Compartir
Publicidad

Estudio sobre la evolución de las copias piratas y los Oscars

Estudio sobre la evolución de las copias piratas y los Oscars
Guardar
56 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como cada años desde los últimos seis años, Andy Baio, el día que se producen las nominaciones a los Oscars, realiza su estudio sobre las películas nominadas disponibles en Internet y el tiempo que han tardado las mismas en estar en esta situación. El estudio en sí no busca más que dar una idea de por donde están los fantasmas que la industria cinematográfica ve con respecto a sus quejas, y como en la mayoría de los casos son la propia gente de dentro la que permite que los DVD screeners terminen estando en poder de la red de redes.

Durante la última entrega de la ceremonia de entrega de los premios Jose María Forqué, no se paró de hacer hincapié en lo mala que es la piratería, y en lo malo que son los usuarios y los espectadores por descargarse películas en vez de ir al cine. Si se parasen a pensar en lo que sucede con las copias que las distribuidoras entregan a los académicos para sus tomas de decisiones, comprenderían más sobre los descubrimientos que el análisis de Waxy supone, y rebajarían su tono de crítica cuando entendiesen que el enemigo lo tienen dentro, en sus propias tripas, y que el internauta no es tan malo como ellos en realidad creen.

Porque las conclusiones del estudio dicen que: 23 de los 26 films nominados están disponibles en calidad DVD el mismo día en que se da la lista de nominados, el porcentaje más alto de los últimos 6 años; los académicos han recibido screeners de al menos 20 de los 26 films; 25 de los 26 films están subidos en algún tipo de formato a Internet, incluyendo dos grabaciones con cámara; el tiempo medio que tarda un screener recibido por un académico en estar disponible en la red es de 6 días. Y esto se mira sobre las películas que al menos han tenido éxito en taquilla.

Lo que no se puede hacer es estar en misa y repicando. No se puede defender la opción de ver las películas de una cierta manera, al menos reconocerlo estando dentro de la industria, y después atacar a los mismos que te ayudaban a ver la película de una manera alternativa, porque te afecta a tu bolsillo directamente. Ahí está Internet y sus usuarios para recordarle a Albert Serra que su opinión cuando menos no es creíble.

Otras entradas en Blogdecine:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos