Compartir
Publicidad
Publicidad

'Operación Triunfo': ¿para qué cantan?

'Operación Triunfo': ¿para qué cantan?
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que ‘Operación Triunfo’ cada año se está convirtiendo en el ‘Show de Risto’ no es ningún secreto, y tan sólo hay que ver cómo ha evolucionado el programa desde sus inicios en su etapa Telecinco hasta ahora para comprobarlo. El problema es que, con el programa de ayer, este ansia por crear una polémica innecesaria para el espectador pero polémica necesaria de cara a las cifras de audiencia ya ha sido totalmente exagerada.

No voy a entrar en las valoraciones que Risto hace de los concursantes, porque ya sabemos cuál es el estilo del publicista, pero sí me gustaría hablar de algo que ocurrió en la gala de ayer. Para comenzar, Risto hizo su habitual reivindicación, esta vez para que los cámaras del programa salieran en los créditos y también aprovechó para ajustar cuentas con un profesor de la academia que había sido poco respetuoso con los concursantes y su protegida de la anterior edición, Virginia. Pero la parte álgida de la emisión llegó cuando Risto llegó a acusar al jurado de salvar a un concursante de la nominación porque se lo habían ordenado vía pinganillo.

Pero no fue el único miembro del jurado que ayer decidió dar la nota. Noemí Galera, la “borde oficial” del programa hasta que decidieron ponerle a Risto para que pareciera buena y amable, tuvo sus más y sus menos con el propio Risto (como siempre) y no desaprovechó la oportunidad para criticar el hecho de que el programa se muda, a partir de la semana, a la noche de los martes. Ramoncín no se quedó atrás y no dudó en sacar de plano el portátil que “sutilmente” les ponen en la mesa porque a él “esos señores no le pagan”, y de paso aprovechó para reclamar más reconocimiento para los autores de las canciones. En fin…

Risto es ‘Operación Triunfo’, y Telecinco está encantada con ello. Si echáis un vistazo en la web oficial de la cadena, el titular del día es que Risto se ha metido con uno de los profesores de la academia y después te animan a votar a tu “ristada favorita”. ¿A quién han echado del programa ayer? ¿Quién está nominado? ¿Cómo lo hicieron los concursantes en la gala? Eso da igual. Hace mucho que OT ha dejado de ser un programa musical, todos lo saben y todos lo sabemos, pero la audiencia sigue ahí con casi 3 millones de espectadores y 21,3% de share en la gala de ayer, así que no creo que ninguno de los responsables del programa estén preocupados por ello.

Entre todas estas polémicas, al final, lo que menos importa son las actuaciones. Yo no soy jurado de nada, sino una simple espectadora, pero desde aquí y como está de moda, también voy a hacer una reivindicación: que se eliminen las canciones de las galas y dejen sólo a Risto de jurado, criticando a diestro y siniestro a cualquiera que se le pueda ocurrir. De esta forma nos ahorraríamos sufrir algunos destrozos que los concursantes hacen de algunos clásicos o la cantidad de vídeos con los concursantes probando y de paso promocionando nuevos productos, y además seguramente no tendríamos que aguantar hasta la una de la mañana para que acabe el programa. Hay que ver cuánto tenemos que aprender, en todos los sentidos, del ‘American Idol’ americano…

En ¡Vaya Tele! | Risto Mejide es la verdadera estrella

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos