'Dexter: New Blood' conserva la esencia de la serie con un intrigante pero descuidado regreso
Críticas

'Dexter: New Blood' conserva la esencia de la serie con un intrigante pero descuidado regreso

El oscuro pasajero ha vuelto. Ocho años después de despedirnos de Dexter Morgan, el psicópata creado por Jeff Lindsay regresa a televisión con 'Dexter: New Blood'. Una miniserie/temporada 9 que prometía el resarcir el mal sabor de boca que nos dejó el final de la serie original. ¿Lo conseguirá?, de momento y visto el primer episodio (que estrena hoy Movistar+), permitidme que me muestre escéptico al respecto.

No por el hecho de que la serie esté mejor o peor hecha —que ya llegaremos a eso—, sino por ese bagaje que llevan todas las ficciones que regresan con una secuela tardía. Una mochila cargada de expectativas y de croquis para intentar demostrar que este regreso mereciese la pena y convenciese tanto al fan acérrimo como al más desencantado. Y, si de paso captan nuevos espectadores, bienvenidos sean.

Esa intención de agradar a todo el mundo hace que no esté clara la razón de ser de 'Dexter: New Blood' y eso se traslada al guion a menudo. Por poner un ejemplo, esos falsos momentos de tensión con los que la serie ha jugado siempre —Dexter acercándose sigilosamente a alguien con un machete y se nos desvela que es para ayudar a cortar mejor algo— quedan más como una parodia de sí mismos que como un guiño. Porque espero que los usen de guiño.

Por cierto, a partir de aquí, leves spoilers del comienzo de la serie.

La incruenta vida de Jim

Como guionista, Clyde Phillips despliega eficientemente la historia: el personaje de Michael C. Hall vive en un pequeño pueblo forestal, se hace llamar Jim Lindsay y tiene una novia policía. Lleva diez años sin matar y, de hecho, la ausencia de la característica voz en off asevera esa idea de nueva vida. Lo que no quiere decir que no tenga fantasmas del pasado, que de hecho seguirá viendo a su hermana Debra (Jennifer Carpenter) como su actual Pepito Grillo.

Las ocho temporadas de 'Dexter' se han construido en torno a los dilemas morales del protagonista. No solo el hecho de hacer vida normal, ser feliz con mujer e hijos intentando ocultarles su oscuro secreto sino, además, el cumplir pulcramente el código de Harry y, en caso de que sus ganas de matar sean irremediables, asegurarse que la víctima sea alguna escoria que se ha librado del sistema.

Así que nos encontramos con estos nuevos episodios con una cuestión de cuándo y cómo volveremos a ver la cara asesina de Dexter. A mi juicio ese momento es quizás demasiado pronto y demasiado impulsivo para lo que podríamos suponer del personaje al que hemos acompañado durante tanto tiempo.

No podemos negar que todo apunta a que 'Dexter: New Blood' va a ser completamente fiel a su esencia. Ya en esta hora inaugural se ve que vamos a tener esos ingredientes clásicos de la fórmula: hay una pista de un posible asesino bajo el radar (las desapariciones que vemos en comisaría), la investigación llevada por tus propios amigos (en este caso novia), esos toques de humor y otros aderezos por ahí y por aquí.

Fiel pero poco elegante

Dexter New Blood 2 Scaled

Todo está ahí, pero le falta algo de elegancia. Mismamente la sustitución de una secuencia de créditos tan icónica como la de la serie por un cartel que parece improvisado, indica cierto descuido en los detalles. Y son esos detalles los que marcan la diferencia.

Lo que sí que podemos afirmar es que el regreso de Phillips, autor de las que podemos argüir son las mejores temporadas de la serie, se nota en que este nuevo universo está muy bien introducido y desarrollado. Enseguida tenemos una clara idea de por dónde nos movemos y cómo ha sido la vida de Dexter en estos poco más de dos años que lleva en Iron Lake.

Sí, quedan cuestiones en el tintero sobre cómo ha sido su vida antes de llegar ahí, pero esas pasan a un plano completamente secundario cuando lo prioritario es el construir este nuevo mundo.

En definitiva, 'Dexter: New Blood' retoma con algo menos de solidez de lo que nos hubiera gustado las andanzas del psicópata. La otrora gran serie de Showtime (definitivamente una de las que puso en el mapa a la cadena de cable) regresa proporcionando una buena dosis de intriga y pidiendo algo de paciencia. Veremos si merece la pena.

Temas
Inicio