Publicidad

Batacazos de Cine

Batacazos de Cine
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El camino de la taquilla cinematográfica es inescrutable. Así lo vienen demostrando muchos directores megalómanos que gozando del favor del publico durante años han sufrido colosales batacazos en taquilla. En la actualidad parece asociarse el gasto de una desorbitada cifra en presupuesto, sirva como muestra los doscientos millones de dólares que ha costado Troya, para garantizar la recuperación milagrosa de lo invertido. Pues la taquilla en muchas ocasiones ha demostrado lo contrario. Recientemente tenemos un ejemplo esclarecedor Gigli la “esperada” película donde triunfo el amor entre Ben Affleck y Jennifer Lopez tuvo un gasto final de cincuenta y cuatro millones de dólares de los que no llego a recuperar ni tan siquiera diez. Esta es una pequeña muestra de esta historia de batacazos. El principio del fin La primera producción que puede subtitularse como superproducción es Intolerancia de W.G. Griffith. Es el año 1916 y Griffith, un director con una larga lista de títulos a sus espaldas se propone escribir y filmar una historia sobre la intolerancia a través de varias historias. El primer suceso sobre la muerte de 19 obreros a manos de la policía de la patronal, a la que añadió tres sucesos históricos: la toma y caída de Babilonia a manos de los persas de Ciro en la época del rey Baltasar en el siglo VI a.C., la Vida y Pasión de Cristo, y la matanza de hugonotes del día de San Bartolomé en el siglo XVI. Fueron estos tres últimos y en concreto el sucedido en Babilonia el que lo convirtió en la película mas cara del momento y para muchos la mas cara de todos los tiempos. El presupuesto final supero el millón de dólares de la época, por lo que proporcionalmente puede ser la mas cara de la historia. En ella se utilizaron mas de quince mil figurantes y doscientos carros. El decorado de Babilonia estaba rodeado por torres de setenta metros de altura y unos 1400 m2 . Al final Griffith rodó cien mil metros de película, unas 72 horas de película, de las que se montaron aproximadamente tres. Esas tres horas se hacían muy complejas para la mayoría de los espectadores y a pesar de las 22 semanas que estuvo en cartel no fue capaz de recaudar ni el 10% del presupuesto final.

La puerta del infierno A pesar de que muchos consideran el descalabro de Intolerancia como el mayor de la historia del cine, no son tantos los que discuten la calidad del film, que ha pasado a la historia como una película de culto. No es el caso de la siguiente película en el escalafón, a la que además de los resultados comerciales tuvo unas criticas enconadas desde antes de su estreno. Michael Cimino recientemente aplaudido por El cazador se embarca en una película especial, La puerta del Cielo. Cuenta la historia de dos amigos que se encuentran en 1891, treinta años después de su graduación. Uno de ellos se ha convertido en un Marshall Federal, pero el otro esta arruinado por la bebida. Con estos mimbres Cimino construye en 1980 un western mastodontico que supuso que la United Artist tuviera que aumentar constantemente el presupuesto hasta cerrarlo en cuarenta y cuatro millones de dólares, de los que recaudo menos de dos. Esto supuso la quiebra de la United Artist que tuvo que ser comprada por MGM, para salir a flote. Además de la quiebra de una de las majors supuso que durante mas de una década ninguna productora se embarcara en un western, por escaso presupuesto que necesitara. Pero la consecuencia mas importante de aquel desastre fue que esa película fue la guinda que esperaban los productores para arrebatar las riendas creativas a los directores. Es por ello que actualmente el cine USA es un cine con un peso desmesurado de los productores. Antes del film de Cimino no todos los directores tenían libertad creativa, pero desde luego había mucha mas manga ancha para que los autores intervinieran en todo el proceso creativo. Desde entonces hasta la situación actual en la que el director es un obrero asalariado que recibe las ordenes al dictado de los productores, que en ocasiones, como en Gangs of New York, son casi tantos como extras.

Nuestros días Desde que un solo director sumiera a las majors en un estado de tembleque permanente, pocas producciones se aventuraban a invertir cantidades fuera del marco establecido. En estos veinte años que separan La puerta del cielo de la actualidad ha habido varias películas que optaban al galardón “derrochador honorífico”. Waterworld de Kevin Reynolds se lleva la palma, costó aproximadamente doscientos millones de dólares de los que no recaudo ni un 40%. Además de ser vapuleada por la crítica desde antes de su estreno. Esto suele ser muy habitual en películas con presupuestos tan desmesurados. Fue el caso de Titanic producción rodeada de agoreros que pronosticaban un desastre mayúsculo, que como todos sabemos se equivocaron. También durante este tiempo se han sucedido baches menores, como el mencionado de Gigli, La isla de las cabezas cortadas, o anteriormente Apocalypse Now película que obvio mencionar porque a pesar de los problemas económicos es una película fundamental. Para las mentes perversas que como yo disfrutan conociendo estas cifras y datos, les propongo el siguiente juego. Dado que hay actualmente un ciclo creciente en lo que a superproducciones se refiere y parece que solo puede tener fin con un suceso de este calado, a pesar de que la maquinaria de marketing esta muy engrasada, propongo hipotetizar sobre cual será la próxima que engrose esta lista. Este mismo año hago una propuesta: La guerra de los mundos de Spielberg y Cruise. Hagan juego señores.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios