Compartir
Publicidad
Publicidad

Hijos de Babel estrena con errores de bulto

Hijos de Babel estrena con errores de bulto
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Pocas cosas buenas pueden extraerse del estreno anoche de Hijos de Babel, si acaso la realización y el plató. En lo demás, el talent show tuvo su dosis de talento, pero poco show, y un nivel de entretenimiento bastante bajo reflejado en el 11% de cuota (1.560.000 espectadores).

Para empezar, daba la sensación de que la Gala estaba grabada. Los cortes entre los pasos del presentador y las actuaciones, y la falta de conexión entre el plató y el Centro de Ensayos (se están acabando los nombres para las academias, casas, centros de formación...), no consiguieron dar sensación de directo. Así, aunque fuera directo no importa porque no lo parecía, y un programa de estas características exige directo riguroso.

Antonio Garrido puede ser un buen presentador pero está muy lejos de ser un showman, requisito imprescindible para conducir un programa como éste, donde se hace necesario cierto histrionismo para transmitir pasión y entusiasmo. Garrido estaba demasiado serio y no pudo hacer evitar hacer la broma de la identidad al referirse a los gemelos.

Las actuaciones de los concursantes fueron demasiado largas (deberían de haber adaptado los temas a un minutaje limitado para introducir ritmo), y la música pregrabada, sin orquesta ni músicos, sonaba a organillo de fiesta popular, restando fuerza a las actuaciones. Los bailarines que salpicaban las actuaciones eran pocos y transmitían una imagen pobre. Al menos podrían haber montado un espectáculo con un cuerpo de baile en condiciones.

El jurado, condescendiente, sin entrar en los valores musicales. Aún no sé qué pinta Pastora Vega en todo este asunto. Y durante las valoraciones del jurado se colaba por los micros el rumor del plató, un fallo imperdonable porque daba la sensación de que ni al público de la gala le interesaba el programa.

Por último, la ineludible actuación de Bisbal se cerró con una loa a Televisión Española, eso sí, sin decir las palabras prohibidas: "Operación Triunfo". Y durante todo el programa se publicaban los teléfonos para descargase politonos, para votar, el disco a la venta...,. De acuerdo en que un programa de estas características es un negocio, pero podían intentar disimular un poco.

Más información: Web del programa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos