De eterna secundaria rara a protagonista con 'The White Lotus': Jennifer Coolidge, la actriz "antiHollywood" que ya protagoniza su propia 'Pretty Woman'
Actores y actrices

De eterna secundaria rara a protagonista con 'The White Lotus': Jennifer Coolidge, la actriz "antiHollywood" que ya protagoniza su propia 'Pretty Woman'

La misma personalidad irreverente de Tanya McQuoid ('The White Lotus') es un rasgo que parece haber hecho alzarse a la actriz Jennifer Coolidge como una referente detrás de las cámaras años después de ser la eterna secundaria en multitud de películas y series de televisión.

Cara conocida por interpretar a Paulette, la mejor amiga de Elle Woods en la saga 'Una rubia muy legal', que lanzará una tercera entrega próximamente, o por ponerse en la piel de la madre de Stifler en 'American Pie', Coolidge ha pasado a ser en los últimos dos años una robaescenas profesional en la vida real gracias, en parte, al personaje que brilló en la temporada 1 de 'The White Lotus', la serie de HBO Max, y que repite aventura en la segunda entrega de la ficción ambientada en Italia.

Tanya McQuoid-Hunt es, probablemente, el mayor enigma que contiene 'The White Lotus', consiguiendo dar incluso de lado a la trama de misterio y thriller que ha acompañado hasta el momento a las dos temporadas de esta ficción. Desde que buscase liberarse del lazo que la ataba a su madre en la primera entrega de la serie, el público espera impaciente que el personaje que encarna Jennifer Coolidge encuentre su lugar en el mundo, con esa sátira como telón de fondo y el cariz marciano de todo lo que se vive en la cadena hotelera de 'The White Lotus'.

El personaje, a pesar de ser egoísta en muchos puntos —con Belinda Lindsey, la manager del spa de la primera temporada interpretada por la actriz y escritora Natasha Rothwell, o con su propia asistente en los capítulos más recientes, Portia, a la que da vida la actriz Haley Lu Richardson— e indescifrable en muchos otros momentos de la trama, ha conseguido lo que el resto de huéspedes privilegiados de la serie no han logrado: trascender. De una manera única, además, con la que se ha convertido en la robaescenas oficial de la serie, con permiso de Sydney Sweeney en la primera temporada.

"Tanya es un personaje tan divertido de escribir y trabajar con Jennifer es una de las mejores experiencias de esta serie y de mi carrera. Definitivamente estoy abierto a seguir [trabajando] con Jennifer Coolidge, si HBO nos permite continuar con la serie en general", ha expresado el creador, director y guionista de la serie, Mike White.

De hecho, tal y como ha revelado en entrevistas anteriores la propia actriz, White pensó directamente en ella cuando creó el personaje de la millonaria Tanya McQuoid-Hunt. "Interpretó a mi interés amoroso en una película, como hace 12 años, titulada 'Gentlement Broncos', así que nos conocemos. Él ha intentado escribir algunas cosas para mí, incluso intentó vender un show para HBO sobre otro personaje", contó Coolidge en una entrevista en la que también apuntó que estuvo a punto de rechazar en el último minuto hacer la serie por el hecho de que el rodaje comenzaba en plena pandemia de covid, tras el confinamiento domiciliario, y Coolidge había estado comiendo pizza y helado durante "ocho meses, literalmente", según sus propias palabras.

"No estaba en buena forma ni bien mentalmente porque pensaba cada día que íbamos a morir. No veía un final a esto", expresó en ese sentido, por lo que el miedo a volver a posicionarse ante una cámara estaba ahí. "Si hubiera sido una obra de teatro, habría sido capaz de gestionarlo, pero era ante una cámara y solo quería escabullirme, aunque fuera una interpretación brillante", agregó la actriz.

Jennifer Coolidge en The White Lotus

Su forma de habitar la segunda temporada de 'The White Lotus' ha sido radicalmente opuesta, cumpliendo incluso el sueño de elegir qué quería ser en unas vacaciones a la italiana. White, que mantuvo a Coolidge como lazo de unión entre las dos temporadas de esta serie antológica, ha hecho posible también el artificio. "Si fuésemos a Italia, ¿qué te gustaría hacer?", le preguntó en un momento dado.

La respuesta viene acompañada de una vespa, como el modelo al que se sube con el look rosa Tanya en el capítulo dos antes de que su marido, Greg, se vaya de Italia en un viaje de negocios sospechoso.

La protagonista que no pertenece a la ópera

'The White Lotus' ha servido para desplegar una tarima ante una mujer que parece, a ciertos momentos, desdoblarse entre dos mundos como Jennifer Coolidge y como Tanya McQuoid-Hunt.

Tradicionalmente apartada al papel de secundaria rara, en los últimos tiempos la actriz se ha convertido en una protagonista inesperada, que reúne en parte cierta manera de ser que no pega nada con cómo se antoja que hay que moverse Hollywood, y además de la serie de White protagoniza también la serie 'Vigilante' cocreada por Ryan Murphy para Netflix.

En esta fase en la que Coolidge parece haberse granjeado por fin el ser "validada" por Hollywood, se da la paradoja de unas escenas magistrales como las de Tanya en la ópera durante el capítulo 5 de 'The White Lotus'.

Entrando al teatro de Palermo donde se va a ver el espectáculo ataviada con un vestido capucha como si de Kylie Minogue se tratara, Tanya McQuoid y, por ende, la actriz que hay detrás del personaje muta como ya lo hiciera Julia Robberts en 'Pretty Woman', convirtiéndose en la protagonista digna con el espectador ya a su favor. La escena en la que Tanya se pone a saludar a la reina de Sicilia de una forma irreverente podría ser perfectamente equivalente a ese "casi me meo de gusto en las bragas" que suelta Vivian a la mujer que le pregunta si le ha gustado la ópera en la película de Garry Marshall.

Jennifer Coolidge White Lotus

También es adictivo ver cómo Coolidge desafía a Hollywood desde dentro con ciertos momentos naturales que, de ser otra celebridad, más de un publicista vería con ojos dudosos. En septiembre de este 2022, cuando Jennifer Coolidge subió al escenario para recoger su premio Emmy a mejor actriz secundaria en la categoría de miniserie o serie antológica, su discurso fue casi hipnótico y reflejó el comportamiento fuera de lo encorsetado que brilla por su ausencia en estas ocasiones.

Con solo un "hola" ya tenía al público en el bolsillo por su tono de hablar. Poco después desveló que se había dado un baño de lavanda para poderse poner el vestido que lucía en la gala y, al final, fue sorprendida por el típico hilo musical que pide a los ganadores abreviar cuando reciben un premio, por lo que decidió tirar por lo sano: bailar. "Esto pasa una vez en la vida", dijo instantes antes. Entre el público, se pudo ver al propio Mike White reírse con Coolidge.

 

Además, como su personaje en 'The White Lotus', Coolidge demuestra en muchos momentos no solo tener y saber hacer humor, sino moverse perfectamente como un animal escénico en las conversaciones íntimas, como bien refleja la entrevista de la actriz para People sobre la belleza normativa y los cánones de belleza (podéis verlo arriba). Si Tanya brinda en 'The White Lotus' por "vivir por la belleza", en la vida real Jennifer Coolidge brinda incluso teorías sobre lo aburrido de las personas más bellas.

Temas
Inicio