Compartir
Publicidad

'Allegiance', unos espías con poca chispa

'Allegiance', unos espías con poca chispa
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué pasa últimamente en la televisión estadounidense con los espías? Aparte de las dos series más obvias cuando se habla de agentes infiltrados en Estados Unidos, como 'Homeland' y 'The Americans', las cadenas en abierto han intentado tener también sus propios títulos protagonizados por analistas de inteligencia (como 'State of affairs') o, directamente, por operativos de campo. Por ese lado encontramos 'Allegiance', remake de una serie israelí por parte de NBC que sigue a una familia de espías rusos en el Estados Unidos actual.

Lo cierto es que la serie no puede estar más de actualidad; recientemente, el FBI desactivó un grupo de espías rusos en Nueva York que estaba intentando reclutar nuevos operativos. Sin embargo, una cosa es que esté de actualidad y otra que los espectadores nos creamos el mundo que 'Allegiance' presenta, un mundo en el que su familia protagonista, los O'Connor, dejaron de espiar para Rusia hace años, pero el hecho de que su hijo, que no se sabe nada del pasado de sus padres, empiece a trabajar para la CIA los lleva de vuelta al juego de los secretos de estado.

Unos espías muy obvios

Allegiance 2

El principal problema que tiene 'Allegiance' es la introducción de una trama similar en 'The Americans', y que el principal protagonista de la serie, el hijo de los O'Connor, es un "niño prodigio" con una mente brillante, unas habilidades sociales nulas y un retrato demasiado convencional de esos genios un poco excéntricos que se han hecho tan comunes, sobre todo, en los procedimentales. Investigadores similares a Temperance Brennan en 'Bones' hay unos cuantos, y los difícil es que se aporte algo diferente. Alex O'Connor, por ahora, no ese personaje distinto. Puede tener cierto interés que esté persiguiendo, sin saberlo, el rastro de sus propios padres, pero más allá de eso, no hay mucho más.

Tampoco hay mucho más en la trama del regreso de los O'Connor al espionaje activo. Toda 'Allegiance' es demasiado obvia; los operativos rusos de a pie, como quien dice, parecen sacados de un catálogo de tipos malos de Hollywood, y aunque el dilema de la madre (que es quien llegó a Estados Unidos como espía encubierta) puede ser interesante, no terminamos de verlo del todo en el arranque de la serie. En teoría, la idea es mostrarnos cómo la trama de espionaje se entrelaza con el drama familiar, pues las relaciones entre los miembros de la familia no pasan por su mejor momento, pero a todo el conjunto le falta un poco de chispa.

En realidad, 'Allegiance' se deja ver, puede ser un título entretenido, pero justo necesita el toque extra que, por ejemplo, le aporta a 'The Americans' ambientarse en plena Guerra Fría y dedicarse más a retratar un matrimonio, o el que tiene 'The Blacklist' dándole a James Spader control total de las escenas en las que aparece Reddington. 'Allegiance' necesita una identidad propia.

En ¡Vaya Tele! | Nuevas series 2014/15: NBC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio