Compartir
Publicidad

'Navidad en Agosto', la vida que se nos escapa

'Navidad en Agosto', la vida que se nos escapa
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El cine asiático se hizo un hueco entre nosotros gracias al género de terror. El de acción o el de los grandes maestros japoneses llevaba tiempo pasando por las retinas de muchos de nosotros, pero fue la explosión comercial de las películas protagonizadas por fantasmas de pálidas chicas con larga melena negra, lo que provocó que hoy día sea de lo más normal encontrarse con estanterías llenas de películas asiáticas en cualquier videoclub o centro comercial. Como suele suceder, este boom, y más cuando nos referimos al género de "mira cómo muere tanta gente", provoca que la mayor parte de los títulos que nos llegan sean de baja calidad. Va unido al consumo de masas.

Sin embargo, tampoco es raro, y es que la globalización cultural también tiene sus ventajas, encontrar otro tipo de cine, joyas que nos esperan escondidas en lo más profundo de hileras de cajas de plástico destinadas a consumo rápido. Afortunadamente, podemos encontrar películas como 'Navidad en Agosto' editadas en DVD en nuestro país, tras un fugaz estreno (el 8 septiembre de 2006) en algunas salas comerciales. El film es un pequeño drama con tintes románticos que supuso el debut en la dirección de Hur Jin-ho.

La historia de 'Navidad en Agosto' ('Palwolui Christmas', 1998) se centra en Jung-won, propietario de una pequeña tienda de fotografía y con una enfermedad terminal. Cada día llegan clientes diferentes, pero él apenas habla con ellos y su vida transcurre como si ya no estuviese allí. Hasta que un día la hermosa Da-rim aparece en la tienda con un encargo urgente. Tras varios encuentros, ambos se enamoran pero Jung-won no le dice que está a punto de morir...

Lo más interesante de 'Navidad en Agosto' ocurre en silencio. Momentos muy significativos donde las palabras desaparecen para dejar que sea cada espectador, en su cabeza, quien las ponga; momentos silenciosos que hacen avanzar la trama, aunque apenas se note. Esto suele ser habitual en el cine asiático, más centrado en mirar, contemplar, y en las sensaciones, en el paisaje de emociones que destapa la trama. En esta película, lo que ocurre, básicamente, es que un personaje intenta atrapar todo lo que la vida le pone por delante, ya que pronto dejará de existir. Se divierte con detalles cotidianos y se ríe cuando otros personajes hacen algo y luego se le quedan mirando, extrañados por los hambrientos ojos del protagonista. Quiere vivir, pero ya no le queda tiempo. Un drama terrible que está maravillosamente plasmado en la película, llegándonos directamente al corazón.

El cine asiático está lleno de estrellas, aunque sean diferentes a las de Hollywood, más cercanas y profesionales, pero mucho menos glamourosas. Una de estas estrellas protagoniza . Es Han Suk-kyu, famoso por títulos como 'Shiri', entretenida acción palomitera con terroristas norcoreanos, auténtico bombazo de taquilla en Corea del Sur. Personalmente, este actor no me parecía muy convincente, por el título mencionado y por otros como 'The Scarlet Letter', flojo thriller romántico cuyo máximo interés es mostrar un poco de carne. Sin embargo, su trabajo en la exquisita 'Green Fish' me conmovió y en esta 'Navidad en Agosto' me terminó de "conquistar". Por cierto, vuelve a sorprenderme la habilidad que tienen los actores asiáticos como este señor para cambiar tan radicalmente de resgistro y resultar adecuado en terrenos radicalmente opuestos.

Han está perfecto como ese modesto fotógrafo al que se le acaba el tiempo, y no sabe muy bien cómo ocuparlo, salvo saboreando al máximo cada pequeño instante que transcurre ante él. Preciosa la escena en la que fotografía a una señora mayor; la mujer quiere que la imagen corone su altar funerario y el momento en el que el protagonista la ayuda a salir mejor en la foto es de una emoción que traspasa la pantalla. En este sentido, es muy simbólico que el protagonista realice fotografías, que a fin de cuentas es un modo de intentar que la vida no se nos escape de las manos; un intento de controlar la realidad y poder vivir más de una vez un mismo instante. Del resto del reparto, destacar a Shim Eun-ha, la chica de la historia. La actriz interpreta a una joven decidida, valiente y algo descarada, salvo cuando se va enamorando del fotógrafo, que se vuelve más tímida. El pequeño "romance" que apenas tiene tiempo de empezar con el fotógrafo está muy bien narrado y alcanza una de sus cumbres en ese paseo nocturno donde él le cuenta una desternillante anécdota sobre un particular fantasma; y no voy a revelar lo que rodea a la imagen que he puesto arriba, pero es otro de los grandes momentos del film.

Suene como suene, 'Navidad en Agosto' necesita de un visionado tranquilo y de un reflexivo reposo en la memoria para ser disfrutada plenamente. Por esto, puede resultar lenta y vacía para el espectador del fast-food cinematográfico, para quien necesita ese montaje de reportaje televisivo tan rápido y que todo el tiempo esté pasando "algo" (por eso triunfó 'Rec' y está triunfando 'Monstruoso'). Para el espectador de retinas sensibles, de espíritu crítico y gusto clásico, y, más concretamente, para el que ya ha saboreado gustosamente el cine asiático, la película le puede proporcionar un impagable rato de delicioso cine. Una excelente pequeña película.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos