'Veneciafrenia': Álex de la Iglesia regresa al cine de terror con un combativo manifiesto giallo contra el turismo basura
Críticas

'Veneciafrenia': Álex de la Iglesia regresa al cine de terror con un combativo manifiesto giallo contra el turismo basura

La carrera de Álex de la Iglesia ha entrado en una fase de producción apresurada en la que se acumulan proyectos y nuevas propuestas, casi consciente de que su carrera ha entrado en la fase de aprovechar todas las oportunidades que se presentan para evitar ser desplazado por las nuevas generaciones que crecieron viendo su cine, y de esta carrera apareceVeneciafrenia’, la película inaugural del sello ‘The Fear Collection’.

Este nuevo sello, o marca, es una asociación de su productora Pokeepsie Films con Amazon y Sony, que se encargará de sacar al menos dos películas de terror al año que se estrenarán primero en el cine y después en el mercado de vídeo en streaming, en una operación que rememora la estrategia del productor Julio Fernández en los años 2000, cuando lanzó la recordada Fantastic Factory.

Esta es una forma de catalogar producciones que no es ajena hoy en el mundo de las plataformas, y unos expertos del género como son Blumhouse entraron en Hulu con ‘Into the Dark’ y en Amazon con ‘Welcome to the Blumhouse’, ambas concebidas como series de películas que tienen en común ser de terror, usar un presupuesto muy ajustado y ofrecer a las plataformas novedades regularmente asegurando un trabajo periódico para las compañías.

Cine de guerrilla vía streaming

No es extraño el formato para el director de ’30 monedas’, quien firmó bajo un paraguas similar en 2006 una de sus mejores películas, ‘La habitación del niño’, una terrorífica pieza de la serie ‘Películas para no dormir’ que Chicho Ibáñez Serrador lanzó con muchos de los directores punteros de género en España para acompañar su canto del cisne. Pero en aquella época funcionaba como producto a caballo entre la televisión tradicional y el mercado de vídeo, con mucho más cuidado en el resultado por el respeto que imponía la ambición de exportar las películas que tenía el proyecto.

Aún está por ver el funcionamiento de ‘The Fear Collection’, tras anunciar Álex de la Iglesia que la siguiente película, ‘Venus’ de Jaume Balagueró, será la que verdaderamente marque el tono de horror cósmico que tendrá la serie de largometrajes, y que ‘Veneciafrenia’ es solo un aperitivo que hizo por su interés en hacer una película en la ciudad de los canales, pero por lo pronto, incluso con su nombre ahí, el nivel es el de estas películas producidas para plataforma de Blumhouse.

Veneciafrenia2

Esto significa que el estreno en cines de la película y la promoción que está recibiendo no deben disparar las expectativas, la película es una pequeña producción que se ha rodado con lo puesto en la ciudad de su título con la dificultad añadida de meterse en el meollo en plena época de pandemia dura, lo que hace que el nivel técnico de la película se resienta y esto incluso condicione algunos momentos de la trama que parecen tomar derivas extrañas en su tercio final.

La herencia del giallo en Venecia

El planteamiento no podría ser más clásico para un slasher, con un grupo de turistas españoles que se encuentran unas vacaciones llenas de problemas en Venecia, y hasta cierto punto se mimetiza con la estructura (y misantropía) de ‘Hostel’ (2005), pero la historia, con algún punto en común con un clásico del fantaterror como 'Una vela para el diablo' (1973) de Eugenio Martín, va tomando otros derroteros y se hace fuerte en su manifiesto contra la prostitución de los monumentos, y la muerte de la belleza de las ciudades por culpa del uso capitalista, con lo que conocemos la otra parte de la moneda y es ahí en donde se atisba otra película diferente a lo esperable.

De la Iglesia rinde homenaje a Venecia, y se reboza en el cine italiano de terror y misterio, con algunas muerte “suspendida” muy Argento, un teatro con el fondo ‘La isla de los muertos’ de Arnold Böcklin que parece sacado de ‘Aquarius’ (1987) y alguna referencia a Mario Bava, aunque encaja mejor con la obra de su hijo, y sin embargo, ‘Veneciafrenia’ acaba siendo más un poliziesco, o un krimi, casi a las puertas del giallo, en donde el misterio y los enmascarados son la clave, recordando más que a ‘Amenaza en la sombra’ (1972) a piezas como ‘Crimen sin huella’ (1979) o, sobre todo, ‘Il mostro di Venezia’ (1965) y su enmascarado en las catacumbas.

Venecia3

De la Iglesia no está tan enchufado aquí como en ’30 monedas’, pero ha logrado condensar unas cuantas ideas interesantes alrededor del daño que hacemos a lo que amamos, con un final poético bastante inesperado y una revelación pictórica que alberga un misterio aún mayor. ‘Veneciafrenia’ es irregular y presenta problemas –que también vemos un muchos productos similares americanos de Blumhouse–, pero al menos tiene más personalidad y riesgos, tan ausentes en la tromba de estrenos mensuales en plataformas, y unos títulos de crédito magistrales para sumar a la colección personal de la filmografía del director.

Otra crítica de Veneciafrenia en Espinof, por Víctor López

Temas
Inicio