Publicidad

'The Witcher': Netflix acierta con una notable serie fantástica con grandes escenas de acción
Críticas

'The Witcher': Netflix acierta con una notable serie fantástica con grandes escenas de acción

En condiciones normales, ‘Star Wars: El ascenso de Skywalker’ acapararía todos los titulares estos días y nadie se atrevería a intentar hacerle frente de una forma otra. Sin embargo, Netflix tenía claro que no iba a ponérselo tan fácil a Disney cuando anunció que la esperadísima primera temporada de ‘The Witcher’ iba a estrenarse el 20 de diciembre. Tiempo hay de sobra para ir a ver la película y la serie este fin de semana, pero por lo pronto hay que dar prioridad a una de ellas.

Lo fácil en el caso de ‘The Witcher’ sería haber abrazado esas inevitables comparaciones con ‘Juego de Tronos’ y la popularidad de los videojuegos que adaptaron previamente la saga literaria de, pero en Netflix han preferido ir en otra dirección. Una buena forma de intentar resaltar su personalidad propia para que la serie destaque por lo que realmente más: una fantasía medieval en la que lo realmente importante es su trío protagonista.

El viaje de Geralt, Ciri y Yennefer

Batalla Witcher

No hace falta ver mucho de ‘The Witcher’ para que quede claro que todo está encaminado a que los caminos de Geralt, Ciri y Yennefer se crucen y formen una familia atípica. A fin de cuentas, por separado parecen destinados a llevar una vida errante con sufrimientos constantes y que no les lleva a ninguna parte, pero la serie se lo toma con calma para asentar a cada uno de ellos por separado.

Como era de esperar, Geralt es el primero en recibir atención, pero pronto se traza el viaje de cada uno de ellos, sin miedo a detenerse todo el tiempo que haga falta. Ahí llama la atención el caso de Yennefer, ya que la evolución del personaje es la más marcada de todas. De ser una joven con varios trastornos físicos y despreciada por su padre hasta convertirse en una poderosa hechicera.

Geralt The Wticher

Eso quizá se deba en parte a la necesidad de explicar en profundidad el origen de sus poderes -llenando así en el segundo episodio un vacío que dejaban los libros- y cómo marca eso su actitud posterior, pero es que ‘The Witcher’ es una serie pausada. Es verdad que empieza con un espectacular combate de Geralt contra una criatura y que hay grandes estallidos de violencia aquí y allá, pero lo realmente importante es plantar las semillas y regarlas con esmero para recoger los frutos más adelante.

Los espectadores más impacientes quizá lleven mal esto, porque además todo tarda un tiempo en hacer clic y ver qué es exactamente lo que te están contando e incluso la propia mitología de la serie. No es que la serie juegue al despiste para ir jugando con nuestras expectativas, pero sí que prefiere potenciar lo individual, llegando a dar cierta sensación de desconexión entres las historias de sus tres protagonistas. Hay que ser pacientes, porque de verdad que hay un plan detrás de ello que se ve antes de que finalice la temporada.

Un gran despliegue

Imagen The Witcher

A todo esto hay que unir un impresionante despliegue técnico. Se nota que Netflix tiene muchas esperanzas en que ‘The Witcher’ se convierta en uno de sus nuevo emblemas y no ha escatimado en gastos. Pero esto no se ha hecho para que entre bien por los ojos, ya que realmente se construye un universo medieval que no te hace pensar de forma inevitable en otros similares.  Esto se ve reforzado con las costumbres de este mundo que van introduciéndose poco a poco.

En ese último punto habría venido bien algo más de tiempo para entrar en detalles, pero es que puede que ‘The Witcher’ sea pausada, pero no lo es para ser una obra expositiva en lugar de una que nos va mostrando las cosas. Ahí hay que encontrar un equilibrio y por ello las escenas de acción tienen una presencia constante pero reducida.

Es algo muy llamativo es que funcionan mucho mejor los combates entre personas -personalmente lo prefiero cuando no hacen uso de la magia, pero entonces la serie también brilla- que cuando entra en escena alguna criatura mágica. En este último apartado se nota la inversión para que tengan la credibilidad necesaria aunque haya algunos altibajos por el camino -los dragones del sexto episodio son el eslabón más débil-, pero la coreografía del momento en el que Geralt muestra sus habilidades en la lucha cuerpo a cuerpo es impresionante.

Otros factores de ‘The Witcher’

Chalotra Witcher

Cuando aparecieron las primeras opiniones sobre la serie se llegó a decir que hacía que ‘Juego de Tronos’ pareciera una pelea entre borrachos. Obviamente, es una afirmación exagerada fruto del entusiasmo del momento -que la serie de HBO puede haber recibido muchas críticas en su última temporada, pero no nos olvidemos por ejemplo del final de ‘Casa Austera’ o de La batalla de los bastardos-, pero ‘The Witcher’ es impecable en esa faceta. Y no se corta a la hora de mostrarnos la violencia, aunque tampoco abusa de ella.

Sí que quizá es más generosa de lo necesario a la hora de deleitarse en el físico de Cavill y, sobre todo, de Chalotra. Lauren S. Hissrich, showrunner de la serie, afirmó en su momento que solamente habría desnudos cuando fuesen necesarios para la evolución de la historia y los personajes. No tengo claro que sea así en algunos momentos, pero bueno, tampoco es algo tan exagerado como pasó en alguna ocasión en ‘Juego de Tronos’ y allí se lo perdonamos.

Escena The Witcher

Lo que sí agradecí mas es una presencia del humor más elevada de lo esperado. Tenemos ahí al bardo Jasper como principal emblema de ese lado más cómico de la serie, pero es algo que aparece de tanto en tanto y sirve para que todo resulte más accesible. Y es que, obviamente, la serie incide en el lado más trascendental del relato, pero sin caer en exceso innecesarios que dificulten la entrada a la serie. Me queda la duda de si es algo que se mantendrá en el futuro, pero bueno, por ahora es así.


Por último, considero que el trío protagonista está bien escogido. Espero que Freya Allan tenga un rol más activo de aquí en adelante pero no tengo ninguna pega que ponerle a su Ciri, mientras que Chalotra refleja muy bien la evolución de Yennefer. Por su parte, Cavill se ve beneficiado por el enfoque que se le da a Geralt. Seco y gruñón, pero con un sutil toque para que nos resulte más simpático de lo que debería. En mi caso disfruto especialmente con esos gruñidos que suelta cada dos por tres para mostrar que no está precisamente contento con lo que sucede.

En resumidas cuentas

Quien estuviese esperando una nueva ‘Juego de Tronos’ es posible que haya acabado decepcionado con esta primera temporada de ‘The Witcher’ y es justo reconocer que ha tenido sus problemas, pero también que ha planteado un universo propio interesante con tres protagonistas cuya historia quieres conocer. A eso le añades una buena mezcla entre mitología, acción, suspense y humor para conseguir no una de las series del año, pero sí una que ha plantado las semillas para poder llegar muy arriba.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios