Compartir
Publicidad
Publicidad

'La Niebla' ('The Mist'), el bosque de Frank Darabont

'La Niebla' ('The Mist'), el bosque de Frank Darabont
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace casi cuatro meses, se estrenaba en España, a bombo y platillo, 'Monstruoso' ('Cloverfield'). La película giraba en torno a la llegada de una gigantesca criatura a la ciudad de Nueva York, con la idea de destrozar a "la ciudad que nunca duerme". Bajo la modalidad de la cámara subjetiva, el producto intentaba meter al espectador en una montaña rusa con monstruo, primando el espectáculo, los personajes vacíos y el corre, corre, corre más rápido. El pasado viernes 30 de mayo llegó a los cines españoles, con mucho retraso, sin hacer ruido, 'La Niebla' ('The Mist', 2007). Y, maldita sea, lo que ahí se muestra, lo que Frank Darabont ha realizado sí es monstruoso.

El argumento de 'La Niebla' es el siguiente: Mientras compran en un supermercado, tras una noche con un fuerte viento que ha afectado a muchas viviendas, una serie de individuos se encontrarán atrapados ante una situación insólita: la tienda está rodeada por una espesa niebla que parece esconder a unas misteriosas y terribles criaturas. A pesar de las evidencias, de que si alguien se aventura a traspasar la zona protegida no sobrevive, las disputas entre el grupo y la necesidad de conseguir medicinas para algunos, les obligarán a salir...

La película comienza mostrando a un hombre dibujando el póster de una película; al fondo, vemos el de 'La Cosa'. No es casual esta referencia a John Carpenter. 'La Niebla' parece, a ratos, filmada por el Carpenter que nos dejó el título mencionado, 'Asalto a la Comisaría del Distrito 13', 'Halloween' o (la otra) 'La Niebla'. No había cartelito, pero M. Night Shyamalan es otro que podría haber realizado esta película. Por momentos, casi podríamos estar viendo una versión alternativa, más sangrienta, de 'El Bosque'. De ambos toma Frank Darabont lo mejor. Y también, claro, del relato que da origen a su película, escrita por su amigo Stephen King, genial para trazar relatos humanos a partir de elementos de fantasía y terror.

Podría decirse que King ha sido quien ha puesto a Darabont entre nosotros. Gracias a obras suyas, pudimos ver de lo que este director era capaz, especialmente con la sobrevalorada pero emocionante y entretenida 'Cadena Perpetua'. 'La Milla Verde' también merece aplausos, aunque sólo sea por el desarrollo de personajes (vistos, todo sea dicho, en films anteriores) y por esa parte final que deja al espectador sin respiración, aturdido y deseando que todo lo que ha sucedido sea, en realidad, una pesadilla de algunos de los protagonistas.

The Mist

Es esa misma sensación la que nos atrapa a menudo durante el visionado de 'The Mist', sobre todo, con una intensidad brutal, en el desenlace, la mayor animalada que he visto en mucho tiempo; y ojo, los que esperen ver algo en plan gore o ultraviolento, que se vayan olvidando, lo que acontece te destruye las tripas por lo dramático (¿y caprichoso?) de la situación. Frank Darabont vuelve a recurrir a un escrito de King pero le da otra dimensión (nunca mejor dicho). Como si estuviera harto de la raza humana, nos da un puñetazo en pleno estómago con una demoledora sucesión de escenas que muestran, de forma realista y aterradora, hasta dónde podríamos llegar en un caso tan desesperado como el que plantea el film. El miedo y la desesperación transforman a un grupo de personas en seres tan terribles como los que viven dentro de esa niebla tan propia del cine de ciencia ficción de antaño. Ya sé que lo decimos mucho ahora, pero, ¿qué habría pasado con Indy IV si George Lucas no hubiese rechazado el guión de Darabont? Ojalá podamos leerlo algún día...

Resulta increíble lo que Darabont logra también en el aspecto interpretativo. Me refiero, especialmente, al resultado que ofrece Thomas Jane, a priori, una razón para desconfiar de 'La Niebla'. Jane se convierte en un actor convincente y carismático en esta película, algo de lo más sorprendente después de lo que habíamos podido ver hasta ahora de su trabajo (¿alguien ha logrado olvidar 'The Punisher'?). De nuevo me acuerdo de Shyamalan, capaz de sacar emoción de los rostros más inexpresivos; seguro que Mark Wahlberg está como nunca en 'El Incidente'.

Jane se echa la película a las espaldas, siendo el líder del grupo "bueno" (pondría quince comillas), pero quien está mejor es una impresionante Marcia Gay Harden, que debería llevarse un Oscar por su personaje; una inteligente, despreciable y odiosa fanática religiosa que llegó a recordarme a Mercedes McCambridge en 'Johnny Guitar'. En cuanto al resto del reparto, decir que es numeroso y que realizan una labor impecable. Es maravilloso comprobar cómo se pueden mostrar a tantos personajes, tan diferentes y que todos tengan su parte de protagonismo en la historia, aportando siempre un pedacito de su entidad para dar cuerpo a la historia. Destacar, de todas formas, a un Tobin Bell Toby Jones que se está ganando a pulso el que recordemos su nombre y sigamos su trayectoria (¿soy el único que piensa que en 'Historia de un Crimen' fue un mejor Capote que Philip Seymour Hoffman?).

La gente, según Darabont

En definitiva, 'La Niebla' es un brillantísimo film de terror, pero donde lo central no es el monstruo, la faceta/excusa fantástica (precisamente, es su punto débil, con unos efectos digitales algo pobres). Lo principal y lo que hace grande a la película es la dura mirada, sin concesiones, al lado más temible y estúpido del ser humano. Puede que te de algún que otro susto, pero lo que Darabont pretende es que, en repetidas ocasiones, te quedes pegado a la pantalla, con el corazón a mil y los dedos clavados en la butaca. Y, te lo aseguro, lo logra.

  • Otras críticas de la película en Blogdecine:

'La Niebla', serie B con valiosos aciertos

'La niebla de Stephen King', miedo de risa

'La Niebla', el terrible ser humano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos