¡Una de mal cine! ¡Marchando!

¡Una de mal cine! ¡Marchando!
3 comentarios
HOY SE HABLA DE

'¡Marchando!' es una película que se estrenó con retraso a principios de Agosto de este año en nuestro país, y yo la he visto con más retraso aún, concretamente ayer. Lo cierto es que en su momento no me apetecía ni lo más mínimo, y ahora le eché un vistazo pensando que podría distraerme por un rato e incluso reirme. Al fin y al cabo, sonaba por ahí que era como una película de Kevin Smith, pero sin Kevin Smith. Malo sería que un par de chistes no me hicieran gracia y el esfuerzo habría valido la pena únicamente por reirte durante un rato. Lamentablemente el género de la comedia no está pasando por un buen momento desde hace por lo menos... uy, ya no me acuerdo. Y desde luego cualquier parecido con el cine de Kevin Smith es pura coincidencia, que el hecho de poner a un montón de retrasados mentales a decir gilipolleces en su puesto de trabajo, cuanto más escatológicas mejor, no quiere decir que ya se esté haciendo buen cine como lo hace Smith, y reconozcamos que éste tampoco es la octava maravilla del mundo.

El argumento de '¡Marchando!' simplemente no existe, ya que se basa en las supuestas gracias que sus personajes realizan a lo largo de su jornada laboral en un restarurante de cómida rápida. No obstante yo os propongo un juego en consonancia con la película. Vedla poniendo todo vuestro interérs, y si no lo teneis, algo que entenderé perfectamente, haceis como que os interesa. Plano a plano, secuencia a secuencia, intentad descubrir algún detalle de guión mínimamente inteligente y que no haya sido puesto a calzador. Si encontrais sólo uno, podreis patearle el culo al director unas tres veces, si la cosa va a más, las patadas irán a menos. No os preocupeis, la cosa no descenderá casi nada. Eso puede ser aplicable a cualquier otor aspecto del film, ya sea intepretaciones, trabajo de dirección, diálogos, ritmo, evolución de los personajes, etc. Evidentemente hablo en tono figurado, pero a algunos nos gustaría tener a mano al firmante del engendro éste, Rob McKittrick, para decirle unas cuantas cosas. De todos modos, es la única película que ha dirigido y escrito, siendo su pasado y su futuro algo totalmente invisible.

No existe en la película el más mínimo atisbo de inteligencia. Los personajes deambulan por ella como marionetas al servicio de un director totalmente perdido y sin ponerle el suficiente entusiasmo al proyecto. Se supone que estamos hablando de una comedia, y lo cierto es que las risas brillan por su ausencia. Los chistes están puestos porque sí, y aunque pueda haber alguien que pueda decir en su defensa que eso es precisamente lo bueno, no puedo estar más en desacuerdo, ya que para muestra un botón y he ahí precisamente el ya nombrado Kevin Smith, que llena sus películas de chistes escatológicos, pero aparte de que algunos son ingeniosos, están bien incrustados en la historia. Aquí no sucede nada de eso, las situaciones "graciosas" se suceden sin parar, sin orden ninguno y simplemente para rellenar la hora y media que dura el suplicio.

Los actores tampoco contribuyen a que el conjunto general tenga algo bueno. Para empezar no podrían haber elegido un peor trío protagonista. Ryan Reynolds es uno de los tíos más inexpresivos de la historia, sus caretos de indiferencia no son tal, simplemente no sabe poner otra expresión, es la única que tiene. Anna Faris parece salida de la saga 'Scary Movie' con una alargación de su personaje, y Justin Long todavía tiene que volver a nacer tres veces para intentar convencer un poco a la audiencia. Del resto del reparto mejor no hablo porque lo considero una pérdida de tiempo. Todos ellos hacen verdaderamente el payaso escena tras escena, sin lograr que el espectador se interese, o se identifique, con alguno de ellos. Además llega un momento en el que las coñas a las que le dan mil vueltas, como el hecho de enseñarse los genitales, termina cansando sobremanera, y si pensamos detenidamente sobre ello.. ¿a qué coño viene todo eso? ¿porque sí? ¿porque ya de por sí es gracioso? Lo dudo, el director abusa demasiado de ese tipo de cosas confiando en que la pobreza de su historia se vea ocultada por un humor grueso y grosero, pensando que iba a ser del gusto del espectador, el cual podría haber quedado convencido si se le hubieran insertado todos esos chistes con algo de originalidad.

Incluso se desaprovecha en buena parte algunas de sus posibilidades, como por ejemplo, todo lo relacionado con los clientes del local, un local en el que nuestros potagonistas se encuentran con elmentos de lo más insoportable. Esto podría haber dado momentos ingeniosos si se lo hubieran currado un poco, pero no, una vez más a tirar del humor facilón. Al respecto citar cierto instante en el que los cocineros le preparan un plato muy especial a la típica cliente protestona. La secuncia da verdadero asco, porque risa no produce, y sin embargo no llegan hasta sus últimas consecuencias, por lo que el lemento del que presume el film, ser atrevido, no lo es tanto.

Un bodrio espantoso de los que hacen historia, incapaz de arrancar una sola risa al espectador, el cual, al menos en mi caso, empieza a cansarse un poco de lo políticamente incorrecto sólo para ser guay, y no se construya una comedia con un buen guión, lleno de esas incorrecciones, pero que por lo menos no trate al espectador como si fuera uno de los personajes de '¡Marchando!', o sea, idiota.

En Blogdecine:

Temas
Comentarios cerrados
Inicio