Publicidad

'House' y sus reajustes de plantilla

'House' y sus reajustes de plantilla
13 comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde hace tres temporadas, 'House' tiene un problema con el equipo de diagnóstico del hospital Princeton Plainsboro. Al final de la tercera temporada, los tres médicos que habían empezado la serie trabajando con House lo dejaban: Chase era despedido, a Foreman le ofrecían un trabajo mejor y Cameron dimitía. Con el principio de la cuarta entrega, los responsables de la serie idearon un método a lo 'Supervivientes' por el que House elegiría a su nuevo equipo de entre diferentes candidatos, y que resultó muy divertido de ver. Sin embargo, una vez que Taub, Trece y Kutner empezaron a trabajar para House, con Foreman vigilando como espía de Cuddy y Chase y Cameron reducidos a apariciones marginales, comenzaron a ser una carga para la serie.

Los críticos no se han cansado de decir que en 'House' había demasiada gente. Con un personaje central tan fuerte, los secundarios quedan a veces muy reducidos y, sólo con Cuddy y Wilson como imprescindibles, no hay tanto espacio para que los demás sean interesantes. O lo hay, pero en 'House' no han sabido encontrarlo. El caso es que hemos estado dos temporadas completas con Taub, Kutner y Foreman y Trece unidos en esa pareja que a mí no me convence nada, y que el propio House apoda Foreteen. En la quinta temporada, Kutner se suicida y al principio de la sexta Taub y Trece acaban marchándose otra vez. Lo que deja otra vez al doctor con su viejo equipo.

Lo curioso de todo es que, después de que el final de la tercera temporada les diera la excusa perfecta para despedirla de la serie, y tras haberla tenido dos temporadas sin hacer nada, largan a Cameron justo cuando por fin tiene algo que hacer. Y de un modo que a mí me resultó extraño después de la evolución que hemos visto en House tras su ingreso en el psiquiátrico. El asesinato del dictador a cargo de Chase da una justificación moral a Cameron para irse, pero suena forzada. Tuvo una interesante última confrontación con House, eso se lo vamos a reconocer, y perdemos esos curiosos paralelismos entre los dos médicos que venían dándose desde la tercera temporada, pero no puedo evitar que su marcha dé sensación de artificial.

Tal vez es que no le veo la utilidad al nuevo equipo. La mitad de los problemas de Trece con House ya los vimos en las primeras temporadas aplicados a Cameron, y el pobre Taub resulta bastante plano, además de que Foreteen son muy sosos. No deberían haberse cargado tan pronto a Amber, que resultaba mucho más divertida con House, y parece que ellos sean conscientes de ello, y así la trajeron de vuelta, en forma de alucinación en la quinta temporada. Los tejemanejes de House para quedarse con todos sus subordinados recordaban demasiado al viejo House, y si desde el principio de la temporada nos han dicho que él está dispuesto a dejar de ser así, esto no augura nada bueno.

David Shore tiene la mala costumbre de amagar con evoluciones de House que, aunque es cierto que tienen potencial para 'matar' la serie, también pueden devolverle la frescura. House parece cambiar durante cuatro capítulos para, acto seguido, volver a ser el de antes. 'Broken' es un capítulo suficientemente importante para el personaje como para tenerlo en cuenta en su desarrollo, en lugar de olvidarse de lo que House aprendió en él cuando no interesa a los guionistas. También es verdad que la marcha de Cameron se filtró hace ya algún tiempo, por lo que se pierde el factor sorpresa. Esperemos que esa sorpresa no sea, al final, que Shore y compañía son demasiado cobardes para continuar con todas las consecuencias con la línea que abrieron al principio de la temporada.

En ¡Vaya Tele! | 'House', ¿cambiando de rumbo en su sexta temporada?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios