Compartir
Publicidad
'Hierro': un solvente thriller de Movistar que sabe sacar partido al entorno canario
Críticas

'Hierro': un solvente thriller de Movistar que sabe sacar partido al entorno canario

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

El pasado 7 de junio se estrenaba ‘Hierro’, un thriller inicialmente previsto para ser emitido en laSexta pero que fue finalmente cancelado por Atresmedia. Tiempo después acudieron al rescate Movistar+ y la cadena francesa ARTE y el proyecto salió finalmente adelante sin mayores complicaciones. Ocho episodios para investigar el misterioso asesinado de un joven la noche anterior a su boda.

Por mi parte no era una serie que me despertase especial interés, ya que sobre el papel hemos visto ya demasiadas series y películas con una temática similar y ‘Hierro’ no parecía tener nada especial que aportar. Una vez vista entera he de decir que algo equivocado sí que estaba, ya que es un solvente thriller elevado por saber sacar partido al hecho de estar situado en una isla canaria.

A partir de aquí encontraréis algunos spoilers de la serie.

La importancia de la zona

Imagen Hierro

En cierta manera podría decirse que toda la investigación de ‘Hierro’ está dividida en dos partes bien diferenciadas, una en la que juegan con la incógnita de quién está realmente detrás de lo sucedido y otra en la que se aumenta la sensación de urgencia al ver el culpable que no va a ser tan sencillo salirse con la suya.

En esa primera parte se establece de forma bastante efectiva que todas las miradas se fijen en una persona en concreto para al mismo tiempo ir marcando las diferentes costumbres de la zona con motivo de la llegada de una nueva jueza. Aquí la tensión es bastante menor en comparativa a ir asentando a los personajes principales interpretados por Candela Peña, en su primer papel protagonista en una serie de televisión, y Darío Grandinetti, elevándose de forma notable el interés cuando ambos comparten escena.

Protagonistas Hierro

Sí que en paralelo vamos viendo avances en la investigación, pero es algo que queda hasta cierto punto en un segundo plano. No hay pistas definitivas por mucho que allí todos se conozcan y las únicas relaciones posibles sean la de ser amigos o enemigos. Ese microcosmos es lo que ayuda a diferenciarla de otras producciones similares sin que eso suponga poner especial hincapié en su elemento más costumbrista.

De hecho, en ‘Hierro’ parece interesar más el modo de vida de la zona que las gentes que lo habitan, un aspecto clave por el que se va pasando por diferentes etapas del caso y que incluso ayuda a potenciar el suspense por encima de sus virtudes reales sobre el papel. La isla resulta esencial en una serie que sería muy distinta de haberse ambientado en Madrid o Barcelona y eso es algo que se asimila en todo momento en lugar de ser un simple adorno.

Además, ‘Hierro’ sabe dotar de un encanto adicional al relato a través no solamente de esas costumbres -anda que no mencionan una y otra vez la importancia de La Bajada-, pues el propio acento de los actores y su forma de ver las cosas resulta de lo más refrescante.

‘Hierro’, una serie eficaz

Grandinetti

Una vez conseguido todo eso toca dar un paso adelante en términos argumentales y que el thriller pase a primera línea. Ahí tengo alguna pega más, sobre todo cuando el personaje interpretado por Peña empieza a mostrar su lado más emocional, un arma razonable para intentar conectar más con el espectador -hasta entonces eso casi parecía limitarse a las simpáticas charlas con el pizzero que luego son dejadas totalmente de lado- pero que por momentos resulta un tanto errática.

Dejando ese detalle a un lado, ‘Hierro’ gana entonces en intensidad a cambio de perder parte de ese encanto. Es un peaje obligatorio, pero para entonces uno ya se ha familiarizado con los personajes, tanto los protagonistas como los secundarios con cierto peso, posibilitando una implicación en el devenir de los hechos. Puede que todo se complique un poco más de la cuenta con la presencia de una, eso sí, amenazante Antonia San Juan, pero no deja de ser una forma de atar todos los cabos.

Al final todo tiende a resultar algo más convencional en la resolución, pero no deja de ser un cierre coherente con todo lo visto hasta entonces. Puede que ‘Hierro’ no sea una gran serie, pero sí que tiene las suficientes virtudes para sentarte ante el televisor y que no te importe ver otro episodio más hasta que ya te hayas ventilado los ocho.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio