Compartir
Publicidad
'Here and Now' es un decepcionante regreso de Alan Ball, un drama familiar frío e insufrible
Series de ficción

'Here and Now' es un decepcionante regreso de Alan Ball, un drama familiar frío e insufrible

Publicidad
Publicidad

Alan Ball es uno de esos guionistas interesantes a los que conviene tener en nómina aun viviendo desde hace años de los réditos. Sí, guionizó en su momento 'American Beauty' y 'A dos metros bajo tierra', pero también la mamarrachada de 'True Blood' que si bien tuvo su momento de cúspide creativa, terminó agonizando en las noches de HBO.

Tras casi un lustro sin demasiada actividad (más allá de roles de productor en otras obras como 'Banshee'), HBO vuelve a contar con Alan Ball para una nueva serie, 'Here and Now'. Un drama familiar que, como es habitual en las ficciones de la casa, llega a HBO España mañana mismo.

Nos trasladamos a Portland, Oregon, para conocer a la familia Bayer-Boatwright, un clan aparentemente perfecto que se muestra de puertas para afuera tan progresista como multirracial. Greg (Tim Robbins) es un prestigioso profesor de filosofía; su mujer, Audrey (Holly Hunter), se dedica a la resolución de conflictos en centros educativos.

Este matrimonio cuenta con tres hijos adoptivos y una biológica: Ashley (Jerrika Hinkon), de Liberia, creadora de un web de moda; Duc (Raymond Lee), de origen vietnamita, un coach personal; Ramón (Daniel Zovatto), venido desde Colombia, estudiante de diseño de videojuegos; y finalmente la hija biológica, Kristen (Sosie Bacon), todavía en el instituto.

'Here and now' comienza como un drama familiar más. Bueno, comienza y después de cuatro episodios vistos, no es que cambien mucho las cosas. Alan Ball propone una exploración al interior de una familia que, tras esa apariencia de perfección, esconde todo tipo de grietas y fragilidades e incluso crisis existenciales.

Here And Now Ramón

Será Ramón, el que sacuda la tranquilidad familiar al empezar a tener visiones de una mujer y los números 11.11. Pero no solo la de su familia, sino también la del psicólogo que le trata, Farid (Peter Macdissi), con el que tiene cierta conexión y que se ve enfrentado a sus propios demonios y crisis respecto a su origen musulmán.

Por alguna razón que no está demasiado clara, existe a lo largo de estos primeros episodios de 'Here and Now' la sensación de que lo que HBO quería era su propia 'This is Us' (o 'Parenthood') tamizada por el filtro y colorante sobrenatural que fascina tanto a Alan Ball. Esa consciencia de que hay algo más allá de lo que vemos es uno de los temas habituales del creador y, en esta nueva serie, está bastante presente.

Here And Now

Pero 'Here and Now' es también una historia sobre diversidad en la sociedad actual y en este sentido los padres de los Bayer-Boatwright se muestran insufribles y moralmente superiores. Tanto ellos como también sus hijos, a los que han hecho vivir en cierta burbuja del positivismo y que incluso reprochan a Ramón el ser "blanquito".

Cuando uno tiene un problema la reacción de sus parientes es el mirar por encima del hombro y predicar desde su púlpito pero siempre con un aura del "mirad qué modernos, diversos y tolerantes somos". El ejemplo claro lo tenemos con Ramón, que en cuanto confiesa sus alucinaciones todo el mundo asume que más que algo psicológico es que se está drogando.

Here And Now

Lo peor quizás es el hecho de que como espectador no he logrado empatizar con ninguno de los miembros de la familia Bayer-Boatwrights. Esta falta de conexión viene porque Alan Ball ha construido a esta familia de tal modo que están en un pedestal demasiado alto e inaccesible para nosotros.

La escritura de Alan Ball en la serie tampoco ayuda a entrar en 'Here and Now', ya que no hay nada que logre interesar lo más mínimo. Ni siquiera ese toque sobrenatural consigue elevar un drama frío, lejano y anodino en algo más. Una serie decepcionante con muy poco que salvar más allá del buen hacer de sus actores.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio