Publicidad

Hollywood o la isla que se hunde

Hollywood o la isla que se hunde
4 comentarios

Publicidad

Tan sólo un día después de que Antonio Toca arremetiera contra La Isla, el New York Times publica un artículo donde examina el estado de las cosas en Hollywood, que hace posible la existencia de películas como esa.

...Los días en los que los jefes de los grandes estudios ofrecían indicaciones sobre los diálogos (de una película) han sido suplantados por instrucciones de los tipos del departamento de mercadeo sobre los productos a mostrar y las tramas que podrían ayudar a aumentar los ingresos indirectos.

El artículo se centra en la responsabilidad que los actuales ejecutivos podrían tener en la debacle de la taquilla y la asistencia a las salas de cine.

Si esta generación de ejecutivos creativos no hicieron de Hollywood el centro del universo, ¿cuál será su legado?(...) En su mayor parte, ellos crearon un mundo que ahora es regido por las necesidades y reclamos de los muchachitos de 17 años en cualquier noche de domingo.

(Tal parece que el autor del artículo no tiene una muy buena opinión que digamos sobre la juventud estadounidense). Desde luego, el paradigma de este tipo de película que inmediatamente viene a la mente es la que ahora encabeza la taquilla estadounidense, Dukes of Hazzard, la adaptación cinematográfica de una serie de TV de los años 70, tan vergonzante que hasta la televisión venezolana solía programarla al filo de la madrugada.

Según el artículo, Hollywood vive la decadencia de las películas entendidas como "eventos" (publicitario, valga aclarar), que en su momento Steven Spielberg ayudó a crear. Irónicamente, una película-evento como La Isla, que costó 120 millones de dólares y recaudó apenas 12 millones en su primer -día- fin de semana de exhibición, ha hundido DreamsWorks, el estudio del director de War of the Worlds.

La gente encargada de construir el Hollywood actual, lo hizo con películas que el público quería ver, más como una cuestión de gusto que como un mandato de mercadeo. Lo que una vez fue magia, la creación de otros mundos en salas oscuras, ha devenido en una simple fuente de ingresos más.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios