Publicidad

'Breaking Bad' 5x12, el juego está en marcha

'Breaking Bad' 5x12, el juego está en marcha
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

We've come this far. For us. What's one more?

Hemos llegado a uno de esos puntos que parecían que no llegaban nunca. "¿Y cual es ese punto?" me diréis. Y yo responderé "hush, hush, spoilers". Y me diréis que "esa frase no es de esta serie". El caso es que desde que Vince Gilligan inició el arco final de 'Breaking Bad' ha ido posicionando a los principales personajes de la serie a favor y en contra de Walt. En el capítulo de esta semana, 'Rabid dog', ha puesto la última pieza y con ella termina la cuenta atrás hasta lo peor de esta guerra que está por venir.

El perro rabioso

La pieza, evidentemente, es la de Jesse Pinkman. Habíamos dejado a Pinkman con un ataque de furia intentando quemar la casa de Walt tras haber unido definitivamente piezas en su cabeza. En este sentido, la semana pasada Mikel comentaba que no sabía cómo había llegado a la conclusión del tema de Brock. En 'Breaking Bad' no suelen dejar estas cosas tan a la ligera, de hecho la semilla ya estaba plantada en el mismo momento en el que tuvieron que hospitalizar al chaval. Y con estos últimos acontecimientos ha terminado de aceptar la verdad, que Walt es un auténtico enfermo. Jesse está harto de haber sido usado, para bien o para mal, por quien creía amigo suyo. Y quemar la casa es su plan de venganza.

El episodio comienza deshaciendo el cliffhanger de 'Confessions'. Walt llega a casa, ve el coche de Jesse, todo impregnado de gasolina... y ni rastro del infractor. ¿Qué ha pasado? ¿Dónde está? No hay tiempo para preocuparse por ello ya que Skyler y los niños llegarán pronto y tiene que arreglarlo todo para que esté como estaba. Aquí volvemos a ver a nuestro amigo Walt "miento-más-que-hablo-e-improviso-sobre-la-marcha-según-me-convenga" para contar la milonga de turno. Walt Jr. sigue siendo oro con sus intervenciones... y Skyler no se cree nada.

Pronto sabemos qué ha pasado con Jesse, y la verdad es que es simplemente la confirmación de lo que nos olíamos desde el principio ¿qué otra cosa podría haber pasado para que Jesse se desvaneciera así sin más? Era o una abducción extraterrestre o que Hank le siguió hasta casa de Walt y ahí le detuvo. Jesse pasa a ser para el DEA su principal testigo, tan importante que por fin se atreve a hablar con alguno de sus fieles compañeros para que ayude a detener a Heisenberg.

Walt y Jesse (2008-2013)

Breaking Bad

Me parece muy interesante que el único que no ve que hay que acabar con el "perro rabioso" sea, precisamente, Walt. Y no estoy diciendo que sea interesante que no quiera matar a Jesse, sino que nadie más lo quiere vivo rondando por ahí. La primera sugerencia "es una situación "Old Yeller"" (referida a la película 'Fiel amigo' de Robert Stevenson, ahí va el dato friki de hoy) viene de parte del crack de las metáforas Saul Goodman. La otra, mucho más directa y hasta dolorosa para Walt viene de parte de su mismísima esposa. "¿Qué más da uno más?" pregunta en lo que intenta hacerse una idea de hasta donde le llega la mierda a su marido. Pero está con él hasta el mismísimo fin, o al menos eso es lo que, de momento, parece.

Esta situación no deja de ser la evolución de lo que hemos ido viendo en estas últimas semanas. Estaba claro también que al Jesse apático le quedaban dos telediarios para dar paso a la furia encarnada. Que estaba rompiendo su relación con Walt ya lo vimos en su viaje al desierto, en un momento en el que Jesse le suelta que está ya hasta los mismísimos de ser manipulado. Y es que es así. Walt es una persona arrogante, soberbio y para el que todo debe salir tal como él diga, cueste lo que cueste.

Sam Catlin firma otro episodio brillante de la serie. Uno de esos que es ligeramente más frenético que la media de 'Breaking Bad' pero sin perder la esencia. Eso sí, o la serie me tiene demasiado mal acostumbrado o salvo el juego de ángulos de la escena de la plaza no hay mucho que destacar en la realización del capítulo. Buena por lo general, pero sin destacar respecto al resto de la ficción.

Detalles de 'Rabid Dog'

Marie Breaking Bad
  • Marie de terapia. Quiere hablar del tema pero sin hablar de ello, solo quiere desahogarse diciendo cómo se siente y exasperando un poco al terapeuta que cambia de tema: "la semana pasada estabas enfadada por la nuevas reglas de aparcamiento".
  • Por otro lado Marie está en una posición de "acaba con Walter pero prefiero no saber cómo". Es prácticamente la actitud opuesta a la de Skyler, que sí se involucra en la batalla. Marie prefiere verlo desde la barrera (claro que legalmente no sé hasta que punto podría participar) y servir café.
  • Walter caminando disimuladamente para tirar el bote de gasolina en contenedor ajeno. Glorioso.
  • Duda ¿cuanta gasolina quedaba en el bote? porque parecía que no tenía fondo entre todo lo que echó Jesse y lo que ha tirado por las ropas y el coche Walt.
  • Ya me parecía a mí que la aparición de Todd en el anterior episodio no podía ser "gratuita".

Y la próxima semana...

Jesse ha tragado más de lo que puede y está dispuesto a vomitar todo lo que haga falta. Ahora queda una pregunta. Después del frustrado encuentro ¿cómo ayudará Jesse a Hank? Siendo el socio de toda la vida de Walt tiene para escribir todo un libro lleno de declaraciones... ¿pero tendrá pruebas que demuestre que es Heisenberg? Quedan cuatro episodios para que nos despidamos de estos peculiares habitantes de Albuquerque y como sigan a este nivel a mí me va a dar un infarto.

En ¡Vaya Tele! | Sigue 'Breaking Bad' semana a semana

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir