Compartir
Publicidad
“No importa cómo la cuentes, si es una buena historia, el público la disfrutará”. Clark Spencer, productor de 'Ralph rompe Internet'
Entrevistas

“No importa cómo la cuentes, si es una buena historia, el público la disfrutará”. Clark Spencer, productor de 'Ralph rompe Internet'

Publicidad
Publicidad

He de reconocer que no soy un gran consumidor de cine de animación. No obstante, de cuando en cuando se estrena algún largometraje que termina llamándome la atención y cautivándome de forma especial, siendo uno de los últimos en conseguirlo la genial carta de amor a los videojuegos que dirigió en 2012 Rich Moore bajo el título de 'Rompe Ralph'.

A unos cinco meses del estreno de la segunda entrega de la ahora franquicia, titulada 'Ralph rompe Internet', hemos podido acudir a la presentación de la película en la que, además de comprobar cómo el desembarco de Ralph y Vanellope en las vastas tierras de la Red de Redes va a elevar a un nuevo nivel las cotas de calidad, diversión y ambición respecto a la primera parte, hemos podido charlar con Clark Spencer, productor del largometraje.

Spencer, que debutó en la producción con 'Lilo & Stitch' en el año 2002 y que también ha puesto su sello en cintas de la talla de 'Zootrópolis', 'Bolt' o la primera 'Rompe Ralph', ha hablado con nosotros sobre, entre otros temas, el cine de animación, su manera de abordar una secuela, su representación de internet o los devenires de la distribución cinematográfica.

Clark Spencer Clark Spencer

¿Qué tiene la animación que no tenga el cine de acción real?

Hay un par de cosas que me interesan de la animación. La primera de ellas es que te permite viajar a mundos a los que es imposible llegar con las películas de acción real. El ordenador nos permite crear mundos fantásticos y a niveles muy superiores cualquier cosa que pudieses hacer en acción real. Pero lo más importante para mi es que las películas de animación llegan a gente de todas las edades y de todos los rincones del mundo, y pueden generar un gran impacto en ellos. La acción real puede conseguir esto en algunas ocasiones, no siempre; pero la narrativa de la animación está en una posición que la hace disfrutable por niños y adultos.

Lo último que diré al respecto es que el cine de animación está lleno de artistas. Tengo que trabajar día a día con artistas increíbles que crean cosas de la nada, cosas que no existen; si quieres crear esta habitación, tienes que construir cada elemento que hay en ella, no basta con poner cámaras y filmar. Para mi, es algo emocionante.

Tu primer crédito como productor es ‘Lilo & Stich’ en 2002. ¿Cómo ha evolucionado desde entonces la animación bajo tu punto de vista? ¿Ha influido a tu forma de abordar la producción de tus largometrajes?

'Lilo & Stich' fue un largometraje 2D dibujado a mano; fue mi primera película y aprendí todo sobre cómo realizar filmes de ese tipo. Cuando hice mi siguiente película, 'Bolt', fue en CGI 3D y tuve que aprender un nuevo proceso de trabajo desde cero. Lo verdaderamente emocionante de esto fue el poder crear un mundo más inmersivo de lo que puedes lograr en 2D. Ambos medios permiten contar historias increíbles, pero hay algo del CGI que permite sentir al público que ese mundo que has creado tiene profundidad y existe realmente.

Desde 'Bolt', tanto en 'Zootrópolis' como en 'Rompe Ralph' y, por supuesto, en esta secuela, puedes ver cómo hemos evolucionado en cuanto a lo que nos permite la tecnología. De ningún modo hubiésemos podido hacer esta película hace diez años, hay demasiados requerimientos a nivel de software, hardware y tiempo de procesado que nos permiten crear este mundo. En cada película he aprendido cosas nuevas, y es lo verdaderamente emocionante de este trabajo.

¿Crees que ambos medios son igual de efectivos en términos narrativos o el 2D ofrece menos posibilidades?

¡En absoluto! No creo que el 2D sea menos efectivo en términos narrativos que el CGI. Me encantan las películas 2D que siguen haciéndose hoy día y que cuentan buenas historias. Creo que lo bueno de Disney como estudio es que permite a los creativos elegir en qué medio contar sus historias, y dependiendo de la historia que tengan en mente, convertirla en una película animada a mano o por ordenador.

Por el momento, muchos cineastas adoran lo que el CGI puede hacer en cuanto a la construcción de mundos respecta pero, en términos narrativos, creo que el medio no importa, incluso en acción real: puedes contar una historia en acción real, en animación, en blanco y negro, en stop motion... Hay muchas formas diferentes de contar una historia; siempre y cuando sea una gran historia, el público acudirá a verla y la disfrutará.

Centrándonos en ‘Ralph Rompe Internet’... Tratándose de una secuela, ¿Cómo habéis abordado el reto de mantener la frescura de la cinta original e intentar superarla?

En la primera película, el director Rich Moore tuvo la idea de contar una historia sobre su infancia, lo que se tradujo en el salón recreativo. Es una gran historia, sobre todo al tener a estos dos personajes, dos inadaptados que se encuentran el uno al otro, en un mundo tan particular como el recreativo. Cuando empezamos a pensar en una nueva historia que contar, no nos emocionamos especialmente hasta que llegó la idea de usar Internet.

Desde el principio pensamos que 'Rompe Ralph' sería una única película y que no tendría secuelas, pero una vez Internet empezó a rondar nuestras cabezas, nos empezamos a entusiasmar sobre ese universo; sobre lo vasto que podía ser y cuanto podría ampliar nuestras miras en cuanto a lo que podíamos hacer y lo que podíamos contar, y sobre cómo el público de todo el mundo sabe lo que es Internet. Esto es lo que nos ha emocionado. Coger a dos personajes queridos y ponerlos en un mundo completamente diferente y que se desmarca por completo del primer filme.

Dims

¿Cuánto ha durado el proceso de creación de la película y cuántas personas han participado en ella?

Los directores empezaron a desarrollar la idea justo cuando se estrenó 'Rompe Ralph' a finales de 2012, aunque se tomaron un descanso y se pusieron manos a la obra con 'Zootrópolis'. Volvieron a trabajer en 'Ralph Rompe Internet' hará cosa de dos años y medio, así que, en total, estaríamos hablando de un total de cuatro años de proceso creativo. Ahora hay aproximadamente unas cuatrocientas cincuenta personas trabajando en el proyecto; empezamos con un equipo muy pequeño de unas veinticinco personas y hemos crecido hasta las cuatrocientas cincuenta.

En ‘Ralph Rompe Internet’, junto a Rick Moore, habéis hecho debutar en la dirección a Phil Johnston, con quien ya trabajaste en 'Zootrópolis' y ‘Rompe Ralph’ como guionista. ¿Qué os ha hecho apostar por él?

Phil ha sido una parte muy importante de Disney Animation desde hace unos diez años; fue el escritor de la primera 'Rompe Ralph', de 'Zootrópolis'... Para nosotros, hacerle codirector ha sido una oportunidad para dejar al guionista influir en la evolución de la historia. El trabajo de los guionistas es realmente duro, porque escriben un guión y después la historia continúa cambiándose respecto a lo que redactaron originalmente, así que hay algo especial en tener a la persona que puso todas esas palabras sobre el papel siguiendo todo el proceso hasta el final. Para él ha sido una oportunidad para ampliar sus miras como director, ya que ha dirigido acción real anteriormente, pero nunca animación; así que ha sido una oportunidad para ver cómo funciona el negocio de la animación.

Me encanta trabajar con dos directores porque creo que van intercambiando ideas entre ellos y cuando uno intenta encontrar alguna clave el otro le ayuda a hacerlo. De algún modo, tener dos directores es más sencillo que tener a un único responsable en un largometraje.

Princesas Disney

La escena de las princesas Disney que aparece en el tráiler resulta muy impactante, nunca las habíamos visto de este modo. ¿Cómo nació la idea?

Vanellope es una princesa, es la princesa de la primera película, y tuvimos que pensar cómo ponerla en una escena en la que se da cuenta de que es alguien que ella desconocía y empieza a sentir una afinidad con estos otros personajes del canon Disney. Nunca hemos tenido a todas las princesas Disney juntas y fue una escena que llevó mucho tiempo crear y encontrar ese equilibrio entre ser muy respetuosos con sus personalidades originales, pero también expandirlas en términos de quiénes son dentro del grupo.

¿Habéis contado con las dobladoras originales de estos personajes?

Sí. Todas las voces de las princesas son las de sus actrices de doblaje originales que aún siguen entre nosotros. Conseguimos que todas volviesen a darles voz; fue una experiencia increíble tenerlas en el estudio y darles la oportunidad de volver a trabajar con sus personajes y también de hablar con nosotros sobre cómo veían a las princesas. Después de grabar se reunieron con el equipo de animación y hablaron sobre cómo sentían que eran esos personajes, intentando dar a los animadores la habilidad de entender cómo deberían traerlos a la vida.

Siguiendo con la escena de las princesas, no se si has escuchado las críticas hacia un supuesto "whitewashing" que se ha hecho con los personajes de Mulán y Pocahontas. ¿Algo que comentar al respecto?

Las princesas que aparecen en 'Ralph Rompe Internet' no son las princesas Disney reales, sino los avatares de estas princesas en una página web llamada "Oh My Disney". En muchos casos, cuando ves el metraje online, puede parecer diferente al original en cuanto a color se refiere; así que en lo que respecta al color de la piel de Pocahontas, fuimos muy fieles al original, y creo que el problema es que cuando ves los clips online parecen "lavados".

Ralph 2 Oh My Disney

Además de las princesas, en el avance hemos visto que aparecen personajes de Star Wars y algunas referencias a Marvel o Pixar. ¿Podemos esperar ver a personajes de estas otras marcas propiedad de Disney en 'Ralph Rompe Internet'?

Cuando dentro de la película vamos a una web como "Oh My Disney", vamos a pasarlo bien con los personajes relacionados a ella. Vamos a ver personajes de Marvel y Pixar en este área, pero la historia no va sobre las princesas o sobre "Oh My Disney"; tan sólo es una de las paradas de nuestra aventura por Internet y hay muchas más páginas web que hemos tratado de personificar.

Todas las películas de Disney esconden un tema o una moraleja en el fondo de la diversión. ¿Cuál sería la de 'Ralph Rompe Internet, sin spoilers de por medio?

'Ralph Rompe Internet' es la historia de dos amigos que van a Internet. Ralph sólo quiere conseguir un volante y volver al salón recreativo del pueblo y recuperar su vida normal, pero Vanellope va a enamorarse de Internet y la va a situar en el polo opuesto. La historia que queremos contar es la de dos mejores amigos que tienen que tomar la decisión de si deberían continuar sus vidas por caminos separados; es de ahí de donde sale la verdadera emoción de la historia y es algo que todos hemos experimentado, ya sea como adultos que dejan a sus hijos irse llegado el momento o como niños viendo a nuestros amigos mudarse a otras ciudades.

En la primera aventura de Ralph usasteis muchas IPs de videojuegos, y en esta ocurre lo mismo con marcas comerciales de compañías y productos relacionados con internet. ¿Cómo es el proceso para introducir IPs ajenas en vuestra película?

Hay un pequeño tira y afloja respecto a todo esto. Para los personajes de videojuegos tuvimos que llamar directamente a las compañías y conseguir los derechos para utilizarlos, porque son eso, personajes. En cuanto a las marcas comerciales hay mucha más flexibilidad. Tuvimos que pensar qué marcas tenían más sentido para nuestra narrativa, y lo que hemos intentado hacer es que bajo ningún concepto pareciese que la inclusión de estas marcas era algún tipo de anuncio o promoción, porque ese no debería ser el objetivo de la película.

Para nosotros era cuestión de qué encajaría de forma más orgánica en nuestro largometraje, porque no estamos ante una versión de Internet pasada por el filtro de Ralph, vamos a ver Internet directamente y a descubrir sus entresijos. Esta es una de las partes más divertidas de esta película y nuestro uso de eBay es uno de los mejores ejemplos sobre cómo emplear una marca para desarrollar la narrativa.

¿Cómo encuentras una pieza de reemplazo para un videojuego que ya no existe? Probablemente en un sitio como eBay. Así que cogimos las bases del funcionamiento de esa página web y la convertimos en una especie de casa de subastas en la que todo el mundo está pujando; algo comprensible y divertido para todo tipo de públicos y que, además, no parece un anuncio.

Ralph Breaks The Internet

Dicen que no hay dos sin tres... ¿Hay posibilidad de ver a Ralph en una tercera parte?

Cuando creamos estos personajes nos enamoramos de ellos. Esta es la primera vez que he podido trabajar en una segunda parte con los mismos personajes y ha sido muy divertido volver junto a ellos y llevar el mundo del recreativo a Internet, pero creo que la clave está en tener una historia que quieras contar realmente. Hasta que los directores dijeron "qué pasaría si llevásemos a Ralph y Vanellope a Internet" no había nada que nos invitase a hacer una secuela de 'Rompe Ralph', pero esto nos emocionó muchísimo sobre cómo podríamos desarrollar una historia sobre estos dos amigos siendo desafiados por un nuevo mundo. Así que esta es la clave si quieres regresar junto a personajes con los que has trabajado previamente: tener una gran historia que quieras contar.

Hablando un poco sobre industria y distribución... Se está debatiendo mucho últimamente sobre la lucha entre Netflix y la distribución tradicional. Ahora que la nueva plataforma de VOD de Disney está a la vuelta de la esquina, me encantaría conocer tu punto de vista sobre esta polémica. ¿Crees que las salas de cine están en peligro?

No creo que estén en peligro; este es el punto de vista optimista de alguien que adora ver películas en pantalla grande. Si miras atrás en el tiempo, cuando llegó la televisión todo el mundo dijo que los cines iban a desaparecer, igual que con la llegada del VHS, pero nunca desaparecieron. Si quieres tener una experiencia tan increíble como ver una película en pantalla grande, vas a querer verla en un cine.

No hay duda de que estas otras opciones de distribución en plataformas de streaming van a continuar cambiando el mundo, pero creo que la gente va a seguir queriendo ir al cine y tener experiencias colectivas en una sala la noche de estreno. Lo que es seguro es que veremos un incremento del número de productos creativos y las diferentes formas en que podamos disfrutarlos.

Por cierto, uno de los mayores negocios de Internet es el porno. ¿Hacéis alguna alusión?

No. No la hacemos. (Risas)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio