Compartir
Publicidad

Spielberg dirigirá a Sacha Baron Cohen en 'The Trial of the Chicago Seven'

Spielberg dirigirá a Sacha Baron Cohen en 'The Trial of the Chicago Seven'
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aaron Sorkin escribirá el guión, Steven Spielberg dirigirá y Sacha Baron Cohen protagonizará 'The Trial of the Chicago Seven', la historia de Abbie Hoffman, un activista contracultural famoso en los años '60. El título hace referencia a las siete personas que fueron llevadas a juicio, aunque en realidad hubo una más, Bobby Seale, que fue juzgada por separado.

Salvo por diferencias de estatura, el parecido que guarda el actor con el personaje real es grande, además de que ambos son de raza judía. Lo que sí tendrá que fingir es el acento, pues el intérprete es inglés, pero ya hemos comprobado que eso no le cuesta trabajo. Cohen obtendrá tres millones de libras por la película.

Los demás actores también serán rostros importantes. Philip Seymour Hoffman interpretará a William Kunstler, el abogado defensor del juicio. Will Smith, Kevin Spacey, Taye Diggs, Colin Hanks, Jeff Daniels y Adam Arkin podrían tener papeles.

Spielberg ha declarado en una entrevista que, debido a la huelga, es posible que 'The Trial of the Chicago Seven' esté lista antes que 'Lincoln', el otro proyecto en el que está trabajando el director: un biopic en el que Liam Neeson interpretará al decimosexto presidente de EE. UU. Abbott Howard "Abbie" Hoffman (30 de noviembre, 1936 – 12 de abril, 1989) fue un auto denominado anarquista-comunista y activista social y político en los Estados Unidos, co-fundador del Partido Internacional de la Juventud o Youth International Party ("Yippies"). Tomó importancia en los años 1960, aunuqe practicó la mayor parte de su activismo en los 70, y ha quedado como un símbolo de la rebelión juvenil y activismo radical de esa década. Posteriormente, se convirtió, en un fugitivo de la ley, que vivió bajo un alias siguiendo una condena por traficar con cocaína.

Las protestas de Hoffman eran creativas, surrealistas y humorísticas. Por ejemplo, inundaron la bolsa de Nueva York con billetes falsos. En 1968 el grupo irrumpió en la Convención Demócrata en Chicago para protestar contra la guerra de Vietnam, lo que acabó en un choque violento contra la policía. Ocho policías y ocho manifestantes fueron llevados a juicio. Los policías salieron sin cargos, pero la acusación de los activistas fue de provocar disturbios.

Los Chicago Seven (inicialmente conocidos como los Chicago Eight), incluía a sus compañeros Yippies Jerry Rubin y Juice Box, el co-fundador del Black Panther Party Bobby Seale, David Dellinger, Rennie Davis, John Froines, Lee Weiner y el futuro senador por California Tom Hayden.

El juicio fue presidido por el juez Julius Hoffman (que no tenía ninguna relación con Abbie, y de lo que Abbie se mofó durante todo el juicio). Las ocurrencias de Abbie Hoffman muchas veces llegaban a los titulares de los periódicos; cierto día, los acusados Hoffman y Rubin aparecieron en el tribunal vestidos con togas judiciales, mientras que en otra ocasión, Hoffman juró como testigo con su mano haciendo un corte de mangas.

El juez Hoffman se convirtió en el blanco preferido de los defensores de los Chicago Seven, quienes muchas veces insultaban al juez a la cara. Abbie Hoffman le dijo al juez Hoffman "usted es una vergüenza para los judíos. Mejor hubiera sido que usted colaborara con Hitler." Luego agregó "su idea de justicia es la única obscenidad en este recinto." Tanto Davis como Rubin le dijeron al juez "esta corte está llena de mentiras".

El fallecido escritor Norman Mailer testificó a favor de los manifestantes en un ruidoso juicio que fue televisado.

Hoffman y otros cuatro (Rubin, Dellinger, Davis, and Hayden) fueron declarados culpables de incitar a rebelión popular. Al recibir la sentencia, Hoffman sugirió al juez que probase LSD y se ofreció para ponerle en contacto con un "traficante que conocía en Florida." Cada uno de los cinco fue sentenciado a cinco años de prisión y una multa de $5,000.

Todas las condenas fueron posteriormente revocadas por la corte de apelaciones del séptimo circuito, y ninguno fue finalmente a la cárcel.

Hoffman se convirtió en una celebridad y más adelante se le diagnosticó trastorno bipolar. En 1989 murió por una sobredosis de pastillas.

Fuente | Times.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio