Publicidad

'The young ones', Nostalgia TV

'The young ones', Nostalgia TV
11 comentarios

Pongamos en un mismo recipiente cuatro presuntos estudiantes que comparten piso en el norte de Londres, mucha demencia en estado puro que transforma cualquier situación cotidiana en una cadena de disparates, añadamos giros de guion que más que giros son derrapes gamberros lanzados sin pudor y abrámonos al humor más bestia de la tele de los 80. ¿Qué tenemos? ‘The young ones’.

‘The young ones’ fue una magnífica comedia estrenada en 1982 por la BBC, y más tarde emitida en la MTV, y que en España pudimos ver en algunas cadenas autonómicas como ‘Los jóvenes’, ‘Els joves’ y ‘Os Novos’. Hoy, como buen domingo, recuperamos en Nostalgia TV a Rick, Neil, Vyvyan y Mike y volvemos a sumergirnos en el humor sin complejos de una serie tan hilarante como desquiciante que dejó marca entre sus numerosos fans con sólo 12 episodios repartidos en dos temporadas.

‘The young ones’ nació a partir de la necesidad de apartar la comedia de situación del entorno familiar. El caldo de cultivo se llamaba stand-up comedy y la semilla televisiva la habían plantado los responsables de ‘Monty Python’s Flying Circus’ y ‘Not The Nine O’Clock News’, demostrando que era posible llevar a cabo otra forma de hacer televisión, ácida, mordaz y crítica sin perder de vista el objetivo de entretener sin estupidificar.

La serie vio la luz en un momento social impresionante en la historia más reciente de Reino Unido. Eran los años de la generación alternativa, del post-punk, de las protestas sociales, de la ebullición de los jóvenes inconformistas. Y ‘The young ones’ vino a dar un soplo de aire fresco a toda esa corriente, transformando en sátira aparentemente descerebrada la situación que se vivía en la calle. De hecho, ‘The young ones’ fue la primera comedia de situación de la generación alternativa.

‘The young ones’, cuatro supuestos estudiantes

Se suponía que los jóvenes eran estudiantes del Scumbag College (buen nombre para un centro), aunque creo que nunca nadie los vio abrir un libro de texto. La serie se estructuraba, aunque este no sería el mejor verbo que podría emplearse, en torno a la desestructuradísima vida de estudiantes de los cuatro protagonistas y unos cuantos añadidos que pasaban por allí:

Rick, The young ones
Rick, interpretado por Rik Mayall, era un estudiante de Sociología que se consideraba anarquista radical y trotskista, poeta del pueblo y enemigo a ultranza de la política conservadora de la entonces primera ministra Margaret Thatcher. De hecho, Rick era el único personaje con unas tendencias políticas marcadas, pero encerraba enormes incongruencias que daban al personaje un genial toque satírico. Comunista defensor de sus pertenencias, antisistema que no dudaba en escudarse en la Policía para que le defendieran, aspirante a mártir que no soportaba la idea del castigo físico.

Neil, The young ones
Neil, encarnado por Nigel Planer, cursaba Estudios para la paz, y era la caricatura del pacifista hippie vegano, con unos biorritmos tendentes a la depresión que se hundían cada vez que notaba mal karma en el ambiente. O sea, siempre, porque “mal karma” (o “mal rollo”, en la versión doblada) era su frase. Blanco de las burlas de sus compañeros de piso, se encargaba a su manera de las tareas domésticas, incluida la cocina, lo que implicaba que los jóvenes tuvieran siempre para comer lentejas o Corn Flakes. Además, Neil tenía la habilidad de tocar la guitarra sentado en el cuarto de baño.

Vyvyan, The young ones
Vyvyan Basterd, a quien daba vida Adrian Edmondson, era un violento estudiante de Medicina vestido con estética punk cuya máxima obsesión era destruir todo cuanto había a su alrededor con la mayor brutalidad posible. Sus cuatro tachuelas en la frente, sus tres crestas, su cazadora tejana con la inscripción “Very Metal” y sus botas militares lo definían, siendo su hámster, de nombre Brigada Antidisturbios, el único elemento de la serie que lo acercaba a la posibilidad de tener algún tipo de relación social… más allá de perseguir a sus compañeros de piso con una motosierra, por ejemplo.

Mike, The young ones
Mike, interpretado por Cristopher Ryan, era un estudiante de Derecho acostumbrado a sobornar a quien fuera necesario para lograr que se cumplieran sus planes. De ideas conservadoras, él era el verdadero líder del piso de estudiantes, un tipo singular y carismático con fama de ligón al que todos respetaban sin necesidad más que de plantear algún que otro golpe de Estado para autoproclamarse presidente de la casa. Pero, ¿qué era esa nimiedad en medio de la anarquía absoluta que reinaba en aquel absurdo piso de estudiantes?

Finalmente, la familia Balowsky, cuyos desconcertantes miembros eran encarnados por un Alexei Sayle con mil caras, lo mismo podía manifestarse a través de un vampiro, de un asesino, de un espía, del casero que alquilaba su piso a los jóvenes… siempre con un denominador común: los Balowski eran exiliados del régimen de la Unión Soviética que buscaban en Londres una nueva vida.

Por lo demás, para añadir más y más recursos humorísticos, era habitual el uso de marionetas de todo tipo, desde verduras que hablaban pasando por las ratas de la casa hasta llegar al retrete, que en algún momento cobró vida propia. De hecho, varias de las escenas protagonizadas por marionetas recordaban las animaciones de Terry Gilliam para ‘Monty Python’s Flying Circus’, sólo que más pasadas de vueltas.

Vida de estudiantes caricaturizada con saña

De todas formas, la vida en el piso de los cuatro estudiantes era de facto una vida pasada de vueltas. Cualquier situación se complicaba por la especial relación que mantenían tan dispares personajes entre sí, desembocando en una desmadrada comedia de enredo con trasfondo social. Lógicamente hablamos de personajes de caricatura, muy planos, y en eso residía, precisamente, la gracia de las escenas que llenaban la serie.

De cualquier elemento habitual en la realidad social que dibujaba ‘The young ones’ se podía sacar un sketch trenzado con otras mil historias. Eso sí, hablamos de una comedia muy burra, absolutamente desatada en algunos momentos, surrealista en muchas ocasiones, zafia y grosera si se quiere, pero hipnótica y chanante, donde la cuarta pared iba y venía cuando le daba la gana y donde los argumentos podían cambiar de rumbo de forma precipitada, como quien cambia de sketch.

Madness, Hugh Laurie, Motörhead, Emma Thompson…

Heredera de la cultura del stand-up comedy, ‘The young ones’ nos dio actuaciones musicales que cortaban la acción dramática (porque sí) con grupos como Dexy’s Midnight Runners, con ‘Jackie Wilson Said‘, Motörhead, con ‘Ace of spades‘, o Madness, que repitieron aparición cantando ‘The house of fun‘ y ‘Our house‘. También pasaron por la serie montones de personajes episódicos que llevaron a la acción jóvenes actores como Emma Thomson, Stephen Fry o Hugh Laurie, por citar algunos ejemplos:

Sí, Stephen Fry, quien unos años antes había aparecido en la tele as himself en un acontecimiento muy similar al parodiado en esta situación. De eso iba ‘The young ones’: de reírse de todos y de todo sin demasiados miramientos, llevando el humor hasta las últimas consecuencias, rayando en las formas con el mal gusto pero obsequiando con sátira descarnada sin pedir nada a cambio.

La serie supuso un trampolín para todos los actores implicados y, sobre todo, el lanzamiento del guionista Ben Elton, que prácticamente había debutado a sus 21 años con las vivencias de los cuatro estudiantes y que en ‘Alfresco’ repetiría colaboración con varios de los actores que había conocido en la serie, haciéndose cargo del guion de ‘Blackadder‘ junto a Richard Curtis a partir de la segunda temporada de la serie interpretada por Rowan Atkinson, de quien pasaría a ser guionista habitual.

Ficha Técnica: The young ones

The Young Ones, en DVD
  • Título Original: The Young Ones
  • Género: Sitcom satírica
  • Cadena: BBC, MTV
  • Emitida en España: Autonómicas
  • Disponibilidad DVD: Sí

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios