Compartir
Publicidad
'#SexPact': una vuelta de tuerca a la comedia adolescente con mejores ideas que resultados
Críticas

'#SexPact': una vuelta de tuerca a la comedia adolescente con mejores ideas que resultados

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Es tal la avalancha de películas que llegan a las pantallas cada semana que es imposible que todas ellas encuentren a su público. Algunas serán descubiertas en cuanto lleguen al mercado doméstico y en otro caso será la combinación del paso del tiempo y el boca a boca lo que les permita encontrar su lugar entre los aficionados al séptimo arte. Lo curioso es que en otros se puede hablar de éxito pese a haber dado la sensación de haber pasado desapercibidos.

A ese último grupo pertenece ‘#SexPact’, el primer largometraje dirigido por Kay Cannon tras haber participado en series como ’30 Rock’ o haber escrito los guiones de las tres entregas de la saga ‘Dando la nota’. El resultado es una comedia adolescente que da un giro de tuerca femenino a lo que suele verse en este tipo de propuestas, aportando alguna idea curiosa pero quedándose todo en una cinta bastante discreta.

Sabe lo que quiere… pero no cómo hacerlo

Adultos Sexpact

Lo habitual en películas como ‘#SexPact’ es centrar la atención en un grupo de chicos adolescentes que están desesperados por perder su virginidad, lo cual da pie a todo tipo de excesos, a veces divertidos y en no pocas ocasiones rozando lo lamentable. Aquí el cambio de perspectiva provoca que eso no se vea tanto como una meta difícil de conseguir, sino como una experiencia casi colectiva que unirá al trío de amigas aún más.

Por ahí, el guion de Brian y Jim Kehoe tenía material para proponer una visión diferente y estimulante de estos relatos, pero mucho me temo que su interés acaba limitado a apuntes aquí y allá, en especial todo lo relacionado con el hecho de que una de ellas es lesbiana y siente un miedo atroz a que asumirlo suponga la pérdida de sus dos mejores amigas.

Más allá de eso es verdad que el viaje de ambas hacia ese punto de destino está abordado de una forma más madura de lo que estamos acostumbrados, pero hace falta algo más que salirse de la norma para cautivar al espectador y parece que ‘#SexPact’ tiene miedo a hacerlo, recurriendo cada dos por tres a los excesos que en esta ocasión están reservados en su mayoría para los adultos.

La propuesta de ‘#SexPact’ nunca llega a cuajar

Adolescentes Sexpact

Eso refuerza la sensación de contraste respecto a títulos similares, pero también hiere cualquier tipo de credibilidad que pudiera tener la película, y eso es importante cuando en todo momento se percibe un intento de naturalidad por parte de Cannon que, quizá con la salvedad de los primeros minutos, nunca llega a cuajar.

Y es una pena, porque se nota que los actores están implicados para la causa, pero el material que tienen entre manos John Cena, Leslie Mann e Ike Barinholtz no está a la altura. Conviene destacar que temáticamente sí hay retazo interesantes, pero el tratamiento de la historia siempre flojea, sea por confiarlo todo a un humor que raras veces funciona o porque nunca tienen el espacio suficiente para desarrollarlo.

Escena Sexpact

Al final todo acaba reducido a una especie de correcalles para los adultos en el que les llegamos a ver cometer estupideces más propios de los adolescentes por el miedo de dos de ellos hacia las acciones de sus hijas -aunque ahí igual sería mejor hablar de falta de confianza en que ellas sepan manejarse por sí mismas-, mientras ellas van manejando en todo momento la situación salvo en caso de la tercera y sus conflictos internos por intentar encajar.

Le tengo que conceder a la película la suficiente fluidez para nunca atascarse de forma innecesaria por una cuestión humorística o de discurso y también las ganas de salirse de lo habitual, pero la ejecución dista mucho de ser la ideal y el tramo final encaja con las ideas de la película pero en algunos puntos resulta incluso más difícil de creer que cualquier disparate escatológico que nos vendieran ‘American Pie’ y títulos similares.

En definitiva, ‘#SexPact’ tiene muchos mejores intenciones que capacidades para saber reflejar sus propuestas de forma satisfactoria. Tiene buenas ideas y un reparto eficaz, pero el bagaje se decanta más del lado negativo en esta subversión de los roles del cine adolescente –los protagonistas son más los adultos que los menores de edad y ellas son chicas en lugar de chicos salidos-. Ojalá alguna cinta más siga esta senda y esté más inspirada.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos