Publicidad

‘El irlandés’ y la tecnología de rejuvenecimiento digital: cuando la narrativa enmascara una técnica sin depurar
Otros

‘El irlandés’ y la tecnología de rejuvenecimiento digital: cuando la narrativa enmascara una técnica sin depurar

Publicidad

Publicidad

'El irlandés' de Martin Scorsese ya ha desembarcado en Netflix tras su paso por salas de cine, y aunque haya habido una especie de consenso a la hora de evaluar la calidad del largometraje del bueno de Marty, público y crítica han puesto en entredicho la calidad y el efecto de su aspecto más controvertido.

Estoy hablando, por supuesto, de la tecnología de rejuvenecimiento digital con la que se ha quitado unos cuantos años de encima a Robert De Niro y compañía. Un recurso que ha generado unas cantidades ingentes de debate desde su salto a la palestra en 2006 con 'X-Men: La decisión final', y que vuelve a juguetear por enésima vez con el valle inquietante trece años después.

Pero, ¿es esta técnica una abominación generadora de material para nuestras peores pesadillas? ¿Cuándo, por qué y en qué situaciones funciona? ¿Es su uso en 'El irlandés' efectivo? Para reflexionar sobre estas cuestiones y profundizar en este tema, os traigo este vídeo recién salido del horno en el que, además, podéis ver algunos ejemplos entre lo grotesco y lo más que decente.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir