Compartir
Publicidad
Publicidad

Cinco errores comunes en las retransmisiones de fútbol

Cinco errores comunes en las retransmisiones de fútbol
Guardar
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El fútbol es el deporte más seguido en España, sirve como entretenimiento a millones de personas y por ende, como piedra angular de la programación de muchas cadenas, entre las que están laSexta con la liga, TVE con la Champions League y recientemente Cuatro con la Europa League. Estas cadenas tienen un importante equipo de deportes detrás que les ayuda a retransmitir los eventos pero pese a ser la mayoría cadenas experimentadas no están exentos de fallos en su retransmisión.

Una de las partes más importantes en una retransmisión de fútbol son los comentaristas. Hace unos meses Juan abrió aquí un debate en el que se discutía entre cuales eran mejores, si los comentaristas de televisión o los radiofónicos, y aunque cada uno tiene sus pros y contras, lo cierto es que la mayoría de los dos tipos cometen los mismos errores. Hoy hemos elegido en concreto cinco que si se corrigieran, conseguirían una mejor retransmisión de estos eventos deportivos.

Bromas internas

Retransmitir el fútbol de una manera cercana y con cierto humor es una opción totalmente válida y muy aceptada por los aficionados al fútbol, pero en muchas ocasiones se suele abusar de este sistema, convirtiéndose la retransmisión en un diálogo entre los comentaristas acompañado de bromas internas (ya sea de dentro de la cadena o dentro del mundo del fútbol) que hacen que los espectadores nos quedemos con cara de tontos y nos preguntemos si realmente estamos viendo un partido de fútbol o a tres tíos tomando unas cervezas en un bar.

Overbooking de reporteros

Como las cabinas de retransmisión suelen estar alejadas del campo en sí, es correcto y altamente recomendable tener un reportero a pie de campo que te pueda contar de una manera más cercana y efectiva lo que está ocurriendo en el cesped, pero una cosa es tener un reportero y otra es tener un número exagerado de ellos para tener una razón para pagarles.

Este overbooking provoca en muchas ocasiones que unos se pisen a otros y el narrador principal no sepa a donde ir ya que todos le piden paso. Un reportero a pie de campo y, quizás, uno en el palco para entrevistar altos caros, es más que correcto. Este error también se aplica en las retransmisiones, más de tres (como dice el dicho) son multitud a la hora de comentar un partido.

Sara Carbonero y Casillas

Los comentaristas famosos no son los mejores

Otra práctica habitual es llevar a una persona famosa, un entrenador o un ex futbolista para comentar los partidos. Es una opción válida y que suele funcionar bien… a veces. Mientras, por ejemplo, Kiko Narváez Hernández da mucho juego en laSexta y Camacho amenizó el mundial en Telecinco, otros como Nadal en TVE o Senna en Cuatro son un estorbo que lo único que hacen es ralentizar el ritmo de la retransmisión.

Serán grandes expertos en fútbol y sabrán más que toda persona en el estadio junta, pero no por ello tienen que ser buenos comunicadores. Si no tienen gracia y facilidad de palabra pues quedan mal en las retransmisiones, es un hecho.

Abuso de primeros planos

El fútbol es un deporte de campo donde veintidós tíos están siempre atentos a lo que ocurre en todo el campo, por lo que el espectador también quiere poder ver el máximo campo posible. Sí, ver un primer plano de un jugador puede ser útil en alguna ocasión, pero no en la mayoría de ellas, ya que normalmente se utilizan para demostrar el potencial técnico que tiene la cadena.

Este abuso de primeros planos hace que muchas veces nos perdamos algún comienzo de jugada que puede llegar a ser determinante en el partido. Esto es un claro fallo de la realización, la cual no está atenta a lo que está ocurriendo realmente en le partido. Y ya no me meto con las repeticiones, porque eso es ya un mundo aparte.

Las estadísticas saturan

“Este partido es el número cincuenta y dos en el que fulanito marca dos goles” ¿Me lo dicen en serio? Las estadísticas aportan color a la retransmisión, pero de un tiempo a esta parte parece que tienen que justificar el sueldo del becario que las realiza soltando datos que no interesan a la mayor parte de los telespectadores.

Si tienes muchos datos, mejor guárdatelos para cuando se cumpla algún record o algo interesante, no hace falta soltarlas en mitad del partido cuando no le interesan a nadie.

Y hasta aquí nuestros cinco fallos. Por supuesto, hay unos cuantos más en las retransmisiones deportivas, pero estos son los más importantes y exagerados que hemos visto en las últimas retransmisiones por televisión.

En ¡Vaya Tele! | ¿Comentaristas deportivos de televisión o radiofónicos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos