Compartir
Publicidad

Leonor Watling, Latre y Amparo Baró doblan 'La increíble, pero cierta historia de Caperucita roja'

Leonor Watling, Latre y Amparo Baró doblan 'La increíble, pero cierta historia de Caperucita roja'
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'La increíble, pero cierta historia de Caperucita roja' (‘Hoodwinked’, 2005) ya está a la venta en DVD en v. o., en su página oficial se puede comprar o ver el trailer. La película está escrita y dirigida por Cory Edwards, Todd Edwards y Tony Leech, y producida por Maurice Kanbar, David Lovegren y Sue Bea Montgomery. El montaje corre a cargo de Tony Leech y la música, de John Mark Painter y Daniel Rogers.

Las voces inglesas y las españolas se reparten de la siguiente manera: Anne Hathaway/Leonor Watling: Caperucita; Glenn Close/Amparo Baró: La Abuelita; Patrick Warburton/Carlos Latre: El Lobo; Cory Edwards/Anabel Alonso: Balita la Ardilla; James Belushi/Jordi Royo: El Leñador; Chazz Palminteri/Carles Di Blasi: El Lanas; Xavi Fernandez- La Cabra.

No sabemos si con estos famosos ocurrirá lo que habíamos comentado sobre otras películas de animación que resultaban un poco insufribles con doblajes no profesionales. Como ya anunciamos, Anabel Alonso repite doblaje, después de 'Ant Bully: bienvenido al hormiguero', donde compartía micrófono con Carmen Maura. De ella, al menos tenemos la referencia de que lo hizo muy satisfactoriamente en 'Buscando a Nemo. Confío en su compañera de 'Siete Vidas', Amparo Baró, y veremos qué tal resultan los demás. Por fin, conoceremos toda la historia acerca de cómo Caperucita Roja, la Abuelita, el Leñador y el Lobo acaban siendo sospechosos en un caso que sólo puede resolver el mejor de los detectives. La película comienza al final del cuento y luego da marcha atrás. Los detectives pronto descubrirán que la aparentemente inocente Caperucita es más lista de lo que parece, que el lobo malvado ha sufrido un gran malentendido y que la abuelita tiene una vida secreta que nadie podría imaginarse. El leñador inseguro, por su parte, también ambiciona algo.

Tras toda leyenda yace la historia real y sorprendente de lo que aconteció realmente. No existe leyenda más famosa en el mundo entero que la de Caperucita Roja. Esta historia aparentemente sencilla acerca de un lobo que se disfraza de abuelita para así engullir ávidamente una niña encapuchada se ha convertido en parte indeleble de la conciencia cultural del globo entero, con su clásico clímax: “Pero abuelita, ¡qué dientes tan grandes que tienes!” Sin embargo, acaso esta historia no sea tan diáfana y sencilla, después de todo.

Efectivamente, hay muchas preguntas que permanecen sin respuesta en cuanto a la verdadera historia, frente a la que conocemos. ¿Cuál fue el auténtico motivo del lobo? Y en todo caso, ¿dónde estaba la abuela? ¿Por qué levantó el hacha el leñador? ¿Y quién era Caperucita Roja en lo más hondo de su ser, cubierta por esas prendas rojas?

'Hoodwinked' abre en canal esta célebre historia y no deja títere con cabeza mientras rehace de arriba abajo, irreverente y alegremente, el cuento de hadas convirtiéndolo en una investigación criminal que combina humor, sensibilidad, y diversión desatada en una historia acerca del poder derivado de creer en quién eres realmente.

caperucita leonor.jpg

'Hoodwinked' es el primer largometraje del nuevo sello Kanbar Animation Studio, resultado de la unión de esfuerzos entre el empresario e inventor Maurice Kanbar (inventor de SKYY Vodka, entre otras cosas) y la veterana del mundo de la animación Sue Montgomery. Kanbar y Montgomery lanzaron la nueva empresa particularmente para poner en circulación películas de animación por CGI con historias elaboradas y altamente creativas para las crecientes demandas familiares de mayor sofisticación. Ambos comparten toda una vida de verdadero amor a los cuentos de hadas clásicos... y vislumbraron lo mucho que se divertirían desmontando esas mismas adoradas narraciones infantiles preferidas de todos tratando cada una de sus partes con un punto de vista absolutamente moderno.

A la hora de elegir el primer proyecto, Kanbar y Montgomery se sintieron atraídos por el talento de dos jóvenes hermanos cineastas, Cory y Todd Edwards, cuyo especial navideño, Wobots —una aventura infantil de ciencia-ficción acerca de un grupo robots desajustados, pura chatarra—, demostró sus capacidades a la hora de forjar una serie de historias originales, emocionantes y divertidas narradas con irresistible estilo de animación digital.

"Entendíamos a los Edwards como auténticos hombres renacentistas, capaces de desarrollar un gran talento narrativo" —explica Montgomery—. "Eran exactamente lo que estábamos buscando para Kanbar".

Los hermanos Edwards, a su vez, crearon para Kanbar una narración de Caperucita Roja absolutamente inimaginable, contada con gran ironía a manera de historia de detectives retorcida, psicológica y con muchos giros, que se atrevía a combinar los personajes arquetípicos de “Caperucita Roja” con la maestría y humor descarnados de Sospechosos habituales (The Usual Suspects, 1995) o Sangre fácil (Blood Simple, 1984), y la emoción de Shrek (Shrek, 2001) para un público familiar. Kanbar y Montgomery quedaron inmediatamente encantados.

Mientras los Edwards desarrollaban más la historia, junto con el coguionista y codirector Tony Leech, decidieron desplegar el cuento en una serie de flash-backs estilo Rashomon (Rashomon, 1950) en que participan Caperucita Roja, el Lobo, el Leñador y la Abuelita, mientras el detective Nicky Aletas, el anfibio más brillante del bosque, trata de determinar quién debe confesar el delito por los altercados en la cabaña. Mientras cada uno de los imputados narra una versión igualmente entretenida pero completamente distinta acerca de los horrendos hechos del día, se evidencia una gran imagen absolutamente esclarecedora y la identidad del villano, lo que conduce a una caza culminante para poder llevar al culpable ante la justicia.

Los hermanos Edwards y Leech estaban convencidos de que tanto el público joven como el adulto se lo pasarían en grande resiguiendo las alocadas evoluciones de la investigación.

Cory Edwards nos comenta: "Nuestro punto de partida estribaba en que gracias a los videos musicales, los anuncios televisivos, y particularmente los videojuegos, los chicos están hoy plenamente acostumbrados a historias no lineales, lo que nosotros hemos bautizado como narración en 3D. De tal modo que en Hoodwinked pensamos que se lo pasarían de miedo retrocediendo en el tiempo para saber cómo fue que esos cuatro personajes clásicos que creen conocer tan bien: la Caperucita Roja, la Abuelita, el Lobo, y el Leñador, fueron a parar, todos, a la cabaña aquella fatídica noche. Todos aquellos que creen saberse el cuento de la Caperucita Roja van a llevarse algunas sorpresas".

A medida que la investigación criminal avanza en Hoodwinked, y cada personaje principal participa una versión igualmente extravagante acerca de cómo fueron a parar a la cabaña de la Abuelita, sus historias en parte se ven impulsadas por una banda sonora que consta de quince melodías pop, rock y soul originales. Desde “Red is Blue”, de estilo blues, hasta los giros hilarantes de “Schnitzel Song,” que profiere el Leñador, la música del film contribuye a la narrativa del film y aporta mucha emoción a la historia.

Antiguo “actor de cafés,” Todd Edwards escribió nueve de las canciones de la película, componiéndolas con ayuda de su guitarra acústica mientras trabajaba en el guión con miras a que el diálogo inspirara las canciones y viceversa en un proceso orgánico.

caperucita amparo.jpg

Edwards también interpreta cuatro de las canciones para el film, entre las que están “Eva Deanna” (composición rock con estilo punk que se refiere a su sobrina de dos años, hija de la productora asociada Katie Hooten), y “Tree Critter,” composición rock estilo años 70 que es la monda, y que presenta a Edwards como una marmota vigorosa. Además, Cory Edwards escribió dos canciones con estilo de rap para Hoodwinked: “The Real G,” que funciona como tema para los deportes de riesgo de la Abuelita; y la muy enérgica “Bounce,” que se escucha durante los títulos de crédito. Completando las canciones que los Edwards han escrito, el compositor John Mark Painter ha compuesto la banda sonora del film recurriendo a las típicas y efectivas melodías jazzísticas de los filmes de detectives clásicos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio