Publicidad

'Sólo una noche (Last Night)', la tentación

'Sólo una noche (Last Night)', la tentación
16 comentarios

Publicidad

Publicidad

Tras su paso por los festivales de Toronto, Roma y Tribeca, se ha estrenado esta semana ‘Sólo una noche (Last Night)’ (‘Last Night’, 2010), de Massy Tadjedin, que plantea cómo una decisión tomada en un instante puede tener consecuencias para toda la vida. Keira Knightley y Sam Worthington interpretan a un matrimonio que discute y es asaltado por los celos, pero que se aferra a su relación. Una noche, él debe viajar por trabajo y la esposa permanece sola en la ciudad. Da la casualidad de que justo entonces, reaparece un ex, Guillaume Canet, que aún siente algo por ella. Mientras tanto, Eva Mendes, una compañera de trabajo de él desplegará todas sus artes de seducción.

La idea que quiere transmitir la película es la de que puedes estar felizmente casado y plantearse cometer una infidelidad. Es decir, que trata de apelar a cualquier tipo de persona emparejada, no solo a aquellas que tienen problemas en su relación o que ya han perdido el interés por el otro, en cuyo caso, caer en el adulterio no supondría ni una sorpresa ni un conflicto moral. La idea que se introduce para demostrar esto es la de la tentación. Se buscan dos situaciones que resultarían muy tentadoras: para ella está la del antiguo amor, aún no del todo olvidado. Para él hay algo más terrenal y consabido: la tentación de la carne en forma de una mujer extremadamente sensual. Esta manera de introducir la posibilidad de la infidelidad, sin recurrir a justificaciones como el excesivo retrato negativo de uno de los cónyuges o el drama recargado, es lo más novedoso de ‘Solo una noche (Last Night)’.

La directora debutante Massy Tadjedin, guionista de ‘The Jacket’, hace un gran trabajo de dirección de actores, gracias a lo cual el film se puede apreciar como un despliegue de buenas interpretaciones en diferentes registros. Keira Knightley, Sam Worthington, Guillaume Canet y Eva Mendes lo dan todo para esta noche de dudas y impulsos. Además, Tadjedin consigue que ‘Sólo una noche (Last Night)’ tenga un aspecto elegante y aparente, gracias a la oscura fotografía, a la elección de las localizaciones o decorados y a sus decisiones de realización. Es decir, la cineasta demuestra un pulcro gusto estético a la hora de poner en imágenes estos diálogos.

Solo una noche (Last Night)

Teatro filmado

Esta cuidada dirección no palia la carga teatral que tiene la película, ya que la unidad de espacio y de tiempo —transcurre en una noche, salvo por algunas escenas del inicio y hay poco cambio de lugar—, sumada a la importancia que tienen los diálogos nos hace sentir que presenciamos una obra en lugar de un film. No tengo nada contra el teatro, cuando se trata de teatro, pero personalmente, el cine me gusta que sea más cine. Aprecio más que las cosas se dejen ver o se den a entender si ser dichas y que los diálogos no recarguen tanto los metrajes. Quien disfrute de algo parecido al teatro filmado, encontrará en ‘Sólo una noche (Last Night)’ una interesante opción.

Dentro de las películas muy dialogadas, también puede haber diferentes resultados. Existen algunos magníficos ejemplos en los que lo que se dice conmueve y afecta de forma excepcional. Sin embargo, encuentro ‘Sólo una noche (Last Night)’, de algún modo, artificial. Me parece que el tono no está conseguido, ya que esa elegancia y esa importancia que la película desea cobrar, hacen que la forma de hablar de los personajes sea muy poco realista. La directora incluye personajes con la única intención de que hablen del tena principal de la película, aunque no les incumba, como si fuesen sabios que se dedican a dar lecciones a los demás. Me refiero al de Griffin Dunne, actor que, por otra parte, me encanta. Esto resulta obvio y pobre, como si la creadora no confiaba en que la situación, por si sola, ya expresase todas estas ideas.

En la vida real, las personas no hablan tanto de una manera tan seria y profunda. Es decir: no se suele ir tan al grano en cuanto a los problemas y nadie tiene tan claro lo que siente o sueña como para hablar de ello abiertamente. Se eluden los temas, se miente, al otro o a uno mismo, cuesta expresar lo que se siente… Se habla de nimiedades para hacer pasar el tiempo o para disimular. Y unos diálogos escritos con auténtica maestría, habrían sabido hacer llegar los significados profundos a través de esas cotidianeidades.

Solo una noche (Last Night)

El final

Como decía, la película transcurre a lo largo de una noche. Durante todo este tiempo, se está sosteniendo, de forma muy forzada, la incertidumbre de lo que podría ocurrir. Se estira el desarrollo para retrasar el desenlace lo máximo posible, aprovechándose del montaje en paralelo, como haría cualquier serie televisiva. Esta excesiva dilación de la tensión y esta suspensión de la resolución podrían tener un sentido si de verdad tuviésemos la duda de cómo van a comportarse al final, si hubiese una curiosidad que sostuviese el interés del espectador durante este tiempo. Sin embargo, no existe tal incertidumbre.

Por otro lado, la película acaba donde podría comenzar. Me resultaría mucho más interesante ver todo lo que puede o no ocurrir a partir del momento en el que la pantalla se queda en negro que lo que ha habido hasta ahí. Lo que nos ha contado, en mi opinión, es un preámbulo necesario, un planteamiento. Y la película está a continuación.

En cuanto al tema moral y a las cuestiones de pareja, que es lo de lo que se trata, el saber si realmente se acuesta o no con este hombre no es importante, ya que la infidelidad está cometida haya o no haya sexo. Si ella está enamorada de otro, da igual que no se acueste, pues ya está siendo infiel. Además, está jugando también con este otro hombre, con el que pasa toda una noche para finalmente decirle que no, lo cual no borda un retrato femenino especialmente halagador.

Solo una noche (Last Night)

Conclusión

Es posible que nos encontremos ante una cinta muy adulta y sea yo quien no encaja en este tipo de cine, que no sea para mí. Reconozco que se le pueden encontrar alicientes a ‘Sólo una noche (Last Night)’ que yo no he visto. Por lo tanto, no quiero cargármela sin más ni decir que no la recomiendo. Como mi opinión y nada más que como eso quedan estas consideraciones y las siguientes estrellas. Si indico que no me gustó un film de este jaez y de una supuesta mayor categoría, como era ‘Closer’, puede servir como dato para imaginar si se compartirá o no mi opinión sobre la que nos ocupa.

Mi puntuación:

1,5

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir