Compartir
Publicidad

Megan Fox y Sienna Miller, dos ejemplos de explotación sexual de la mujer en el cine

Megan Fox y Sienna Miller, dos ejemplos de explotación sexual de la mujer en el cine
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Transformers 2: Revenge of the Fallen' y 'G.I. Joe: The Rise of Cobra' son dos películas que nos llegarán en 2009. Dos títulos relativamente esperados que tienen por objetivo asaltar las taquillas de medio mundo; la primera están en fase de rodaje y la segunda en post-producción. Dirigidas por Michael Bay y Stephen Sommers respectivamente, dos de sus actrices protagonistas han desvelado ciertos aspectos sobre su valor dentro del film.

Empecemos por la secuela de 'Transformers'. Megan Fox, que no necesita presentación desde el estreno de esa película, repite su "complejo" personaje de Mikaela Banes. La actriz se ha referido recientemente a la labor de dirección de Bay ('Armaggedon', 'La Isla') y las indicaciones que le dio para preparar su papel. En concreto, Fox ha declarado lo siguiente: "Su indicación principal hacía mí fue sólo que estuviera buena; así que lo hice lo mejor posible".

¿Sorprendente? Más bien no. Las películas de este realizador no se caracterizan precisamente por las excelentes interpretaciones del reparto, pero de ahí a indicar a la actriz sólo eso... creo que va un paso abismal. Tampoco es que Fox se haya esforzado en ser otra cosa que una sex symbol, apareciendo en múltiples revistas con menos ropa que el pato Donald. Pero, repito, creo que una cosa es que la chica luzca su físico y otra muy diferente que sea lo único que se le exige como actriz. Opino.

Sienna Miller

Turno para 'G.I. Joe' y Sienna Miller. La actriz se ha referido a cierto elemento artificial: "[Visto] un ajustado conjunto de cuero negro. Y tetas mucho más grandes. Me dieron esas cosas que parecen como filetes de pollo. El director me dijo 'te voy a ser sincero, me gustan las chicas con tetas grandes', y yo no las tengo, así que las hicimos mayores. Al menos fue honesto. Pero me sentí ligeramente ofendida".

¿Ligeramente? Debe ser una ironía de Miller. Y vaya con Sommers, ¿qué pretende con su nueva película? ¿Le dijo lo mismo a Rachel Weisz para las dos películas de 'La Momia'? ¿Y a Kate Beckinsale para ese bodriaco de 'Van Helsing'? Después de todo, parece que los G.I. Joe pasarán de ser soldados de élite a modelillos con ropas ajustadas. Por las barbas de Kubrick, ¿qué está ocurriendo?

Recuerdo aquel post de Beatriz donde se refería a la escasez de papeles femeninos interesantes en el cine actual y se preguntaba los motivos. Hace nada os hablaba de la vacía 'Sexo en Nueva York', que casi viene a decirles a las mujeres que si quieren ser felices, tienen que consumir mucho y lucir una imagen impecable; según la moda impuesta en cada momento, claro.

Y con los tíos, tres cuartos de lo mismo. Quizá no es tan claro, pero tiempo al tiempo. Personalmente, siempre me ha resultado chocante que todos los protagonistas de casi todas las producciones de Hollywood (y más allá, pero bueno, dejemos inmóvil uno de los puntos centrales de la cuestión) sean tan guapos y tan guapas, siempre, durante todos los minutos de cada película. Incluso cuando se levantan de la cama por la mañana (¿quién las peinó? ¿El ratoncito Pérez?) o después de recibir una paliza brutal (¿dientes de acero? ¿Narices indestructibles?).

En fin, ya sé, es cine, es ficción, es magia, a todos nos gustan las estrellas. Pero también es marketing y es reforzar estereotipos. Y claro que tú o yo somos inteligentes y no nos afecta en absoluto, pero ahí fuera hay masas enormes dispuestas a tragarse mensajes que le alteren el orden cerebral. Así pasa lo que pasa, ojito a las calles.

'Un Mundo Feliz'. Leedlo. Va a ocurrir.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio