Compartir
Publicidad
'Mr. Link. El origen perdido': lo nuevo de Laika es una notable aventura en la que brilla su animación stop-motion
Críticas

'Mr. Link. El origen perdido': lo nuevo de Laika es una notable aventura en la que brilla su animación stop-motion

Publicidad
Publicidad

‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’ fue la demostración de que Laika era un estudio de animación que podía aspirar a darnos joyas. Hasta entonces se había dado a conocer con la notable ‘Los mundos de Coraline’ para luego darnos dos propuestas simpáticas pero que dejaban con la sensación de haber podido dar mucho más de sí como ‘El alucinante mundo de Norman’ o ‘Los Boxtrolls’.

Ahora Laika presenta ‘Mr. Link. El origen perdido’, una notable aventura con una excelente animación en stop-motion. De hecho, esto último puede dejar al espectador con una sensación engañosa, ya que todo el encanto que tiene y lo divertida que puede ser se queda por debajo de su gran despliegue técnico. Una pega relativa que yo no dejo de ser como el maravilloso barniz para una historia sencilla pero que funciona como un tiro.

Sus principales virtudes

Imagen Mr Link

El protagonista de la película es un aventurero que nunca ha recibido el recocimiento que se merece por parte de sus iguales. Eso es algo que le reconcome, pero la película opta de forma muy acertada por mostrarnos primero las proezas de las que es capaz… y también que no hay nadie que esté dispuesto a llevar su mismo ritmo. Es una persona destinada a la soledad, estado que lleva mucho tiempo la singular criatura que encuentra en su nueva aventura.

A partir de esa premisa todos tenemos claro que están destinados a conectar, pero lo nuevo de Laika prefiere empezar haciendo hincapié en las posibilidades cómicas del choque cultural entre ambos para que esa camaradería vaya surgiendo de forma natural. Esa es una de las claves para que algo previsible no se convierta en nocivo para cualquier película y ‘Mr. Link. El origen perdido’ logra esquivar ese problema con soltura.

Mr Link

A eso hay que añadir un detalle esencial para entender la película: está situada a finales del siglo XIX, una época en la que los descubrimientos científicos amenazaban con dejar atrás al viejo mundo y aquellos que prosperaron en él, sean simples forajidos o incluso caballeros como una visión cerrada del mundo. Esa ambientación enriquece la película, ya que permite dar algo más de fondo a una aventura que en sí misma es de lo más sencilla.

Además, Chris Butler, quien ya se ocupase en su momento de ‘El alucinante mundo de Norman’, tiene muy claro el enfoque que quiere darle a la película, basándose en la creciente amistad entre sus dos protagonistas y en la entrada en escena de un tercer personaje femenino que acaba sirviendo para reforzar esos lazos. Inicialmente me daba algo de pereza la idea de una subtrama amorosa, pero eso es algo que pronto se deja de lado en beneficio de la aventura.

Sencilla pero muy efectiva

Escena Mr Link

Todo ello se ilustra de una animación exquisita sin contar aquí con unos diseños ya de por sí deslumbrantes como sucedía en ‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’, sino que es el propio trabajo de animación lo que realza los escenarios, personajes y movimientos para dotarla de una envidiable frescura y animar aún más la función.

Y es que, siendo justos, el guion de la película no es tampoco nada del otro mundo, se tiende a la moraleja obvia y los diálogos no son especialmente memorables. Por ahí ‘Mr Link. El origen perdido’ corría el riesgo de convertirse en una cinta fácil de ver y olvidar, pero el encanto de los personajes, el buen ritmo con el que avanza todo -fácilmente podría haberse tirado piedras sobre su propio tejado dando demasiado peso al sicario- y el efectivo sentido del humor consiguen quizá no que nos olvidemos de ello, pero sí que nos importe poco.

Todas esas virtudes se reproducen en un tramo final que además añade emoción y tensión a la película. No se opta por el camino más fácil en términos argumentales y eso permite a Butler recrearse en lo visual sin por ello sacrificar nunca la importancia de los personajes y de todo lo que había hecho destacar a ‘Mr. Link. El origen perdido’ hasta entonces.

En definitiva, ‘Mr. Link. El origen perdido’ es una notable aventura animada con personajes con encanto, la dosis adecuada de humor y una buena utilización de la época en la que se ambienta. En su contra no hay mucho que decir, si acaso que podía haber sido un poco más incisiva en el guion en lugar de echar mano de soluciones ya demasiado manoseadas. Por suerte, consigue mantener la frescura.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio