Compartir
Publicidad

'Berlin Express', gran ejercicio de suspense de Jacques Tourneur

'Berlin Express', gran ejercicio de suspense de Jacques Tourneur
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después del suplicio que significa visionar 'Alatriste' tenía que refugiarme rápidamente en otro tipo de cine, y qué mejor que una película de Jacques Tourneur, una de las que me faltaban. Por poco mejor que fuera ya me daría por satisfecho, asi que en compañía de mis buenos amigos Rubén y Jaime decidimos hacernos una de esas sesiones cinéfilas nocturnas que todas las semanas, y desde hace muchos años ya, hacemos los lunes por la noche. Tourneur es sin lugar a dudas uno de los grandes, con indiscutibles clásicos como 'Retorno al Pasado', 'La Noche del Demonio', 'La Mujer Pantera' o 'La Mujer Pirata'. Con grandes dotes para la narración, era capaz de contar muchas cosas en menos de hora y media y hacerlo estupendamente sin dejarse nada en el tintero.

Como nada se deja en el argumento escrito para lo ocasión por Harold Medford basándose en una historia de Curt Siodmak, hermano del gran Robert. 'Berlin Express' narra una laberíntica historia de varios personajes de distintas nacionalidades intentando averiguar quién quiere matar a un importante hombre que lucha por la Paz Mundial en el Berlín de la postguerra. Todos son sospechosos, todos ocultan algo, todos tienen distintas ideologías, pero quizá algo les una. Uno de los aciertos de la película es el enfrentar distintos modos de pensar personificados en varios personajes de distintas nacionalidades y que se unen para un fin común. Algo que hoy día daría risa y serviría para que muchos alborotadores defensores de una única Verdad alzasen sus voces escandalizados. Tourneur tiene el exquisito gusto y la sutileza suficiente como para tratar bien ese aspecto de la historia sin que resulte chirriante, logrando además que sea enormemente creíble.

Para ello se ayuda de un guión perfectamente construído donde todas las piezas encajan como un mecanismo de relojería. El argumento avanza sorpresa tras sorpresa, y ninguna de ellas previsible, algo realmente difícil de hacer. En ese aspecto la utilización del suspense es ejemplar dosificándolo en pequeñas dosis, dando datos poco a poco al asombrado espectador. Lo cierto es que se agradece que una película te tenga enganchado argumentalmente cómo pocas lo hacen.

La puesta en escena de Tourneur es prodigiosa, con una utilización del blanco y negro gloriosa, como mandan los cánones en un buen thriller clásico. Hay pocas escenas de acción, y las que hay son concisas y claras. Al respecto habría que citar toda la parte final, cuando el misterio se descubre (y me refiero al espectador, no a los personajes), escena derivada de cierto detalle argumental que yo encuentro un poco cogido por los pelos, y que para mí sería el único fallo que se le puede echar en cara a esta maravilla de película. También citar en la escenas de suspenese que hay cierta influencia hitchockiana, sobre todo en las desarrolladas en un tren, en las que el suspense llega a muy altos niveles.

La relación entre todos los personajes está excelentemente mostrada y absolutamente todos tienen sus matices, algo increíble por magnífico ya que hablamos de una película que dura menos de hora y media. También todos están bien interpretados, destacando algunos más que otros. Merle Oberon, actriz muy de moda en los años 30 y 40, está simplemente correcta en un personaje que se nota es de relleno, y porque tiene que haber un personaje femenino, punto. Paul Lukas interpretando al que es el eje central de la historia está estupendo, como solían estarlo los secundarios de su generación. Y de chico de la película, Robert Ryan, con el que quizá sea el personaje masculino menos interesante, pero con el que Ryan cumple a la perfección su papel de héroe.

Una película magnífica, sólo un pelín por debajo de los grandes trabajos de Tourneur, pero igual de satisfactoria y un ejemplo claro de lo que el Cine americano era capaz de dar en aquellos años, grandes films dirigidos por directores europeos que, cómo en el caso de Tourneur, realizaron algunas de sus mejores obras en los USA.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos