Una tragedia del Bronx

Una tragedia del Bronx
Sin comentarios
Nada más triste que el desperdicio del talento.

La anterior es acaso el diálogo más citado en los medios estadounidenses por estos días. Fue escrito por el actor Chazz Palminteri en su guión A Bronx Tale, filme que sería dirigido por Robert de Niro en 1993.

La razón por la que, doce años después, la frase aparezca en más de un reportaje periodístico, es más bien trágica: la mañana del pasado sábado, el agente policial Daniel Enchautegui resultó muerto de varios balazos cuando trató de frustrar un robo. La policía señala como presuntos autores de los disparos a Steven Armento, de 48 años; y a Lillo Brancato, de 29.

Brancato interpretó el papel principal en A Bronx Tale. Su personaje, el joven de 17 años Calógero, se debatía entre dos estilos de vida: el del trabajo duro y decente de su padre obrero (interpretado por Robert de Niro); y el del éxito rápido y la bonanza fácil que le ofrece el jefe pandillero local, encarnado por Chazz Palminteri.

Tal parece que el sábado pasado, Branchato, en la vida real, resolvió el conflicto existencial de su alter ego en la ficción.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio