Una de las películas más infravaloradas de Netflix es este formidable thriller de acción con Pedro Pascal y un burro en una situación peligrosa
Netflix

Una de las películas más infravaloradas de Netflix es este formidable thriller de acción con Pedro Pascal y un burro en una situación peligrosa

¿Qué supone realmente ser una película de Netflix? Seguro que desde dentro de la compañía la respuesta sería que nada en concreto, que hay espacio para espectáculos populistas y cine de autor de primer nivel. Ciertamente, parece que traten todo como si fuera lo mismo, desde el marketing a ciertos aspectos visuales perfectamente calibrados para que se vea bien en tu móvil, lo cuál más que homogeneidad deja sensación de descuido.

Aun así, hay algo positivo de la apuesta de Netflix por el cine, y esperamos que no se pierda en su próximo replanteamiento de identidad mientras se aprietan el cinturón: el cine adulto de mediano presupuesto. Posiblemente sean el único estudio que sigue apostando consistentemente por él, y gracias a ello tenemos películas tan estupendas como 'Triple frontera', inesperado adalid de lo que se está perdiendo en el ecosistema actual.

Bordeando el riesgo

Podría argumentarse que no estamos ante más que un thriller de acción sin nada sobresaliente. Pero el tema es que no lo necesita. 'Triple frontera' es la clase de cine comercial añejo que junta estrellas de cine o intentos de ello, cumple eficientemente con cada una de las cosas que se propone y está rodada con un gusto propio de artesano. J.C. Chandor nunca pierde de vista el tipo de película que está haciendo.

Oscar Isaac, Ben Affleck, Charlie Hunnam, Garrett Hedlund y Pedro Pascal son el equipo de extracción al que se le ha encargado la peligrosa misión de infiltrarse en la zona fronteriza entre Brasil, Perú y Colombia para robar a un poderoso narcotraficante. No les queda otra que hacerlo, son veteranos militares y antiguos operarios de Fuerzas Especiales en un estado de necesidad económica, y este trabajo clandestino puede ser su salida del agujero financiero.

Chandor, que toma esta película directamente del guionista Mark Boal después de que previamente intentase sacar adelante el proyecto con Kathryn Bigelow, ofrece una película muy resolutiva y muy clara en todo momento. Desde establecer muy pronto y de forma muy meridiana lo que hay en juego hasta la presentación rápida de unos actores a los que deja lucirse como en un espectáculo de antaño.

'Triple frontera': eficiencia de vieja escuela

La acción es uno de los puntos fuertes, con secuencias rodadas con aplomo y eficacia, nunca dejando cabos sueltos ni permitiendo que el espectador se pierda con lo que sucede. La tensión que explota en los momentos de puro thriller es sencilla, pero funciona enormemente. Ya sea en momentos más urgentes, como en las secuencias con helicóptero, o en algo tan austero como bordear una montaña junto a un burro, la película sabe captar tu atención.

No es un blockbuster de 200 millones que no luce como si los tuviera ni tampoco es Martin Scorsese, es otra cosa con su propio valor y suficiente honestidad para no pretender ser otra cosa. El buen cine sabe cumplir con sus propias intenciones, y 'Triple frontera' cumple a la hora de cubrir todas las ambiciones de un thriller pollavieja. Su trepidante acción y su buen uso de estos actores la pone por encima de varias producciones originales de más pompa pero mucho menos divertidas de ver.

Temas
Inicio