Compartir
Publicidad
He ido a Londres a ver 'Harry Potter and the Cursed Child' y es una experiencia apasionante: una obra imprescindible para fans de la saga
Otros

He ido a Londres a ver 'Harry Potter and the Cursed Child' y es una experiencia apasionante: una obra imprescindible para fans de la saga

Publicidad
Publicidad

#Keepthesecret es lo que rezan todas las vallas que rodean el Palace Theatre de Londres donde, desde el 30 de julio de 2016, se representa 'Harry Potter and the Cursed Child: Parts One and Two', o 'Harry Potter y el legado maldito' tal y como se tradujo cuando se publicó en España.

En este texto se intentarán mantener esos secretos para no fastidiar la experiencia de ningún fan porque (al igual que ocurre con cierto film de Marvel) no hay nada mejor que aventurarse en esta historia sin conocer prácticamente ningún detalle...

Una obra en dos partes y elevada seguridad

Sorprende que el subtítulo de la obra sea "Partes uno y dos" pero sí, debido a la extensión del texto J.K. Rowling, los autores del libreto, Jack Thorné y John Tiffany, decidieron dividirlo en dos para su representación lo que ya supone toda una aventura al tener que enfrentarse a un montaje teatral que, sin contar los entreactos, alcanza las 5 horas de duración. Por eso, supone una experiencia definitivamente mágica.

Las dos partes pueden verse en dos tardes consecutivas, o bien en un mismo día en sesión matinal para su primera parte y la vespertina para la segunda. Quien escribe estas líneas optó por la segunda opción y, aunque desconozca la primera, asegura una percepción inmersiva y casi obligatoria para adentrarse en su narrativa. Y es que, desde el principio uno sabe que entra a algo único.

Una semana antes de la representación, el comprador de las entradas recibe un correo electrónico, a modo de carta de Hogwarts, en el que se le dan una serie de indicaciones de como recoger los tickets o recordando los horarios de ambas funciones, pero lo que verdaderamente llama la atención es que te piden presentarte una hora antes de cada parte para controles de seguridad.

Y sí, espectador a espectador se registran todo tipo de mochilas, bártulos y bolsas (que no excedan las medidas requeridas en el citado correo) y se confiscan alimentos, bebidas y objetos que puedan considerarse peligrosos y tras esto se procede al cacheo con detector de metales.

Aunque se entiendan estas medidas de seguridad debido a la aglomeración y la altísima demanda, es inevitable pensar que hay cierta actuación en cuanto al secretismo y los misterios que rodean al universo mágico. Leer #Keepthesecrets mientras esto sucede sólo incrementa esta teoría de la conspiración...

Albus Severus

Más allá de chequeos de seguridad, 'Harry Potter and the Cursed Child: Parts One and Two' supone una de las experiencias más maravillosas que se pueden tener en un teatro. Especialmente si se es conocedor del mundo mágico, algo que, por otra parte, es imprescindible para comprender de que nos habla esta nueva historia.

Ambientada 19 años después de la batalla de Hogwarts, el libreto arranca en el mismo punto en el que acababa la octava novela: Harry, Ginny, Ron y Hermione acompañan a sus hijos al andén 9 y 3/4 en el que será el primer año de Albus Severus, el hijo mediano del mago que da título a la obra y la más pequeña de los Weasley. En la escuela conocerá a Scorpius, hijo de Draco Malfoy y se harán íntimos amigos, pero ambos están marcados, uno por ser hijo del "niño que sobrevivió" y otro porque su padre fue un conocido mortífago.

Atormentados por lo que supone esta ascendencia intentarán cambiar ciertas cosas y eso derivará en una serie de conflictos que vuelvan a sacar a la luz conflictos y a abrir heridas relacionadas con el mago más peligroso de todos los tiempos.

Poco más se puede decir del libreto sin caer en el spoiler, de hecho, en el programa de mano te recomiendan no abrir la página donde viene el cast hasta el final de la segunda parte para no saber que personajes aparecen. Desde que fue publicado en papel, no fueron pocos los fans que se quejaron de que el texto era muy facilón, pareciendo un relato fan, y es comprensible que leído pueda parecer algo así, pero nada más lejos de la realidad.

Ginny y Harry

Para no tener que construir tantos personajes de cero y jugar con el universo ya creado, Rowling recurre a la retrocontinuidad durante toda la primera parte y eso le permitirá moverse por los lugares ya conocidos del universo mágico y generar un conflicto que nos ayuda a conocer a fondo a los nuevos personajes.

Además, sirve a sus autores para poder refrescar a la audiencia los temas habituales tratados en las siete novelas originales, haciendo especial hincapié en la lucha del bien contra el mal que mueve toda la historia de Harry Potter. Al final del primer libro, Dumbledore le explica al, todavía joven, mago que hay algo que él tiene y Voldemort no, amor, y eso será decisivo para vencer al brujo más poderoso de todos los tiempos.

Aunque esto pueda resultar obvio, incluso trillado, es un mensaje muy poderoso y que ha marcado al hombre durante toda su historia y, si algo hace bien Rowling, es que comprende que nunca se va a vencer al mal sin sacrificar el bien y por eso mismo no tuvo pudor en matar a varios de sus personajes más emblemáticos y no lo hizo con el protagonista porque sería atentar no solo con su propio legado, si no con este mensaje universal.

Los protagonistas de 'Harry Potter and the Cursed Child' conviven con las heridas que dejó la Batalla de Hogwarts y lo que supone para esos ellos ver regresar el mal de una forma que es mejor no desvelar. Toda la segunda parte desarrolla este conflicto de Harry intentando proteger a su hijo, consecuencia de los traumas que arrastra desde su niñez.

Mientras, Albus Severus entra en su adolescencia huyendo de su legado y tratando de hacerse un lugar en el mundo sin ser siempre "el hijo de". Aunque el punto de vista es de de Albus, Harry tendrá mucha importancia ya que ha estado involucrado en todo lo sucedido en el mundo mágico entre 1981 (momento en el que sus padres son asesinados) y 1998 (la Batalla de Hogwarts) y esos fantasmas son el tormento que se manifiesta en sobreprotección.

Scorpius y Albus

'Harry Potter and the Cursed Child': una experiencia imprescindible para el fan del universo creado por J.K. Rowling

El culmen de todo esto, y probablemente de la historia de Potter, es el cuarto acto donde una catártica situación le hará enfrentarse por última vez a sus fantasmas. Es uno de los momentos más emocionantes que se pueden vivir en un teatro ahora mismo, pero, avisamos, es dolorosamente triste.

Cualquier persona que haya crecido y disfrutado de la saga Harry Potter, merece experimentar este viaje. 'Harry Potter and the Cursed Child: Parts One and Two' es probablemente uno de los montajes más espectaculares que se han hecho nunca en teatro.

Porque toda la magia que cualquiera puede imaginarse y que vimos a lo largo de ocho películas, sucede delante de tus ojos y la atmósfera que se crea. Ya no sólo por estos trucos de ilusionismo sino por el hecho de dedicarle un día entero a la representación hace que la vivas de la forma más intensa posible.

Sin exagerar, es una parada imprescindible en Londres para cualquier amante del universo mágico o de una buena pieza teatral y parece que va a serlo durante mucho tiempo. Sí, es verdaderamente relevante que J.K Rowling haya llevado a sus personajes a la escena y 'Harry Potter and the Cursed Child: Parts One and Two' es una de las obras más importantes del teatro moderno. Si no me crees, ve a comprobarlo por ti mismo. Y recuerda: #Keepthesecrets.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio