Publicidad

'21: Blackjack', una mala mano

'21: Blackjack', una mala mano
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

'21: Blackjack' las tiene todas en contra. Para empezar su argumento no tira hacia films tan conocidos como 'El Rey del Juego' y similares, sino más bien hacia otro tipo de películas en los que se narra la típica historia de chaval universitario superdotado para otro tipo de cosas, y como el pobre no tiene un duro para pagar unos buenos estudios, pues decide aprovechar la oportunidad de ganar un dinerillo extra que le vendrá muy bien. Se verá inmerso en un mundo nuevo para él, y totalmente atrayente (dinero, sexo, esas cosillas), que le hará replantearse su vida.

Que conste que el haber tirado por ahí no indica que sea malo, pero en vez de hacer algo decente, aunque fuera con un material tan pobre, no se han preocupado de absolutamente nada, y han terminado realizando el típico film con moralina repelente, que encima se sirve del que probablemente sea el juego más aburrido en el mundo de los naipes (a algunos les tenían que dar unas buenas clases de mus, a ver si se deciden a hacer una película alrededor de tan vicioso juego), todo adornado de mucho lujo, pero con una dirección penosa, interpretaciones ridículas, guión inexistente, y encima casi dos horas de soberano aburrimiento.

La historia de '21: Blackjack' está inspirada en supuestos hechos reales, lo cual hace que mucha gente se la tome como si fuera la leche en vinagre, y otros, pues huyen de los cines como alma que lleva el diablo. A algunos nos da exactamente igual, porque el cine, esté basado en algo real o algo fantasioso, es siempre ficción. En el film tenemos a unos de esos jóvenes brillantes con futuro muy prometedor. Pero claro, el futuro sólo es válido para la gente con pasta, y nuestro joven protagonista no la tiene. Gracias a su talento será reclutado por uno de sus profesores para irse a Las Vegas a contar cartas y ganar mucho dinero, Hará nuevos amigos, se ligará a la chica de la película, y se meterá en muy pocos problemas.

Hay que reconocer que la película no tiene un mal inicio, incluso hasta está dotada de cierto ritmo con el que avanza sin complejos una trama sencilla. A los pocos minutos, la cosa empeora de forma vergonzosa y ya no levanta el vuelo jamás. Después de la lógica presentación de personajes, los centrales, poco interesantes, y los secundarios, muchos más interesantes, el film entra en un bucle de sí mismo, cayendo en la reiteración más escandalosa, sin aportar ni desarrollar nada de lo ya visto. La división de los dos mundos a los que pertenece el protagonista no seduce lo suficiente, uno por acelerado, y el otro por escaso. En uno apenas un par de partidas de cartas, filmadas sin ninguna pasión (como el resto de la película), y en el otro, un par de amigos raros, tirando a frikis, para que sea algo totalmente opuesto, y punto.

23550.jpg
En cuanto a los actores no hay mucho que decir. Jim Sturgess pone muy bien la cara de pardillo, tal vez porque la tiene, y lo cierto es que cuando le toca la parte de ingenuo, pues no hay ninguna queja. Sin embargo, y por culpa de un guión verdaderamente malo, la transformación del personaje, su evolución, no está bien desarrollada, es demasiado brusca, y de la noche a la mañana se convierte en el tío más listo del mundo (algo que nada tiene que ver con ser inteligente o culto), y es capaz de burlar a los perros viejos de la función. Tanto Kevin Spacey, uno de los productores de la película, como Laurence Fishburne, están muy desaprovechados. Ambos personajes, que se tienen un odio mutuo, se quedan en la superficie, y el supuesto duelo que podría haber entre los dos se queda en nada. Además, ver en la parte final del film a Spacey disfrazado con un sombrero, es algo poco menos que bochornoso. Respecto al resto del elenco, apenas se hacen notar. Kate Bosworth es muy mona, pero nada más. Aaron Yoo simula estar dando vida a un hermano gemelo de su personaje en la también lamentable 'Disturbia'. Josh Gad y Sam Golzari dan vida a los mejores amigos del protagonista, y en ellos se encuentra lo poco bueno del film, por ser dos personajes muy creíbles, aunque el giro final que hay con ellos es de lo más forzado. Por cierto ¿por qué ahora existe esa maldita moda del giro final sorprendente en muchas películas? La mayoría de las veces se lo sacan de la manga y terminan estropeando la película. Una mala película que confirma que Robert Luketic debería dedicarse a otra cosa (se encargó en su momento de tonterías como 'La Madre del Novio'), pues aquí no filma ni con un mínimo de calidad, ni siquiera las escenas que tienen lugar en los casinos de la ciudad del juego por excelencia. Y ya no hablemos de dotar de sobriedad al conjunto; hubiera ganado en seriedad, ya que la película presume de ser seria, pero ha preferido rodar con tics muy televisivos, falsamente modernos y destinado todo a un público juvenil al que trata como tontos. Y es que '21: Blackjack' termina por fracasar en su intento de ser un film con mensaje, y también en el de ser un mero entretenimiento. Se queda a medio camino de ambas cosas, y el medio es la nada más absoluta.

Más críticas de '21: Blackjack' en Blogdecine:

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir