Publicidad

¿Existe el 'Butthole Cut'? Todo lo que sabemos sobre el delirante montaje de 'Cats' abarrotado de anos felinos
Otros

¿Existe el 'Butthole Cut'? Todo lo que sabemos sobre el delirante montaje de 'Cats' abarrotado de anos felinos

Puede que el demencial espectáculo que nos brindó la espeluznante 'Cats' de Tom Hooper, que el compañero Jorge definió a la perfección como "una pesadilla musical lisérgica", haya sido uno de los fenómenos cinematográficos más destacados del final de la década pasada. Pero cuando esa obsesión por lo grotesco y lo extraño se deshinchó, en la red de redes nació el milagro que dio una segunda vida a la infame adaptación del musical de Broadway. Un milagro con forma de ano.

Hace unas semanas, Twitter fue testigo del nacimiento de un rumor que apuntaba a la existencia de un montaje desechado de 'Cats' en el que los felinos antropomórficos protagonistas tenían a la vista la última parte de sus aparatos digestivos. Una versión de la cinta que la tuitersfera no tardó en bautizar como el 'Butthole Cut' mientras clamaba para que Universal la hiciese pública.

Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿Es el 'Butthole Cut' una realidad? Vamos a repasar todo lo que sabemos sobre un montaje que rivaliza con el mismísmo 'Snyder Cut' de 'Liga de la justicia' por hacerse con el título de la mayor obsesión del fandom internauta.

El origen del... ¿mito?

Mientras Twitter aún ardía con infinidad de comentarios sobre 'Cats', incluyendo los de un Seth Rogen colocadísimo que no daba crédito de lo que estaba viendo, el pasado 18 de marzo un mensaje relativo al largometraje destacó sobre el resto. Su autor es Jack Waz, y su contenido el siguiente:

"Un productor de VFX amigo de un amigo fue contratado en noviembre para terminar algunos de los 400 planos con efectos de @catsmovie. Su trabajo consistió en eliminar anos de CGI que se habían añadido algunos meses antes. Esto significa que, en algún lugar, existe un 'Butthole Cut' de 'Cats'".

El tuit corrió como la pólvora, impulsado en parte gracias a los likes del propio Rogen o del mismísimo Rian Johnson, director de 'Puñales por la espalda' o 'Los últimos Jedi'. La red social estaba en llamas. El pueblo pedía a gritos que el presunto 'Butthole Cut', ahora convertido en uno de los memes más populares de lo que va de año, viese la luz. Lo ya de por si dantesco se había convertido en algo aún más turbador. Y, entonces, llegó la gran filtración.

"¡Ahí hay un puto ojete!"

Cats Universal Pictures Stills 2019 Taylor Swift Hr

El 7 de abril, tras infinidad de conjeturas e investigaciones infructuosas, el medio The Daily Beast logró contactar en exclusiva con una fuente anónima que, según afirma, trabajó en los efectos visuales de 'Cats'. Un Garganta Profunda de los VFX que asegura que los anos felinos aparecieron por sorpresa a la mitad del desarrollo de la película. Atentos a sus declaraciones, porque no tienen desperdicio.

"Cuando estábamos viendo los playbacks, estábamos en plan '¿Qué diablos? ¿¡Habéis visto eso!?' Lo pausamos. Fuimos a llamar a nuestro supervisor rollo '¡Ahí hay un puto ojete! ¡Hay anos!'. No era prominente, pero lo podías ver, y sólo podías pensar '¿Qué demonios es eso? Hay un puto ano.' No estaba en tu cara, pero, al mismo tiempo, si lo buscabas, ibas a verlo".
Cats

Según el informante, la aparición de anos no estaba prevista, ya que ni tan siquiera figuraban en los concept-art. Surgieron de manera espontánea. "Nadie había dicho, 'Queremos anos'. Era una de esas cosas que, tan sólo, ocurrieron y pasaron inadvertidas". Por desgracia, cuando el estudio se percató de la presencia de —ejem— anatomía indeseada, se vio obligado a tomar medidas y eliminarla de la ecuación.

El presunto problema con los anos es tan sólo un indicativo más del caos que reinó durante una fase de post-producción de 'Cats' que la fuente describe como un infierno "próximo a la esclavitud", con semanas de 90 horas de trabajo que se fueron sucediendo durante meses y con trabajadores que se veían obligados a quedarse en la oficina durante dos o tres días durmiendo bajo sus mesas.

Además de esto, el informante anónimo remarca que uno de los principales problemas era el máximo responsable del proyecto, Tom Hooper. Según el artista de efectos visuales, el director, al que describe con adjetivos como "irrespetuoso" o "condescendiente" desconocía por completo el funcionamiento básico de la animación —esto no me sorprende lo más mínimo, ya que he escuchado en varias ocasiones de primera mano que es algo más habitual de lo que debería en la industria—, y atacaba duramente al departamento de VFX. "Te habla como si fueses basura".

Methode Times Prod Web Bin 97784a5a 1cf7 11ea 84a6 10ccf4ec8de6

Por poner algún ejemplo de lo que suponía trabajar con Hooper, en la entrevista se cuenta que, cuando los equipos responsables enseñaban los playblasts —animaciones de muestra sin color ni textura—, el director no entendía qué diantres pasaba y exigía ver el material renderizado al completo, con la consiguiente pérdida de tiempo y esfuerzo. Pero, probablemente, el cénit de la locura se alcanzó cuando Hooper pidió ver vídeos de gatos reales ejecutando las mismas acciones que los personajes humanoides de la película. "Como sabes, los gatos no bailan", apunta el informante.

Para terminar, este artista de VFX describió, en términos generales, cómo fue trabajar en una 'Cats' que, recordemos, se estrenó sin terminar y tuvo que actualizarse una vez estrenada en cines a una versión con los efectos visuales completados.

"Para nosotros fue casi esclavitud, todo ese trabajo complicado que tuvimos que realizar sin tiempo. Estuvimos tan agobiados con el proyecto que no teníamos tiempo para nada. Así que cuando la gente dice, 'oh, los efectos no eran buenos' o 'la animación no es buena', o algo parecido, la culpa no es nuestra. No tenemos tiempo. Seis meses para hacer un tráiler de dos minutos y cuatro meses para hacer una película de una hora y media. Mis matemáticas son bastante buenas... Puedes imaginar que no tiene ningún sentido".

Anos accidentales

Taylor Swift Fotograma Cats 1577131398071

Pese a la jugosa información de la exclusiva de The Daily Beast, sobre todo en lo relativo a las condiciones en las que trabajó el equipo de VFX de 'Cats', la entrevista no resultó esclarecedora en absoluto respecto a la existencia —o no— del infame 'Butthole Cut'.

Nuestra mejor pista hasta el momento se remonta al pasado 18 de marzo, cuando el director y guionista Ben Mekler, volcado en la investigación, recibió una respuesta de un miembro anónimo del equipo de 'Cats', que desmintió la idea de que existiese un 'Butthole Cut' intencionado. Pero mucho ojo, porque parece ser que, alinenándose con lo expuesto hasta el momento, de forma involuntaria, las primeras fases de VFX dieron como resultado planos bastante desagradables...

"Nunca hubo planos de gatos con anos. Al menos, no según su diseño [original], nada que yo haya visto. De todos modos, hubo una docena de planos en los que la piel y el pelaje estaban doblados o peinados de un modo que, REALMENTE, parecían genitales femeninos muy peludos y anos de forma accidental. El equipo de 2D se encargó —como ocurre habitualmente con espectáculos cargados de CGI— de la tarea de borrarlos después de que se descubrieran. Las revisiones diarias tuvieron discusiones constantes e incómodas con gente armándose de valor para señalar cosas como esta; '¿Eso de ahí te parece un chocho?'.
Ca Times Brightspotcdn

Puede que, más que de realidad o mentira, con el caso del 'Butthole Cut' estemos hablando de verdades a medias. Después de que el medio Vanity Fair escribiese a Universal tratando de aclarar el misterio, un representante del estudio respondió con evasivas, apuntando que no podía comentar nada acerca del rumor y rematando con una frase tan enigmática como la siguiente: "Con suerte, esto añadirá algo a la magia y la naturaleza de mito de este tesoro cinematográfico".

Después de todo esto, da igual que exista o no un 'Butthole Cut', más allá de una serie de desafortunados errores en las primeras fases de desarrollo del filme. La simple idea de que haya un montaje maldito de la película de Tom Hooper abarrotado de anos es lo suficiente maravillosa como para compensar la decepción que generaría confirmar que se trata de una leyenda urbana. Y es que, a veces, la vida puede ser una auténtica fantasía.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios