Compartir
Publicidad

El estado de las cadenas españolas: Antena 3, blancura con manchas

El estado de las cadenas españolas: Antena 3, blancura con manchas
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hay una televisión que ha cambiado de estrategia en los últimos años es Antena 3. La cadena, nacida en los años 90, ha recurrido a varias tácticas televisivas con el fin de alcanzar el mismo objetivo: tener el beneplácito de la mayoría de la audiencia. No siempre lo ha conseguido, ya que durante algunos años Antena 3 se ha caracterizado por estar a la sombra de su gran competidora, Telecinco, algo que ha marcado la programación que esta nos ha terminado ofreciendo en la pequeña pantalla.

Así se han sucedido los programas de corte similar, que sin embargo no han tenido el mismo recibimiento por parte de la audiencia y han terminado cediendo en favor de la competencia, lo que ha obligado a cambiar de rumbo con el paso de los años, intentando adaptar su programación a lo que la audiencia demandaba en cada momento. Varios intentos después, en la actualidad Antena 3 ha encontrado su hueco al ofrecerse como una cadena blanca, un escaparate con el que parece que por fin ha logrado distanciarse del resto de cadenas en cuestión de imagen, aunque todavía le queda algo de camino por recorrer para obtener el deseado y rotundo liderato en audiencias.

Atrás quedaron, por ejemplo, los programas del corazón, principal punto a través del cual Antena 3 competía con Telecinco (en cuestión de contenidos que tratar en los mismos). En la actualidad, estos espacios han sido eliminados por completo de toda su parrilla, en la que tampoco aparecen los realitys después de que en el pasado la cadena tropezara con la emisión de algunos de ellos cuando se sucedían sus temporadas. Nunca le vino bien a Antena 3 quedar por detrás de lo que ofrecía Telecinco, por lo que el cambio de rumbo dado recientemente ha sido de lo más coherente, una decisión beneficiosa hoy en día en cuestión de imagen y también de audiencias.

La cadena blanca

La fragmentación de los espectadores dada con la TDT ha ocasionado que las principales cadenas no consigan hacer las cifras de antaño, quedándose muy lejos del logro de la media del 20% de share. Por eso, el liderazgo se mueve hoy en día en cifras que se encuentran en más de 6 puntos por debajo de esa marca, un dato al que Antena 3 se acerca gracias a una programación que se ha asentado en las franjas de mañana y tarde. Esto lo ha conseguido a través de concursos, seriales para la franja de la sobremesa y espacios como 'Espejo público' (el único programa de Antena 3, al margen de los informativos, que emite contenidos similares al de su inmediato competidor).

Deteniéndonos en el magacine de Susana Griso podríamos encontrar una de las manchas de la proclamada blancura, sobre todo en las ocasiones en la que la competencia con 'El programa de Ana Rosa' hace que los sucesos más morbosos sean explotados, a veces sin escrúpulos, dejando a un lado la imagen sana que pretende mostrar el resto de programación. Quizá sean estas ocasiones en las que mejor podamos ver la naturaleza de una televisión, independientemente de la estrategia a seguir y cuando lo que prima es mantener al mayor número de espectadores posibles pegados a la pantalla.

Dejando a un lado la fortaleza de sus programas durante el día, la cadena muestra mayores debilidades en su franja noctura, que varía dependiendo de la oferta que ofrece en cada jornada. 'El hormiguero' se mantiene como uno de los espacios más vistos del día, aunque su share difícilmente consigue superar la media de la cadena, lo que le convierte en un producto destinado a mantener esa imagen de blancura que tanto le interesa ofrecer hoy en día a Antena 3. Esto es debido en parte a la cantidad de personajes famosos que el programa de Pablo Motos ha conseguido reunir en su aventura, que consigue establecer un vínculo especial entre los espectadores y la cadena.

El hormiguero

Podríamos destacar 'El hormiguero' como uno de los ejemplos que mostraría cómo quiere ser vista Antena 3 por los espectadores, una imagen que también han ofrecido otros programas como 'Tu cara me suena' o 'Splash! Famosos al agua', aunque no todos con el mismo resultado por parte de la audiencia. Son formatos en los que podemos observar el tipo de televisión por el que se quiere decantar Antena 3: espacios de entretenimiento para toda la familia en los que el morbo está reducido a su mínima expresión y donde lo que prima es la diversión sana.

Lucha por el liderato

Como decíamos, esta táctica, y gracias a que las audiencias se han fragmentado, ha permitido que Antena 3 encuentre una vía firme para volver a pelear por ser la cadena líder en España, algo que ha conseguido en un par de ocasiones en lo que llevamos de 2013 (y una de ellas empatada con Telecinco). Aún así, la cadena de Mediaset sigue ganándole batallas, sobre todo a la hora de emitir programas del mismo corte donde Telecinco sale ganando (un buen ejemplo sería analizar lo ocurrido con 'Splash! Famosos al agua' y '¡Mira quién salta!' o 'El Número Uno' y 'La voz', programas similares que no han tenido la misma suerte en televisión).

Esa es la razón por la que la cadena necesita urgentemente espacios en prime time que logren dar un golpe sobre la mesa, ofreciendo la posibilidad de ser explotados durante toda la temporada (algo que sucede con 'Tu cara me suena' pero solo durante las trece semanas que está en emisión). Este es el punto donde más flaquea Antena 3 actualmente, que muestra que todavía gran parte de la audiencia se decanta por una televisión menos blanca. La mejoría de estas sombras le harían convertirse en una televisión con la solidez necesaria en todas sus franjas para resultar la opción preferida por los espectadores.

Gran Hotel

En el camino hacia la seriedad, Antena 3 todavía necesita limar algunos detalles, como los cambios que realiza en algunas de sus ficciones cuando estas no funcionan como se esperaba y que en los últimos meses ha llevado a modificar la emisión de algunas de las temporadas de sus series estrella, como 'El barco' o 'Gran Hotel'. Todos los detalles deben cuidarse, sobre todo si presumes de ser una cadena respetuosa con la audiencia.

Un futuro con posibilidades

Pese a los cambios sufridos, Antena 3 sigue siendo una de las cadenas fuertes de nuestro panorama televisivo, capaz de ofrecer una ficción de calidad y una batería de programas que se van renovando si estos no funcionan como se espera. Quizá ahí pueda encontrarse uno de los aspectos más atractivos de Antena 3, ya que muestra una gran capacidad para renovarse y mostrar nuevos espacios que pueden terminar dando la sorpresa.

La evolución de la audiencia y su fragmentación final determinará en qué lugar consigue asentarse Antena 3, que suponemos que seguirá con esa imagen de cadena blanca de la que tanto presume hoy en día. Sin embargo no podemos olvidar su pasado ni el hecho que la cadena haya llegado a blanquearse después de probar suerte con tácticas muy parecidas a las que tanto quiere alejarse en la actualidad. Este proceso ha derivado a que Antena 3 recurra a la blancura como táctica de negocio, pero solo cuando ha observado que había una audiencia potencial buscando entretenimiento alejado del morbo.

En ¡Vaya tele! | El estado de las cadenas españolas: La 1, bajo los designios del poder

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos