'Cruel Summer': la nostalgia de los 90 se consolida en un retorcido thriller adolescente de Amazon, elevado por su ingeniosa estructura temporal
Críticas

'Cruel Summer': la nostalgia de los 90 se consolida en un retorcido thriller adolescente de Amazon, elevado por su ingeniosa estructura temporal

HOY SE HABLA DE

Estamos en una etapa de revival de los 90 sin cuartel. Tras la fenomenal trilogía de Netflix 'La calle del terror' (Fear Street, 2021) ahora llega a Amazon Prime Video la interesante mirada al thriller adolescente 'Cruel Summer', una clásica telenovela de instituto con trama criminal que se ambienta hace 30 años, recuperando la etapa con los looks, vestuario y, sobre todo, música de la época.

Sus 10 episodios son autoconclusivos, la historia que cuenta al menos, pero se estaría preparando una segunda temporada que no se ha aclarado si repetiría personajes o funcionaría en clave antología, lo que tendría sentido tal y como acaba la serie. Lo que la hace diferente a otras del mismo pelaje es su dispositivo narrativo diferente y potencialmente desconcertante: cada episodio de 'Cruel Summer' tiene lugar en una sola fecha en 1993, 1994 y 1995 simultáneamente. De escena en escena, la historia se desplaza en unidades de un año.

La distribución temporal de la serie es como la de 'Mujercitas' de Greta Gerwig, pero con tres marcos de tiempo paralelos en lugar de dos, oscilando rápidamente entre ellos en cada episodio, a medida que avanza, con uno o dos años de diferencia, arroja pistas sobre sus misterios. En el centro de todo está Jeanette (Chiara Aurelia), una chica tímida con aparato dental que conocimos por primera vez en su decimoquinto cumpleaños, a la que vemos transformada en una adolescente muy transformada un año después, y una devastada joven bajo sospecha de la policía el año siguiente.

Comportamiento perturbado

En el otro lado de la balanza está Kate (Olivia Holt), la clásica barbie guapa y popular en el instituto, quien es secuestrada y desaparecida en 1994, y lidia con las consecuencias psicológicas de esto en el siguiente. Cada episodio tiene un punto de vista diferente, si el primer episodio se mira a través de Jeanette el siguiente por los ojos de Kate, a veces se repiten escenas desde diferentes perspectivas, como si estuviéramos en 'Rashomon', y se van llenando espacios en blanco y uniéndose puntos que parecían inconexos.

Es imposible no sentir una curiosidad malsana por saber qué sucedió exactamente para que Jeanette, envidiosa de Kate al principio, se transforme en una chica igual de popular y qué tiene eso que ver con la terrible experiencia de Kate. Un escenario que el creador de la serie Bert V. Royal, (trabajando junto a Jessica Biel como productora) utiliza para tirar algunos cohetes de distracción centrando algunas subtramas sobrecargadas en los personajes que las rodean, incluidos amigos y padres, cuyas relaciones se mezclan de manera vertiginosa también de año en año.

Cuando mejor funciona 'Cruel Summer' es cuando explora la evolución de Jeanette, que, gracias a la gran interpretación de Aurelia, parece un personaje casi completamente diferente en cada uno de los años, y dentro de su coartada de drama criminal adolescente hace una deconstrucción de los arquetipos de instituto, desde las "mean girls" a la chica inocente y nerd, desafiando los tropos, hacia un retrato modernizado de la adolescencia en el que los roles se invierten y la chica nerd no es tan inocente. Aunque hay temás más turbios que son puestos a examen.

Cruel

Una novela juvenil exquisitamente siniestra

El amor con diferencia de edad con 15 años, la violencia de género o, sobre todo, el grooming, son vistos desde una perspectiva nada frívola y en algunos momentos tenemos la sensación de estar viendo un thriller mucho más maduro de lo que se puede permitir un producto que no deja de tener un público adolescente. Es como si 'Pretty Little Liars' o 'Riverdale' se hicieran mayores, con lo que la experiencia de Biel en 'The Sinner' hace entender por qué este proyecto le ha llamado la atención.

Y esto es curioso porque en términos de diálogo, dirección, actuación y valores de producción, 'Cruel Summer' no se diferencia de un programa del canal CW, pero sus temas y su inusual técnica de narración le dan un toque de interés especial que va más allá de su coartada de nostalgia de piercings en el ombligo, camisas de franela y The Cranberries. Esto no quiere decir que no haya todo un jukebox de buena música, a veces con versiones, y muy a menudo con un uso excelente de las canciones, especialmente en el episodio final.

Cruel Summer 061621

'Cruel Summer' hace honor a su nombre usando el verano como clima ideal para su thriller retorcido, capaz de mantener su atención con la duda de quién está diciendo la verdad sin tomar rutas obvias o pisar terrenos muy gastado. Un entretenimiento inteligente, original y con alma de pulp teenager al que no le hubiera venido mal limar algunas historias de personajes secundarios para dejarlo en 8 episodios, pero que al menos es consciente de su naturaleza y no intenta dramatizar temas bastante delicados resolviendo su difícil rompecabezas con un desenlace a la altura y una coda final exquisitamente siniestra.

Temas
Inicio