Publicidad

'Súper empollonas': una original ópera prima de Olivia Wilde donde brillan sus dos protagonistas
Críticas

'Súper empollonas': una original ópera prima de Olivia Wilde donde brillan sus dos protagonistas

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

A veces hay fórmulas que se ponen de moda en las traducciones españolas de algunos títulos. Pasó en su momento con los “como puedas” en el cine de parodias, pero nunca habría apostado a que ‘Supersalidos’ iba a generar una relativa moda. Y digo relativa porque pocos títulos tiraron por ahí, ya que poco después se estrenó ‘Superfumados’ -aquí ya sin relación alguna con el nombre original de la misma- y parecía que la cosa iba a quedar en eso hasta que ‘Booksmart’ se ha convertido en ‘Súper empollonas’ para su estreno en España.

No deja de ser una buena forma de emparentarla como otras comedias con las que podría tener mucho en común, pero lo cierto es que el debut en la dirección de la actriz Olivia Wilde va en otra dirección. Sí, vemos la actitud excesiva de algunos adolescentes, pero el eje del relato nunca es eso. Aquí lo que realmente es la deliciosa amistad entre sus dos protagonistas la que vertebra una notable película que este viernes llega a los cines españoles.

Encontrando el tono adecuado

Imagen Super Empollonas

Wilde se enfrentaba en ‘Súper empollonas’ al reto de dar con el tono adecuado para potenciar las virtudes del guion escrito por Emily Halperin y Sarah Haskins, posteriormente reescrito primero por Susanna Fogel y finalmente por Katie Silberman. Multitud de miradas que podían no cuadrar entre sí para obtener finalmente un enfoque bastante claro: las mejores estudiantes de la clase descubren que los compañeros a los que despreciaban por ir a tantas fiestas van a acabar yendo a universidades del mismo nivel por lo que ellas han desaprovechado su adolescencia sin salir nunca de juerga y van a ponerle remedio.

Puede dar la sensación de que esa premisa se presta mucho a todos los excesos imaginados, pero el primer acierto de ‘Súper empollonas’ es nunca olvidarse de la personalidad de sus dos protagonistas. Todo forma parte de un plan, incluso su necesidad de recuperar en una noche todas las fiestas a las que dejaron de asistir en los años anteriores.  

Adultos Super Empollonas

Wilde siempre sabe mantener el control para que incluso las salidas de tono puntuales encajen dentro de su visión de la historia. Hasta se permite una escena animada -que fue idea suya, por cierto-, para la que contó con los servicios del estudio detrás de la sensacional ‘BoJack Horseman’, con el objetivo ilustrar tanto la importancia de lo puntual como lo que aporta a la evolución de sus dos protagonistas.

Esa correlación entre lo momentáneo y lo general es algo que Wilde sabe hilar estupendamente, dando así al espectador situaciones puntuales que redunden en la naturaleza cómica de ‘Súper empollonas’ -incluso tiene un personaje secundario orientado a incidir en ello- pero sin caer nunca en la tentación de optar por la sobredosis de gags o de darle un peso predominante. A fin de cuentas, la película busca dejar cierto poso más allá de las risas y es eso lo que la hace destacar de forma individual.

Dos actrices muy inspiradas

Protagonistas Super Empollonas

Beanie Feldstein y Kaitlyn Dever no son unas recién llegadas, pues a la primera pudimos verla en la aclamada ‘Lady Bird’ y a la segunda en series como ‘Justified’ o ‘Uno para todas’, pero ‘Súper empollonas’ debería llevar su carrera en Hollywood a otro nivel. Ya he destacado la importancia del trabajo de Wilde para establecer el tono y sin duda demuestra una gran soltura en la dirección de actores, pero la película sería mucho menos interesante sin lo que aportan ellas dos.

Por un lado, la química surge con una facilidad asombrosa, resultando muy fácil creerse que son las mejores amigas del mundo y que no han elegido un camino precisamente fácil para conseguir su objetivo. Una actitud así combinada con una personalidad tan desenvuelta puede resultar algo chocante, pero la naturalidad de la película empieza desde ahí y va creciendo hasta llegar a todos los aspectos de la misma. Bueno, quizá los personajes adultos no tanto.

Escena Super Empollonas

Además, la película va mostrando sus cartas con agilidad, permitiéndonos ver las grietas en lo que parecía una amistad perfecta, mostrando en paralelo los problemas de cada una de ellas. Y sí, aquí el factor romántico hace acto de presencia, pero como algo complementario en lugar de convertirlo todo en la búsqueda de la persona por la que llevan tiempo suspirando sin atreverse a hacer nada. No puedo llegar a decir que se sienta real, pero sí que resultan muy creíbles. Con eso es más que suficiente.

Seguro que habéis notado que he dicho persona en lugar de chico, y eso se debe a que una de las dos protagonistas es lesbiana, otro detalle diferenciador pero al que Wilde tampoco quiere dar una importancia mayor de la debida. En ‘Súper empollonas’ se busca en todo momento el equilibrio, incluso cuando las dos protagonistas se enfrentan a alguna situación estrafalaria, y eso lleva a abordar la sexualidad de ambas con tacto y esa naturalidad a la que he aludido en varias ocasiones.

En definitiva, ‘Súper empollonas’ es una comedia adolescente diferente a lo que nos suele llegar desde Hollywood porque está todo mucho mejor medido. Eso quizá nos deja sin altos especialmente memorables, pero el resultado es una propuesta compacta y con las ideas claras que sabe cómo desarrollar sus virtudes y aprovecharse del gran acierto de casting que son sus dos actrices protagonistas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir