Publicidad

'Undertaker: The Last Ride', una estupenda docuserie sobre el ocaso del mítico luchador de 'Pressing Catch'
Críticas

'Undertaker: The Last Ride', una estupenda docuserie sobre el ocaso del mítico luchador de 'Pressing Catch'

Publicidad

Publicidad

El Enterrador es uno de los pocos luchadores que seguro viene a la memoria de todos los que vieron en algún momento de sus vidas lo que antes conocíamos en España bajo el nombre de ‘Pressing Catch’. Su debut en la compañía WWE tuvo lugar en 1990, apenas unos meses después de que el programa se estrenase en Telecinco. No tardó en convertirse en uno de los favoritos del público y su longevidad fue tal que cuando el espacio regresó en 2006 a Cuatro, él seguía siendo uno de los luchadores más importantes de la empresa.

De hecho, quizá sus mejores años como luchador fueron a partir entonces, dándonos combates inolvidables en Wrestlemania contra Shawn Michaels y, en menor medida, Triple H, pero llegó un momento en el que sus apariciones empezaron a espaciarse hasta el punto de que los fans se preguntaban si su siguiente combate sería el último. La docuserie ‘Undertaker: The Last Ride’ que puede verse en WWE Network explica esa resistencia a retirarse, estableciendo así una gran mirada al ocaso de un mito.

La caída del mito

Final Undertaker Roman Reigns

Es inevitable acordarse de ‘El último baile’, la muy popular docuserie centrada en Michael Jordan, cuando uno ve los cinco capítulos que dan forma a ‘Undertaker: The Last Ride’, ya que a su manera se puede decir que el nivel de exigencia de los dos personajes retratados es similar. A partir de ahí surgen infinidad de diferencias, desde el trato dado a sus compañeros hasta el eje que vertebra ambas obras.

Y es que ‘El último baile’ intenta explicar la creación de una leyenda, buscando dar con las teclas que explique cómo Jordan se convirtió en el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos o al menos qué justifica que muchos seamos de esa opinión. En cambio, ‘Undertaker: The Last Ride’ nos muestra a un icono ya establecido que por una razón u otra ha estado años rozando la retirada sin dar con ese último combate que le deje satisfecho pero sin la sensación de que todavía tiene más gasolina para continuar peleando.

La propia docuserie deja claro lo que muchos ya sospechábamos: el combate entre el Enterrador y Roman Reigns en Wrestlemania 2017 estaba llamado a ser la despedida del primera. Su reacción al acabar la pelea era una oportunidad demasiada buena como para que fuese casualidad, y además ya se sabía por aquel entonces que su estado físico se había mermado bastante durante los últimos años.

Escena Undertaker Last Ride

Puede decirse que todo estaba en su lugar para un adiós por la puerta grande, pero el combate no estuvo a la altura, así de sencillo. El propio Mark Calaway, nombre en la vida real del Enterrador, lo reconoce, pero lo que parecía una espinita clavada no tardará en convertirse en algo recurrente que no deja de comerle por dentro y al mismo tiempo da pie a que su legado va deteriorándose. Es como si Michael Jordan se hubiese empeñado en seguir jugando en los Wizards hasta ganar el anillo cuando el equipo ni siquiera logró entrar en los playoffs durante las que fueron sus dos últimas temporadas en la NBA.

Ese es un punto que ‘El último baile’ omitió por completo porque con lo que fue ya parecía una extensión innecesaria de su carrera, pero ‘Undertaker: The Las Ride’ abraza esa narrativa y la lleva hasta extremos que uno no podría esperar. Lo primero que llama la atención es lo abierto que se muestra Calaway a dejar atrás un personaje al que se había entregado en cuerpo y alma durante treinta años para mostrar su lado más frágil y humano.

¿Una retirada inevitable?

Mark Calaway

Hay hasta un momento en el que otro luchador (Chris Jericho) menciona de forma directa que Calaway nunca concedía entrevistas y que al ver cámaras a su alrededor, lo primero en lo que pensó fue que iba a retirarse. Es cierto que en WWE son muy dados a ajustar la realidad al discurso que les interesa dar y no me cabe duda de que algo de eso hay en ‘Undertaker: The Last Ride’, pero uno realmente siente que él realmente quería retirarse pero luego siempre surgía algún motivo para volver otra vez al cuadrilátero.

Todo esto se construye alrededor de una extensa entrevista a Calaway en la que no tiene problemas en criticarse a sí mismo o en decir que este o aquel combate fueron un desastre. La propia historia que nos cuenta requiere de esa franqueza para que uno esté también en esa encrucijada que afecta al protagonista: no queremos que se retire así pero al mismo tiempo es obvio que el tiempo no pasa en balde para nadie y haría falta un milagro para que el Enterrador fuese el protagonista de otro clásico del wrestling.

Por ello, los viajes a ese pasado glorioso suceden un poco a cuentagotas y lo más habitual es que sea para recordar que otros grandes luchadores más o menos coetáneos del Enterrador hace tiempo que colgaron las botas, por lo que todo está encaminado a que sea él mismo quien acepte que ha llegado su momento. Eso sí, todos los seguidores del ‘Pressing Catch’ sabemos que aquí prácticamente nunca las retiradas son para siempre y él mismo deja la puerta abierta.

Parejas Arabia Saudi

Eso no desluce el impacto emocional que se busca con ‘Undertaker: The Last Ride’, pues vuelve a incidir en una realidad innegable, pues hasta Shawn Michaels, que durante años se negó a volver al ring, acabó aceptando una oferta para un combate por parejas. Por no hablar de Ric Flair, quien tuvo una despedida del ring inmejorable en WWE para irse poco después a luchar para otra compañía.

Es como si hubiese algo adictivo en el mundo del wrestling que en parte se explica obviamente por el dinero, pero también por el interés del público en ver a esas viejas glorias combatir una vez más. En el caso del Enterrador siempre le quedará la justificación de que su última pelea fue muy diferente a lo habitual por culpa del coronavirus y que quiere despedirse con público, pero será una excusa, como muchas otras. Eso sí, ‘Undertaker: The Las Ride’ sí deja claro que ahora con 55 años al menos ya no siente la necesidad de hacerlo.

En resumidas cuentas

‘Undertaker: The Last Ride’ es una docuserie con nada que envidiar a ‘El último baile’. Las dos toman a grandes protagonistas con un nivel de implicación máxima para contarnos dos historias contrapuestas, la ascensión a la cima en el caso de Jordan y la imposibilidad de detener la caída en picado en el caso del Enterrador, siendo así dos propuestas tan estimulantes como complementarias.

Puedes ver ‘Undertaker: The Last Ride’ en WWE Network.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios