'Y: El último hombre': una intensa serie postapocalíptica en Disney+ algo monótona en su exploración del llamativo universo que presenta
Críticas

'Y: El último hombre': una intensa serie postapocalíptica en Disney+ algo monótona en su exploración del llamativo universo que presenta

HOY SE HABLA DE

Una de las grandes alegrías que nos está dando últimamente Disney+ en España es que cada vez son más los títulos orientados al público adulto que llegan a su catálogo. Bien reciente tenemos el caso de la muy recomendable 'Solo asesinatos en el edificio' y este próximo miércoles 22 de septiembre será el turno de 'Y: El último hombre'.

Emitida originalmente en Estados Unidos a través de FX on Hulu, 'Y: El último hombre' es la adaptación del aclamado cómic homónimo de Brian K. Vaughan y Pia Guerra publicado entre 2002 y 2008. Su historia gira alrededor de un misterioso androcidio que ha puesto patas arriba la civilización. Por desgracia, el arranque de la serie resulta un poco descafeinado, dando la sensación de que lo mejor podría estar por llegar, pero sin dejar una gran confianza en que así vaya a ser.

Un discreto arranque

El camino de esta adaptación ha sido muy complicado. Inicialmente se barajó muy seriamente llevar el cómic a la gran pantalla, pero acabó descartándose tras varios años en desarrollo. Fue en 2015 cuando se empezó a hablar de convertirlo en una serie de televisión, pero diversos contratiempos, incluyendo un cambio de protagonista tiempo después de rodarse el piloto, llevaron a pensar que la cosa también se quedaría en nada. No ha sido el caso.

Queda la duda de cuántos cambios ha habido a la hora de enfocar la historia, pero lo que permanece es la certeza de que los tres primeros episodios de 'Y: El último hombre' parecen más una introducción alargada antes de que la serie se ponga realmente interesante. No obstante, lo que realmente llega a hacerse molesto es que acabe optando por un enfoque algo genérico en lugar de abrazar todo aquellos que podría hacer que destaque de forma individual.

A fin de cuentas, el hecho de que la practica totalidad de mamíferos con cromosoma Y mueren de forma repentina es un punto de partida de lo más suculento, sobre todo si tenemos una cuenta que sí que sobreviven un humano y su mascota, un mono capuchino, pero la serie se ha centrado por ahora más en las dudas sobre el liderazgo al frente de Estados Unidos que en cualquier otra cosa.

A medio gas

Diane Lane Y Ultimo Hombre

Es cierto que el primer episodio se dedica a establecer a los personajes que van a tener más peso para que conozcamos cuál era su situación antes de que el evento en cuestión tenga lugar. Ahí ya se percibe que 'Y: El último hombre' es una serie con músculo financiero para crear un universo propio o al menos ofrecer su visión de lo planteado en el cómic.

Tengo la sospecha de que eso será lo que suceda precisamente a partir del cuarto episodio, ya que los tres primeros vienen a ser más una especie de piloto inmenso para meternos en este mundo, actualizándolo de paso a los tiempos que corren, ya que hay ciertos temas que han ganado trascendencia durante los últimos años bastante ignorados por el cómic y que aquí ganan presencia.

Y Ultimo Hombre Escena

Hay también otros detalles, menores en la trama eso sí, que conectan más a 'Y: El último hombre' con ciertas preocupaciones actuales, pero a la verdad de la verdad tira demasiado del sota, caballo y rey. De esas soluciones ya amortizadas y que a muchos nos dan un poco de pereza, ya vea esos dos frentes que se establecen sobre cómo lidiar con esa especie de postapocalipsis o, al menos de momento, reducir al protagonista a un papel de comparsa cuando uno de los principales rasgos distintivos de la historia es precisamente el Yorick encarnado por un correcto Ben Schnetzer.

Puede que exista diferencia por encontrar ahora a mujeres en roles que en este tipo de relatos solían recaer en hombre, pero más allá del personaje interpretado con solvencia por Diane Lane, hay poco que rascar. Es una lástima que apenas se sienta que el equipo creativo esté formado principalmente por mujeres. Por ahí podía haber crecido el discurso, pero a la hora de la verdad resulta un tanto monótono. Intenso, sí, pero monótono.

En resumidas cuentas

Y El Ultimo Hombre Escena

Como ya he comentado, tengo esperanzas en que la serie crezca tras este inicio poco estimulante, ya que semillas plantadas hay para ello, pero actualmente hay que enganchar lo antes posible al espectador para que no decida probar suerte con otra serie en lugar de dar más oportunidades que otra quizá no se haya ganado. Por lo pronto, estos tres episodios deberían haber sido dos como mucho, pero bueno, yo seguiré adelante, pero entenderé perfectamente a quien no quiera hacerlo.

Temas
Inicio