Compartir
Publicidad
"El Silencio de Otros no es una película sobre el pasado sino sobre la lucha presente y el sufrimiento que existe ahora". Almudena Carracedo
Documentales

"El Silencio de Otros no es una película sobre el pasado sino sobre la lucha presente y el sufrimiento que existe ahora". Almudena Carracedo

Publicidad
Publicidad

Las esculturas antropomorfas del Valle del Jerte miran a la nada, oteando el horizonte pero también agachando la cabeza. Estas figuras, obra de Francisco Cedenilla, fueron tiroteadas apenas unas horas después de la inauguración del conjunto escultórico, de título "El mirador de la memoria".

Su autor decidió que los vestigios de los disparos debían permanecer, pues la violencia contra las esculturas perviviría como manifiesto de lo que representan y que aún perdura en la sociedad: los olvidados de la Guerra Civil y el Franquismo. Y 'El silencio de otros', reciente ganador del Goya al mejor documental de 2018, comienza con vistas de ese mirador, obra que también aparece en el cartel.

La voluntad de la película de Almudena Carracedo y Robert Bahar es la misma que la del escultor: que miremos hacia recuerdos que aún escuecen en la memoria reciente de España. La cinta nos habla de numerosas cuestiones que aún molestan en nuestro país y que, en un grado significativo desde el ámbito institucional, han sido condenadas al olvido sin haber sido siquiera consultadas.

El documental nace de los bebés robados, pero tirando del hilo e investigando el asunto, se asoma una red terrorífica: abusos policiales, muertos en cunetas y personas que ya no quieren siquiera justicia, sino dignidad. Poder llorar a sus muertos, que reconozcan los crímenes de las personas que hicieron un infierno de sus vidas.

Y mucho más, ya que "la película no podía profundizar en todo lo que ocurrió, por lo que se centra en historias concretas", como dice su directora, Almudena Carracedo.

El proceso de creación

De las casi 500 horas de brutos de la película, rodada durante más de seis años, hubo un largo proceso de montaje que se extendió durante más de año y medio, "para poder entretejer todas las líneas argumentales y todos los elementos de la película: la parte poética, el contexto histórico o el contexto político". Aunque "la película se va escribiendo" según se graba, había que "establecer líneas argumentales" en el proceso de montaje, el verdadero proceso de escritura.

La narrativa convencional del documental se explica por su vocación de crear un mapa general de los hechos, "un mosaico de la represión franquista" ante la falta de historias que trataran estos temas "nunca abordados en conjunto".

El Silencio De Otros 3

La estructura de 'El silencio de otros' no se apoya en ese tono político, sino en las historias que aparecen, contando "un tema pero no a través del tema sino de la humanidad de los personajes". También resulta fundamental para alejarse del contenutismo la doble visión de los hechos.

Los eventos que se desarrollan en la película ocurren no sólo en España, donde existe una mirada interna, sino también en Argentina, aportando una perspectiva doble: la visión externa de lo que ocurre en España, pero también, desde el caso argentino, "otra manera de lidiar con la memoria, de memorializar todo lo que ha pasado". Este shock convierte a las víctimas en héroes en un país ajeno a su realidad pero con una experiencia similar.

'El silencio de otros': de lo individual a lo colectivo

La cercanía del relato se hace empática, y la individualización de las reivindicaciones consigue que dejen de ser políticas para convertirse en búsquedas de justicia personal que trasciende hacia lo universal. Porque para Almudena era importante "no hacer una película política sino llegar a través de las historias personales a cuestiones más diversas".

La narración quiere acercar al espectador las historias contadas, para "generar una conversación social sobre el tema". Pero 'El silencio de otros', aunque marca tendencias necesariamente políticas, no quiere ser un documental ideológico sino un relato de historias de vida que trascienden lo político a través de la intimidad.

El Silencio De Otros 8

El largo rodaje se hizo con un equipo muy reducido, donde siempre estuvieron Almudena Carracedo con la cámara y Robert Bahar con el sonido. Este tipo de producción, el mismo que en la primera película de los directores, 'Made in L.A.', "permite crear una afinidad, una cercanía con la propia película".

Esta cercanía genera una relación más íntima con la película que además, "sirve para profundizar más en cada personaje", y lleva al objetivo último de la misma: llevarnos a la lágrima colectiva, pero también a la celebración de las victorias comunes. Esto es, a la comunión sentimental del público con los personajes de 'El silencio de otros'.

El recorrido (internacional) del documental ganador del Goya

Aunque la película no tuvo demasiados inconvenientes más allá de los económicos para salir adelante, sí hubo cierta opacidad en nuestro país. Esta situación parece haber cambiado en los últimos tiempos, con visibilidad mediática pero también compromiso político mediante la creación de un banco nacional de ADN entre otros proyectos.

En todo caso, Almudena Carracedo opina que "se avecina un momento de reacción fuerte, con orientaciones reacias a mirar al pasado". La entrada en la producción de El Deseo, de Agustín y Pedro Almodóvar, fue uno de los revulsivos de la película.

El Silencio De Otros 4

Porque la voluntad de 'El silencio de los otros' era "que se supiera que era una película española", no una mirada ajena a la memoria histórica. "Aunque había dinero de todo el mundo, el equipo es español, porque es una película hecha desde dentro a pesar del valor de la visión externa". La entrada del sello Almodóvar no era sólo sinónimo de cierto estatus sino también un posicionamiento en la denuncia que la película realiza.

El éxito del documental ha sido significativo en el circuito de festivales y premios: se alzó con el Premio del Público en la sección Panorama de la Berlinale de 2018, así como con el Gran Premio del Jurado en el Sheffield DocFest, ganó como ya hemos dicho el Goya al mejor documental, fue preseleccionada (aunque no consiguió la nominación) a los premios Óscar 2019, estuvo nominada en los Premios de Cine Europeo...

Además, 'El silencio de otros' ha gozado de una extensa red de distribución: fue estrenada (y reestrenada) en cines y acaba de aterrizar en numerosas plataformas, se proyecta en centros culturales... La intención es que la película siga difundiéndose, para llegar a "una emisión abierta en Televisión Española". No es poca cosa.

'El silencio de otros' ha llegado en un momento en el que la memoria histórica está en el centro del debate: "Hay una evolución del tratamiento de la temática del documental en los últimos años: ahora está en la agenda política, está en la televisión, está en los medios, cuando hace años nadie hablaba de esto". Y la mirada hacia nuestra historia es de actualidad rabiosa. Porque "no es una película sobre el pasado sino sobre la lucha presente y el sufrimiento que existe ahora".

El Silencio de Otros
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio