Compartir
Publicidad

Reporte desde TriBeCa: 'Men at Work' y 'Choking Man'

Reporte desde TriBeCa: 'Men at Work' y 'Choking Man'
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Gustavo Rondón Córdova nos escribe de nuevo desde el TriBeCa Film Festival, evento en el que este cineasta venezolano participa con su cortometraje ¿Qué importa cuánto duran las pilas?

Esta vez nos cuenta sobre la fiesta que la semana pasada dio Apple en su tienda de SoHo, en la que tocó la banda The Bacon Brothers del actor Kevin Bacon. El festival se encuentra en su segunda semana. De los largometrajes, Gustavo escribe sobre dos que suenan muy interesantes:

Men at work, del iraní Mani Haghighi, es una de las mejores que hemos visto. Es su segundo o tercer largometraje y trabaja muy cerca de Kiarostami. Genial. Un tema aparente banal, con una realización sencilla e incluso austera, en video. Según su director no tiene ningún trasfondo o alegoría a la situación política de su país. Puede ser verdad. Sólo que es un poco difícil para las audiencias pensar que el cine que viene de países subdesarrollados o en conflicto no tienen relación con sus realidades. Men at Work cuenta la historia de cuatro amigos que viajan por unas montañas para ir a esquiar. En el camino se topan con una enorme roca que parece estar en un frágil equilibrio y a punto de caer a un precipicio. Uno de ellos se empeña en tirar la roca abajo y convence a los demás de ayudarlo. Todos tratan de hacerlo mediante las maneras más absurdas e ilógicas... Es difícil pensar que no sea una alegoría a la realidad política de cualquier país de los nuestros.
Choking Man, del inglés Steven Barron. El director de los videos animados de A-ha y Dire Straits, estrenó esta estupenda película que fotografió nuestro buen amigo venezolano, Antoine Vivas Denisov. Un joven ecuatoriano ilegal trabaja en un comedero gringo. La diversidad étnica del lugar, ubicado en un barrio de Nueva York, rodea la historia de este chico que se siente ahogado por la presión de tratar de ser parte de una sociedad que le es ajena, o que al menos eso es lo que él cree. Con una historia sutil y en ocasiones divertida, el director nos hace parte de la sensación de desesperación e inestabilidad del personaje. Imagen real se une a algunos dibujos animados de factura excelente. Drama y realismo mágico. La película ha sido muy bien acogida por el público.

Según Gustavo, esta semana se estrenan la tercera parte de Misión Imposible y Poseidón. Él espera estar allí para contarlo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio