Publicidad

'The Great': la serie sobre Catalina la Grande es una soberbia sátira anacrónica del guionista de 'La favorita'
Críticas

'The Great': la serie sobre Catalina la Grande es una soberbia sátira anacrónica del guionista de 'La favorita'

Publicidad

Publicidad

'The Great', que llega a España vía Starzplay, va de frente. Desde su cartela de título, de hecho, advirtiendo que esta comedia sobre la vida y obra de Catalina la Grande contiene algún que otro hecho histórico de manera ocasional (yo, de hecho, diría que incluso por accidente). Si queremos ver algo más serio sobre la emperatriz de Rusia, haremos mejor en ponernos la miniserie de Helen Mirren.

Estrenada el pasado 15 de mayo en Estados Unidos, la comedia de diez episodios llega hoy a Starzplay dispuesta a entregarnos una serie de divertidos tejemanejes y rifirrafes con la corte y la alta sociedad rusa de una Catalina (Elle Fanning) que llega toda ilusionada a ser la consorte de Pedro III (Nicholas Hoult) y lo que encuentra no es lo que esperaba.

Tony McNamara, quien ya estuvo tras el libreto de 'La favorita', adapta en diez episodios (de los cuales he podido ver seis) su propia obra de teatro, escribiendo la mayoría de episodios. En el guion también nos encontramos con Tess Morris ('Casual'), James Wood ('Quacks'). Dirigiendo los episodios tenemos a los veteranos Colin Bucksey y Matt Shakman, entre otros.

Una visión contemporánea y conscientemente anacrónica

Al igual que hemos podido ver recientemente en 'Dickinson', en 'The Great' nos ofrecen una visión contemporánea de la ya por entonces anticuada vida cortesana de la Rusia del siglo XVIII. Tony McNamara se detiene en el enfrentamiento entre la moderna Catalina y sus ansias por renovar (o europeizar) la sociedad y cultura rusa y una corte que, empezando por su propio marido, se resiste a cambiar el modo de gobernar y de vivir.

En este sentido parte de la atención de 'The Great' (y quizás en lo que más recuerda a 'La favorita') cae sobre los estrafalarios juegos y pasatiempos, dimes y diretes en un palacio que ahoga a nuestra protagonista, que empieza a buscar aliados para conseguir lo que se propone a aunque ello signifique acabar con la vida del emperador.

Un Pedro que, por otro lado, es también una amalgama entre Pedro II y III. La Historia nos dice que es este último, pero en ocasiones se refieren a él como el hijo de Pedro el Grande y, a su vez, coge rasgos de ambos. No será, de hecho, la única mezcla de personajes históricos que nos encontremos. Pero, como ya nos advierten desde el minuto uno, no es nada importante.

Lo que importa es que nos encontramos con una estupenda sátira deliciosamente anacrónica que sabe jugar con sus dos protagonistas y su antagonismo. Elle Fanning y Nicholas Hoult sostienen en sus manos sendos papeles que encuentran sus virtudes en las contradicciones de sus propias filosofías de vida.

Porque podemos ver a Pedro como un malcriado mimado dispuesto a hacerse respetar como corresponde. Pero también como alguien que intuye que el poder le viene muy grande. La idealista Catalina por su parte se ve queriendo usar precisamente las armas que ella considera obsoletas en la sociedad liberal que busca en un país que, sin ser el suyo, comienza en estos episodios a amar.

Un reparto brillante que logra rescatar la serie cuando flojea

Tgr 001 4938 Nw 20181204rt F

Quizás, si 'The Great' no contase con la gran vena cómica tanto de Fanning como de Hoult, la hora que dura cada episodio se nos haría bastante pesada. Pero justo en esos momentos en donde el guion de McNamara parece no tener fuelle, los protagonistas rescatan con brío y la serie remonta.

Pero sería injusto darle todo el mérito a los protagonistas ya que el reparto (algo más diverso de lo que podríamos esperar de una corte rusa de la época pero, recordemos, anacronía) también es estupendo. Adam Godley como el Arzobispo, Phoebe Fox como Marial, Sacha Dawan como Orlo y Gwilyn Lee como Grigor componen un eje central que soporta bien los enredos palaciegos que se le echen.

Si bien la propuesta me atraía desde el principio, hasta que no le di al play no estaba completamente convencido de que me fuera a gustar. Y lo ha hecho. Mucho. En definitiva, 'The Great' sabe combinar sus elementos en una formidable comedia de época. Su sátira, si bien no nace de lo históricamente correcto, logra navegar certeramente entre personajes, situaciones, usos y costumbres.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios