Compartir
Publicidad

'Skizo': atracos, secuestros y esquizofrenia a la española

'Skizo': atracos, secuestros y esquizofrenia a la española
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El segundo trabajo de Jesús Ponce, ‘Skizo’, es una de ésas películas españolas que probablemente a cualquier espectador/a le crean mucho rechazo de antemano. Sin embargo, la cinta no es tan mala como puede parecer a priori. Es solvente y hasta tiene algunos buenos momentos. Cuenta con un guión bien estructurado y con personajes no sólo correctamente retratados, sino que hasta presentan evolución psicológica. La fotografía, de Javier Aguirre, no es mala, y la ambientación está bien conseguida. Para tratarse de un film de poquísimos personajes y apenas dos escenarios, no produce esa típica sensación de escasez que suele darse en estos casos. Cierto es que el cartel y las fotos parecen de cortometraje y que el problema que suelen tener estas películas es que son un corto alargado de cualquier forma. Sin embargo, el guión de ‘Skizo’, firmado por David Sarasketa y Javier Etxaniz Petralanda, tiene suficiente arco argumental como para rellenar un largo. No muy largo, eso sí, pero un largometraje al fin y al cabo.

El trailer se puede ver aquí y en este otro vínculo se puede acceder a más información e incluso a un juego llamado 'El duelo'. El estreno será el día 8 de septiembre. Gorka tiene que dejar KO a Iván para hacerse el héroe ante Susana, la chica que le gusta. Pero en la farsa todo sale al revés e Iván toma el mando de un secuestro caótico, con la impuesta complicidad de Gorka, que parece otro secuestrado más, en lugar de un cómplice. La tensión de una escapada en plena noche provocará un accidente y El Iván buscará refugio para el grupo. Pero el escondrijo elegido es una siniestra ferrería perdida en medio del bosque donde va a ser muy difícil que concilien el sueño. Porque el extraño personaje que vive allí esconde un secreto mucho más oscuro y perverso que el de los inesperados visitantes. Descubrirlo les conducirá a un enfrentamiento atroz y les obligará a tomar el atajo hacia el horror y la muerte.

skizo 09.jpg

Con lo que gran parte de la audiencia podría tener problemas es con la interpretación de los actores, en concreto con Óscar Jaenada (‘Camarón ‘, ‘XXL‘), que tiene un papel más complicado. Para aceptar su forma de hablar hay que hacer una especie de “acto de fe” y creer que los macarrillas hablan así. La verdad es que yo no conozco a muchos y no sé si su tono es realista, así que prefiero pensar que lo es para poder ver la película sin que me rechinen los oídos constantemente. De todas maneras, haciendo papeles muy diferentes, como el de ‘El juego de la verdad’, me ha parecido aún más forzado y peor actuado. Así que bastante es con que aquí esté tolerable.

Bea Segura y Eloy Azorín (‘Todo sobre mi madre’ , ‘Besos para todos’, ‘Guerreros’…) están bien en sus papeles, aunque a él le pasa lo que a Leonardo DiCaprio en ‘Titanic’: que no te crees que el pijo no sea él. Segura (‘Haz conmigo lo que quieras’, ‘Lola vende cá’, ‘La dama de Porto Pim’) tiene la responsabilidad de llevar el papel con más evolución psicológica. La que parecía una víctima inocente es una princesita manipuladora que también esconde un objetivo. No lo hace especialmente bien, pero al menos es creíble. Patxi Santamaría es de lo más correcto de la cinta y Asier Oruesagasti está muy bien caracterizado.

Hay un par de momentos en la película que sí que pueden estar cerca de la falta de calidad que se espera de ella de antemano. El primero se compone de unos sueños que tienen Iván y Susana mientras están encerrados en la casa. Y el segundo es el final, tan repentino como absurdo. Me pareció escuchar que se habían rodado otros finales, o al menos, que había otras alternativas presentadas en guión. Estaría bien saber si era así.

La película, ya desde su título, trata el tema de la esquizofrenia, sobre la que hablé en otra entrada largo y tendido. A pesar de que se hace lo que criticaba la autora del libro ‘Imágenes de la locura’: presentar a los enfermos como personas peligrosas y ultraviolentas, parece que el guión ha sido llevado a cabo tras una documentación sobre el trastorno.

Jesús Ponce, sevillano de 1971, cuenta con una larga experiencia profesional como realizador de TV, montador, director de spots publicitarios y cortometrajista. En una línea totalmente distinta, su anterior película, ‘15 días contigo’, era un magnífico retrato del lumpen con mucha emotividad y con un realismo pocas veces logrado en el cine. La fotografía era de Daniel Sosa, que forma parte del equipo de esta película, y que hizo la dirección de fotografía en el cortometraje ‘Mudo mundo’.

FICHA TÉCNICA:

Dirección: Jesús Ponce Maquillaje: Eva Alfonso Vestuario: Cristina Rodriguez Sonido directo:: Pablo Bueno Montaje: Fernando Franco Dirección de Arte: Peio Villalba Música: Aitor Amezaga Dirección de fotografía: Javier Aguirre Guión: David Sarasketa y Javier Etxaniz Directora de producción: Eva Bretón Productor ejecutivo: Fernando Garcillán Productor: Juanjo Landa

FICHA ARTÍSTICA:

ELOY AZORÍN (Gorka)
ÓSCAR JAENADA (El Iván)
BEA SEGURA (Susana)
PATXI SANTAMARÍA (Luis)
ASIER ORUESAGASTI (Ander)

skizo.jpg
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio