"No puedes tener penes en aviones": el director de 'El hombre del norte' explica cómo resolvieron los desnudos y lamenta que solo pueda enseñar genitales digitales

"No puedes tener penes en aviones": el director de 'El hombre del norte' explica cómo resolvieron los desnudos y lamenta que solo pueda enseñar genitales digitales
10 comentarios

No cabe duda: ‘El hombre del norte’ es una película visualmente apasionante. Los efectos prácticos hacen que, estando cada vez más acostumbrados a composiciones perfectas hechas por CGI, todo tenga una grandilocuencia casi mágica.

Ha utilizado trucos visuales hechos por ordenador aquí y allí, en los lugares que menos lo imagináis: un pájaro que vuela lejos, el lanzamiento de una lanza… O la aparición furtiva de un testículo.

Una película cojonuda

Entremos en materia: en la batalla final, dos personajes se baten en duelo mortal, completamente desnudos, a los pies de un volcán. Todo muy épico, muy realista (excepto la lava, claro, aunque se mueve exactamente como lo hace la lava real) hasta que llegamos, precisamente, a la desnudez.

Y es que los dos actores pelearon, durante el rodaje, con un tanga puesto. ¿Fue por pudor? No: de hecho Alexander Skasgard se desnudó en cuanto se lo pidieron. Entonces, ¿por bajar la calificación por edades? No exactamente: fue, según le ha dicho el director Robert Eggers a Polygon, por tres motivos. El primero, no distraer a la audiencia. El segundo, la seguridad de los actores. El tercero, los aviones.

Una película de este tamaño necesita poderse emitir en los aviones, y no puedes tener penes en aviones. Estoy algo avergonzado, creo que si algunos de los guerreros en el ataque hubiera estado completamente desnudo, habría sido realmente excelente.

Y aquí es donde entra el CG: puede que Eggers no pudiera mostrar un pene, pero al menos, se dijo, sí podría hacer que se viera un testículo.

El humo tapa esa zona la mayor parte de la escena, pero sí se tenía que notar que había algo ahí en lugar de dos muñecos Ken, así que utilizó una técnica de agrandamiento genital, y hacer que en un momento de paso del humo se vieran testículos realmente rápido, “solo para ayudar a mantener la ilusión viva”.

El hombre del norte
Solo quiero decir que esta es otra película donde quería penes y no los he conseguido.

Algún día, Robert. Algún día.

Temas
Inicio