesto para ambientar de forma lujosa su relato. Sin embargo, no es capaz de crear interés en subtramas como la de Betty Wendell (Alison Pill), cuyo rol de villana está desaprovechado en una historia sin ninguna relación con la trama central.

Pintura

Las escenas de terror varían entre lo inquietante y lo indiferente, pero por lo general siguen las reglas del terror onírico de 'Pesadilla en Elm Street' (A Nigtmare on Elm Street, 1984) o 'IT' (2017-2019), como ese fantasma del “black face” a lo Pennywise, y también tiene gran peso la serie 'La maldición de Hill House' (The Haunting of Hill House, 2018), de la que rescata la crisis de Carla Gugino o su “hombre alto”, e incluso tenemos un episodio 8 en blanco y negro como en 'La maldición de Bly Manor' (The Haunting of Bly Manor, 2020).

Sin embargo, 'Them' no está interesada en explorar el significado de los fantasmas y la resolución del origen del terror es un batiburrillo de metáforas forzadas, fantasmas del pasado y el trauma que deja la sensación de demasiadas ideas sin cuerpo que esperan tener un impacto mediante simbolismos facilones (esa pintura blanca como anhelo de ser como sus vecinos) pero que demuestran que no hay un plan con la lucidez necesaria para hacer que sus diez episodios resulten excesivos (hay material como mucho para 4) e incluso algunos repetitivos hasta la agonía.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio